Esquisto

Summary

Esquisto Metamórfico
SchistUSGOV.jpg
Muestra de esquisto metamórfico.
Tipo Metamórfica
Textura Esquistosa
Protolito Varios
Esquisto sedimentario
Oilshale.jpg
Pizarra bituminosa, un ejemplo de esquisto sedimentario.
Tipo Sedimentaria
Textura Esquistosa
Protolito Varios

Los esquistos (del griego σχιστός, ‘escindido’) constituyen un grupo de rocas caracterizados por la preponderancia de minerales laminares que favorecen su fragmentación en capas delgadas.

Los esquistos metamórficos son rocas metamórficas de grado medio, notables principalmente por la preponderancia de minerales laminares tales como la mica, la clorita, el talco, la hornblenda, grafito y otros. El cuarzo se halla con frecuencia en granos estirados al extremo que se produce una forma particular llamada cuarzo esquisto. Por definición, el esquisto contiene más de un 50% de minerales planos y alargados, a menudo finamente intercalado con cuarzo y feldespato.

Los esquistos sedimentarios o esquistos arcillosos se refieren a rocas clásticas de grano fino y no metamorfizadas que presentan la misma propiedad de laminación. Es en este tipo de roca, concretamente en el esquisto bituminoso se forma el gas explotado mediante el fracking.


Definición

Los geólogos definen el esquisto como una roca metamórfica de grano medio que muestra una esquistosidad bien desarrollada.[1]​ La esquistosidad es una fina estratificación de la roca producida por el metamorfismo (una foliación) que permite dividir fácilmente la roca en escamas o losas de menos de 5 a 10 milímetros (0,2 a 0,4 plg) de grosor.[2][3]​ Los granos minerales de un esquisto suelen tener un tamaño de 0,25 a 2 milímetros (0,01 a 0,08 plg)[4]​, por lo que se pueden ver fácilmente con una lente de mano de 10×. [5]​Típicamente, más de la mitad de los granos minerales de un esquisto muestran una orientación preferente. Los esquistos constituyen una de las tres divisiones de las rocas metamórficas por textura, siendo las otras dos divisiones el gneis, que tiene una esquistosidad poco desarrollada y una estratificación más gruesa, y los granofeles, que no tienen una esquistosidad discernible.[2][6]

Los esquistos se definen por su textura, sin referencia a su composición,[7][2]​ y aunque la mayoría son el resultado de un metamorfismo de grado medio, pueden variar mucho en su composición mineral.[8]​ Sin embargo, la esquistosidad se desarrolla normalmente sólo cuando la roca contiene abundantes minerales platinos, como micas o clorita. Los granos de estos minerales están fuertemente orientados en una dirección preferente en el esquisto, formando a menudo también capas paralelas muy finas. La facilidad con la que la roca se divide a lo largo de los granos alineados explica la esquistosidad. [2]​ Aunque no es una característica definitoria, los esquistos contienen muy a menudo porfiroblastos (cristales individuales de tamaño inusual) de minerales distintivos, como el granate, la estaurolita, la cianita, la sillimanita o la cordierita.[9]

Debido a que los esquistos son una clase muy grande de roca metamórfica, los geólogos describirán formalmente una roca como un esquisto sólo cuando el tipo original de la roca antes del metamorfismo (el protolito) es desconocido y su contenido mineral aún no está determinado. En caso contrario, el modificador esquisto se aplicará a un nombre de tipo más preciso, como esquisto semipelita (cuando se sabe que la roca contiene cantidades moderadas de mica) o una metaarena esquistosa (si se sabe que el protolito fue una arenisca).[10]​ Si todo lo que se sabe es que el protolito era una roca sedimentaria, el esquisto se describirá como parasquista, mientras que si el protolito era una roca ígnea, el esquisto se describirá como ortosquista.[11]​ Los calificativos minerales son importantes a la hora de nombrar un esquisto. Por ejemplo, un esquisto de cuarzo-feldespato-biotita es un esquisto de protolito incierto que contiene mica biotita, feldespato y cuarzo en orden de abundancia aparentemente decreciente.[12]

El esquisto lineal tiene un fuerte tejido lineal en una roca que por lo demás tiene una esquistosidad bien desarrollada.[8]

Terminología minera histórica

Antes de mediados del siglo XIX, los términos pizarra, pizarra y esquisto no estaban claramente diferenciados por los que se dedicaban a la minería.[13]

Esquisto metamórfico

Esquisto de Manhattan, esquisto metamórfico del sureste de Nueva York.

En el esquisto metamórfico los granos minerales individuales, alargados hasta formar escamas por el calor y la presión, pueden verse a simple vista. El esquisto está característicamente foliado, lo que quiere decir que los granos de minerales individuales pueden separarse fácilmente en escamas o láminas. La característica textura escamosa del esquisto ha dado lugar al adjetivo «esquistoso».

Los esquistos se nombran según sus minerales constituyentes más importantes o inusuales, tales como: esquisto de granate; esquisto de turmalina; esquisto azul cuando contiene glaucofana, anfíbol o crossita; esquisto verde con clorita; esquisto micáceo cuando contiene mica; etcétera.


