Hifa

Summary

La hifa (del griego ὑφή, huphḗ, red) es un filamento que se origina a partir de las esporas en hongos, oomicetos y actinobacterias.[1][2]​ En los hongos conforman los cuerpos fructíferos de los hongos macroscópicos (macromicetes) y hongos unicelulares o pluricelulares (microscópicos) y consisten en una red de células alargadas y cilíndricas envueltas por una pared celular compuesta de quitina,[2]​ El conjunto de estas hifas se denomina micelio.

Hifas de Penicillium.

EstructuraEditar

Una hifa consta de una o más células rodeadas por una pared celular tubular. En la mayoría de los hongos, las hifas se dividen en células por paredes transversales internas llamadas "tabiques" (tabique singular). Los tabiques generalmente están perforados por poros lo suficientemente grandes como para que los ribosomas, las mitocondrias y, a veces, los núcleos fluyan entre las células. El principal polímero estructural en las paredes celulares de los hongos es la quitina, en contraste con las plantas y los oomicetos que tienen paredes celulares de celulosa y las bacterias que las tienen de peptidoglicanos. Algunos hongos tienen hifas aseptadas, lo que significa que sus hifas no están divididas por tabiques. Las hifas tienen un diámetro promedio de 4 a 6 µm.[3]

CrecimientoEditar

Las hifas crecen en sus puntas. Durante el crecimiento de la punta, las paredes celulares se extienden por el ensamblaje externo y la polimerización de los componentes de la pared celular y la producción interna de una nueva membrana celular. El Spitzenkörper es un orgánulo intracelular asociado con el crecimiento de la punta. Se compone de una agregación de vesículas unidas a la membrana que contienen componentes de la pared celular. El Spitzenkörper es parte del sistema de endomembranas de los hongos, que contiene y libera vesículas que recibe del aparato de Golgi. Estas vesículas viajan a la membrana celular a través del citoesqueleto y liberan su contenido (incluidas varias proteínas ricas en cisteína, incluidas las ceratoplataninas e hidrofobinas) fuera de la célula por el proceso de exocitosis, donde luego pueden ser transportados a donde se necesitan. Las membranas de las vesículas contribuyen al crecimiento de la membrana celular mientras que su contenido forma una nueva pared celular. El Spitzenkörper se mueve a lo largo del vértice de la cadena de hifas y genera ramificación y crecimiento apical; la tasa de crecimiento apical de la cadena de hifas es paralela y está regulada por el movimiento del Spitzenkörper. A medida que se extiende una hifa, se pueden formar tabiques detrás de la punta en crecimiento para dividir cada hifa en células individuales. Las hifas pueden ramificarse a través de la bifurcación de una punta en crecimiento o por la aparición de una nueva punta a partir de una hifa establecida.[4][5]

ComportamientoEditar

La dirección del crecimiento de las hifas puede controlarse mediante estímulos ambientales, como la aplicación de un campo eléctrico. Las hifas también pueden detectar unidades reproductivas desde cierta distancia y crecer hacia ellas. Las hifas pueden atravesar una superficie permeable para penetrarla.[6]

ModificaciónEditar

Las hifas pueden modificarse de muchas maneras diferentes para cumplir funciones específicas. Algunos hongos parásitos forman haustorios que funcionan en la absorción dentro de las células huésped. Los arbúsculos de los hongos micorrízicos mutualistas cumplen una función similar en el intercambio de nutrientes, por lo que son importantes para ayudar a las plantas a absorber agua y nutrientes. El micelio extramatrical ectomicorrícico aumenta en gran medida el área del suelo disponible para la explotación por parte de las plantas hospedantes al canalizar agua y nutrientes a las ectomicorrizas, órganos fúngicos complejos en las puntas de las raíces de las plantas. Las hifas se encuentran envolviendo las gonidias en líquenes, constituyendo gran parte de su estructura. En los hongos que atrapan nematodos, las hifas pueden modificarse para formar estructuras que atrapan, como anillos de constricción y redes adhesivas. Se pueden formar cordones de micelio para transferir nutrientes a distancias más grandes. Los tejidos, cordones y membranas fúngicos a granel, como los de los hongos y los líquenes, se componen principalmente de hifas afieltradas y, a menudo, anastomosadas.[7]

ClasificaciónEditar

Las hifas pueden presentar un tipo de segmentación que divide al filamento por medio de tabiques denominados septo, los núcleos de estas pueden ser uninucleares o pluricelulares, estos pueden migrar a través de los septos por unas estructuras denominada poros, con el fin de reproducirse y realizar intercambio genético, lo cual permite la separación citoplasmática. Por otro lado, hay hongos que no presentan este tipo de morfología y se denominan cenocíticos, que pueden contener de cientos a miles de núcleos a lo largo de todo el filamento citoplasmático.[8][9]

Las hifas que se encuentran formado un cuerpo fructífero (Basidioma/Ascoma) pueden clasificarse de acuerdo a dos sistemas: El primero iniciado por Corner (1932) y mejorado por Talbot (1975) y El segundo por Fayod (1889) y aumentando por Singer (1975).[10]

