Sindicatos de Estados Unidos

Summary

Los sindicatos en los Estados Unidos son organizaciones que representan a trabajadores en muchas industrias reconocidas por la legislación laboral de los Estados Unidos. Su actividad hoy se centra en la negociación colectiva sobre los salarios, beneficios y condiciones de trabajo para sus miembros y en la representación de sus miembros en las disputas con la administración sobre las violaciones de las disposiciones contractuales. Los sindicatos más grandes también suelen participar en actividades de cabildeo y campañas electorales a nivel estatal y federal.

La mayoría de los sindicatos en los Estados Unidos están alineados con una de las dos organizaciones paraguas más grandes: la AFL-CIO creada en 1955 y la Federación Change to Win que se separó de la AFL-CIO en 2005. Ambas defienden políticas y legislación en nombre de los trabajadores en los Estados Unidos y Canadá, y toman un papel activo en la política. La AFL-CIO está especialmente preocupada por los problemas del comercio mundial.

En 2016, había 14,6 millones de miembros en los Estados Unidos, frente a los 17,7 millones en 1983. El porcentaje de trabajadores pertenecientes a un sindicato en los Estados Unidos (o "densidad total" sindical) era del 10,7%, frente al 20,1% en 1983.[1][2]​ La membresía sindical en el sector privado ha caído por debajo del 7%,[3]​ niveles no vistos desde 1932. Desde una perspectiva global, la densidad en 2013 fue del 7.7% en Francia, 18.1% en Alemania, 27.1% en Canadá y 88.9% en Islandia, que actualmente es el más alto dentro de las principales naciones industrializadas.[2]​ El único país superior es el Estado de la Ciudad del Vaticano, que está 100% sindicalizado entre sus empleados laicos.[4]

En el siglo XXI, los sindicatos más destacados se encuentran entre los empleados del sector público, como los empleados de la ciudad, los empleados del gobierno, los maestros y la policía. Los miembros de los sindicatos son desproporcionadamente mayores, hombres y residentes del noreste, el medio oeste y California.[5]​ Los trabajadores sindicalizados ganan entre un 10% y un 30% más de sueldo que los no sindicalizados en los Estados Unidos después de controlar las características individuales, laborales y del mercado de trabajo.[6]

Aunque son mucho más pequeños en comparación con su membresía máxima en la década de 1950, los sindicatos estadounidenses siguen siendo un factor político, tanto mediante la movilización de sus propias membresías como a través de coaliciones con organizaciones activistas de ideas afines sobre temas como derechos de inmigrantes, política comercial, atención médica y campañas salariales. De especial preocupación son los esfuerzos de las ciudades y los estados para reducir las obligaciones de pensión que se deben a los trabajadores sindicalizados que se jubilan en el futuro.[7]​ Los republicanos elegidos con el apoyo del Tea Party en 2010, el gobernador Scott Walker de Wisconsin, lanzaron grandes esfuerzos contra los sindicatos del sector público debido en parte a las obligaciones de pensiones del gobierno estatal (aunque la pensión estatal de Wisconsin es 100% financiada)[8]​ junto con la alegación de que los sindicatos son muy poderosos.[9][10]​ Los estados con niveles más altos de afiliación sindical tienden a tener mayores ingresos medios[11]​ y niveles de vida.[12]​ Los estudiosos y el Fondo Monetario Internacional afirman que la creciente desigualdad de ingresos en los Estados Unidos es directamente atribuible a la disminución del movimiento obrero y la afiliación sindical.[13][14][15]

Referencias

  1. Bureau of Labor Statistics, "Union Membership Summary" Jan 24, 2014
  2. a b See: Trade Union Density. OECD. StatExtracts. Retrieved: 1 January 2017.
  3. Union Members Summary Bureau of Labor Statistics, January 24, 2014 Retrieved: 11 March 2014
  4. http://www.vatican.va/roman_curia/labour_office/index.htm
  5. Not With a Bang, But a Whimper: The Long, Slow Death Spiral of America's Labor Movement| Richard Yeselson| June 6, 2012
  6. 8-31-2004 Union Membership Trends in the United States Gerald Mayer. Congressional Research Service. 8-31-2004
  7. Alicia H. Munnell (2012). State and Local Pensions: What Now?. Brookings Institution Press. pp. 4-5. 
  8. Tom Kertscher. Wisconsin is only state with a fully funded pension system, Scott Walker says. Politifact, [1]. 
  9. Nelson Lichtenstein, "Can This Election Save the Unions?," Dissent Summer 2012.
  10. Jason Stein and Patrick Marley, More than They Bargained For: Scott Walker, Unions, and the Fight for Wisconsin (2013) is favorable toward Walker, who beat off a recall challenge and was easily reelected in 2014
  11. Politics that Work (April 3, 2015). Union Membership and Median Income. Retrieved April 18, 2015.
  12. Politics that Work (April 3, 2015). Union Membership and Standard of Living. Retrieved April 18, 2015.
  13. Doree Armstrong (February 12, 2014). Jake Rosenfeld explores the sharp decline of union membership, influence. UW Today. Retrieved December 19, 2014. See also: Jake Rosenfeld (2014) What Unions No Longer Do. Harvard University Press. ISBN 0674725115
  14. Keith Naughton, Lynn Doan and Jeffrey Green (February 20, 2015). As the Rich Get Richer, Unions Are Poised for Comeback. Bloomberg. Retrieved February 20, 2015.
    • "A 2011 study drew a link between the decline in union membership since 1973 and expanding wage disparity. Those trends have since continued, said Bruce Western, a professor of sociology at Harvard University who co-authored the study."
  15. Michael Hiltzik (March 25, 2015). IMF agrees: Decline of union power has increased income inequality. Los Angeles Times. Retrieved March 26, 2015.
  • Wd Datos: Q6467234
  • Commonscat Multimedia: Trade unions in the United States