Origen

La mayoría del esquisto procede con toda probabilidad de arcillas y lodos que han sufrido una serie de procesos metamórficos incluyendo la producción de pizarras y filitas como pasos intermedios. Ciertos esquistos proceden de rocas ígneas de grano fino como basaltos y tobas. La mayoría de los esquistos son de mica, aunque también son frecuentes los de grafito y clorita.

Aplicaciones

Los esquistos metamórficos (como la pizarra) suelen usarse en la construcción, debido a que muchos son bastante fuertes y duraderos. Sin embargo, debe advertirse que muchos problemas de cimientos tanto en edificios grandes como pequeños se deben al desmoronamiento del esquisto o del cemento usado en su construcción, que hace que el agua entre en los huecos y ablande el esquisto aún más. Muchos cimientos de edificios construidos en los años 1920 y 1930 en la zona de la ciudad de Nueva York usaron esquistos y sufren este problema. Las paredes de roca decorativas en casas de la zona también usaron un esquisto llamado «piedra de Yonkers» que ya no se encuentra. Este esquisto era especialmente duro y tenía un color bastante homogéneo. También fue utilizado en el arte Egipcio

Esquisto sedimentario

Problemas de traducción del término shale (esquisto bituminoso)

El esquisto bituminoso, pizarra bituminosa o lutita bituminosa es un tipo de esquisto sedimentario que forma parte de las denominadas lutitas y que aloja en sus poros materia orgánica, pudiendo producir gas o petróleo. Suele confundirse con el esquisto metamórfico debido a que en español la palabra shale (usada solo para los esquistos bituminosos) se traduce a menudo simplemente por esquisto [cita requerida] en la industria del petróleo.

Aceite de esquisto

Se conoce al aceite de esquisto a las lutitas bituminosas, este aceite es bastante parecido al petróleo, pudiendo sustituirlo en buena parte de sus aplicaciones. El aceite de esquisto se produce por el proceso Petrosix, presenta una menor cantidad de azufre (aproximadamente el 1%) y una mayor fluidez, puede ser usado como:

  • combustible para los procesos industriales que exijan un bajo contenido en azufre;
  • producción de asfalto especial;
  • producción de restauradores de asfalto;
  • producción de derivados del petróleo (refinería).

Gas de esquisto

El gas de esquisto, diferente del aceite de esquisto, y también conocido en inglés como shale gas (lutitas gasíferas), es una forma de gas natural que se extrae de terrenos donde abunda el esquisto (lutitas). El gas de esquisto se encuentra en los esquistos arcillosos sedimentarios, aunque el interior rocoso del esquisto presenta baja permeabilidad. Por ende, para la extracción comercial de dicho gas, es necesario fracturar la roca hidráulicamente, acción que genera un fuerte debate medioambiental.

Véase también

Referencias

  1. British Geological Survey, 1999, p. 3.
  2. a b c d Schmid, R.; Fettes, D.; Harte, B. (2007). «Cómo nombrar una roca metamórfica.». Rocas metamórficas: Una clasificación y un glosario de términos: Recommendations of the International Union of Geological Sciences Subcommission on the Systematics of Metamorphic Rocks. Cambridge: Cambridge University Press. p. 7. Consultado el 28 February 2021.  Parámetro desconocido |primero5= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |primero4= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |último4= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |último5= ignorado (ayuda)
  3. {cite journal |last1=Robertson |first1=S. |title=Esquema de Clasificación de Rocas de la BGS, Volumen 2: Clasificación de rocas metamórficas |journal=Informe de Investigación del Servicio Geológico Británico |date=1999 |volume=RR 99-02 |url=http://nora.nerc.ac.uk/id/eprint/3226/1/RR99002.pdf |access-date=27 de febrero de 2021 |ref={harvid|Servicio Geológico Británico|1999}} |page=5}}
  4. British Geological Survey, 1999, p. 24.
  5. {cite el libro |last1=Blatt |first1=Harvey |last2=Tracy |first2=Robert J. |title=Petrología : ígnea, sedimentaria y metamórfica. |date=1996 |publisher=W.H. Freeman |location=New York |isbn=0716724383 |edition=2nd |page=360}}
  6. British Geological Survey, 1999, pp. 5-6.
  7. Jackson, Julia A., ed. (1997). «schist». Glosario de geología. (Fourth edición). Alexandria, Viriginia: American Geological Institute. ISBN 0922152349. 
  8. a b British Geological Survey, 1999, p. 5.
  9. Blatt y Tracy, 1996, p. 365.
  10. British Geological Survey, 1999, pp. 3-4.
  11. British Geological Survey, 1999, pp. 5-7.
  12. British Geological Survey, 1999, p. 8.
  13. {{cite book |first=R. W. |last=Raymond |chapter=Pizarra |chapter-url=https://books.google.com/books?id=FpqFAAAAIAAJ&pg=PA78 |title=Glosario de términos mineros y metalúrgicos |publisher=Instituto Americano de Ingenieros de Minas |year=1881 |page=78}

Enlaces externos

  • Wd Datos: Q15315
  • Commonscat Multimedia: Schist