Sistema de clasificación Corner-TalbotEditar

El sistema realizado por Corner es conocido como Sistema Mítico[10]​ y en él las hifas son divididas en tres categorías:

 
Hifa generativa bifurcada, de pared delgada
  1. Sistema monomítico: Este es un sistema hifal compuesto por hifas generativas de pared delgada, ramificadas, angostas (1.5-10 µm) y septadas.
  2. Sistema dimítico: Es un sistema hifal conformado por hifas generativas y esqueléticas; estas últimas caracterizadas por tener paredes gruesas, ausencia de septos, no presentan ramificaciones, son rectas ligeramente flexibles.
  3. Sistema trimítico: Este es un sistema hifal que se compone por hifas generativas, esqueléticas y conectivas o de unión; estas últimas caracterizadas por poseer una pared delgada, ramificadas y en ocasiones ausentes de lumen.

Cabe mencionar que también existen variaciones de estos sistemas míticos.

  • Anfimítico: Es un sistema compuesto de hifas generativas y de unión.
  • Fisalomítico: Es un término que se aplica a cualquier sistema en el cual existan hifas hinchadas es decir fisalomonomítico, fisalodimítico, fisalotrimítico, fisaloamfimítico.
  • Sarcomítico: Este término se aplica a cualquier sistema en el que se presentan hifas esqueléticas de paredes delgadas; por lo que existen sistemas sarcomíticos o sarcodimíticos.

Sistema de clasificación Fayod-SingerEditar

El sistema de análisis de las hifas propuesto por Fayod divide las hifas en dos clases el fundamental, el conectivo y la tercera categoría añadida por Singer conductor.[10]

  1. Sistema fundamental: Está compuesto de hifas conectivas y esqueléticas de paredes gruesas, agrupamiento de esferocistos de pared gruesa o delgada e hifas multiseptadas infladas que se forman durante el desarrollo temprano del cuerpo fructífero.
  2. Sistema conectivo: Constituido de hifas de pared delgada en su mayor parte hifas generativas.
  3. Sistema conductor: Estructurado de hifas especializadas como lactíferos, olíferos y vasos gelatinosos.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Romero Cabello, Raúl. (2007). Microbiología y parasitología humana : bases etiológicas de las enfermedades infecciosas y parasitarias (3a ed edición). Médica Panamericana. ISBN 978-968-7988-48-1. OCLC 239609681. Consultado el 5 de diciembre de 2020. 
  2. a b Curtis, Helena. (1993). Biología (5a. ed edición). Médica Panamericana. ISBN 958-9181-08-2. OCLC 38544738. Consultado el 5 de diciembre de 2020. 
  3. Maheshwari, R. (2016). Fungi: Experimental Methods In Biology. Mycology (Second edición). CRC Press. p. 3. ISBN 978-1-4398-3904-1. 
  4. Baccelli, Ivan; Comparini, Cecilia; Bettini, Priscilla P.; Martellini, Federica; Ruocco, Michelina; Pazzagli, Luigia; Bernardi, Rodolfo; Scala, Aniello (1 February 2012). «The expression of the cerato-platanin gene is related to hyphal growth and chlamydospores formation in Ceratocystis platani». FEMS Microbiology Letters 327 (2): 155-163. PMID 22136757. doi:10.1111/j.1574-6968.2011.02475.x. 
  5. Wösten, Han A.B.; van Wetter, Marie-Anne; Lugones, Luis G.; van der Mei, Henny C.; Busscher, Henk J.; Wessels, Joseph G.H. (28 January 1999). «How a fungus escapes the water to grow into the air». Current Biology 9 (2): 85-88. PMID 10021365. S2CID 15134716. doi:10.1016/S0960-9822(99)80019-0. 
  6. Gooday, G. W. (1995). «The dynamics of hyphal growth». Mycological Research 99 (4): 385-389. doi:10.1016/S0953-7562(09)80634-5. 
  7. Moore, David. Robson, Geoffrey D. Trinci, Anthony P. J. 21st Century Guidebook to Fungi. Publisher: Cambridge University Press 2011 ISBN 978-0521186957
  8. Madigan, Michael T., 1949-; Brock, Thomas D. (2006). Brock biology of microorganisms (11th ed edición). Pearson Prentice Hall. ISBN 0-13-144329-1. OCLC 57001814. Consultado el 5 de diciembre de 2020. 
  9. Campbell, Neil A.; Urry, Lisa. ([2007]). Biología (7a. ed edición). Médica Panamericana. ISBN 978-84-7903-998-1. OCLC 733601277. Consultado el 5 de diciembre de 2020. 
  10. a b c Largent, David L.; Watling, Roy. ([1977?]). How to identify mushrooms to genus III : microscopic features. Mad River Press. ISBN 0-916422-09-7. OCLC 3797134. Consultado el 5 de diciembre de 2020. 

Enlaces externosEditar

  •   Datos: Q193129
  •   Multimedia: Hyphae