Molino flotante

Summary

Molino flotante en el río Mura de Eslovenia.

Molino flotante, barco molino, ‘bote molino’ o ‘molino de nave’ es un tipo de molino hidráulico compuesto por una rueda hidráulica instalada al costado de una o dos barcazas y que gira con la fuerza de la corriente.[1]​ Su origen se remonta a la Italia de mediados del siglo vi.[2]​ Descritos en la Encyclopédie Diderot (1751), comenzaron a desaparecer al final del siglo xix, aunque algunos sobrevivieron hasta bien entrado el xx.[3]​ Conviene aclarar que el llamado molino flotante eólico, fruto del desarrollo de la tecnología de los aerogeneradores,[4][5]​ es un ingenio que esencialmente nada tiene que ver con el molino, puesto que no está destinado a la molienda, sino a la acumulación de energía transformable.

Descripción y tipología

El molino flotante, a pesar de su apariencia de rústico vapor de ruedas debido a la presencia de la rueda hidráulica que lleva incorporada,[6]​ es en realidad una plataforma varada en la corriente del río, fuerza que hace girar las paletas de la rueda (o ruedas) para activar las muelas de un molino, o una sierra en el caso de una serrería.[7]​ Durante su actividad permanecen anclados al fondo del río o amarrados a la orilla por medio de cadenas, o sujetos a los pilares de un puente, como en el artístico ejemplo impresionista del «Pont aux Meuniers» en París.

Ingenio aventajado por su capacidad de movilidad en busca de las mejores corrientes, tiene sin embargo las desventajas de la dificultades de acceso a su cubierta y de su bajo rendimiento energético, menor que el de los ingenios hidráulicos fijos. También, en ocasiones la navegación resultaba peligrosa y llegaba a provocar accidentes, o peleas y litigios cuando otro barco golpeaba contra la cadena sumergida que anclaba el molino flotante.[a][8]​ Entre los modelos más corrientes están:[7]

  • El de una rueda al costado de la embarcación; a veces asistido por un «foraine» o «foirine», pequeño barco-flotador situado más allá de la rueda para evitar que pivote el barco.
  • El molino flotante de dos ruedas, una a cada lado de la embarcación o plataforma flotante.
  • Molino-barco de doble casco, similar al catamarán, con la rueda entre los dos cascos.
  • En el tomo III de Los veintiún libros de los ingenios y máquinas obra atribuida a Juanelo Turriano se habla de «molinos flotantes de una barca, de dos y de tres barcas».[9]

En la historia

En los tratados humanistas

Molinos flotantes diseñados por el humanista veneciano Fausto Verancio hacia 1595.

De entre los varios estudiosos que los describieron, puede mencionarse a Fausto Verancio (1551-1617), que los dibuja en su «Machinae novae».[10][11]

Los molinos de Belisario

Robert Graves, en su novela histórica El Conde Belisario, describe el ingenio del general bizantino Belisario durante el asedio de Roma por losGodos en el año 537. Explica Graves que, habiendo sido cortada por los bárbaros el agua de los catorce acueductos que abastecían la ciudad, quedaron parados los molinos públicos de la colina Janículo, impulsados antes del asedio por el acueducto de Trajano. En principio se recurrió a los esclavos para mover los ingenios molineros, hasta que Belisario instaló bajo el puente Aureliano «dos sogas gruesas sobre el río, las tensó con un cabestrante y las usó para sostener dos barcazas contra la corriente y a solo dos pies de distancia entre sí. Puso un molino en cada barcaza, conectados con una rueda de molino suspendida entre ambas barcazas, que giraba a bastante velocidad con el caudal del agua que pasaba bajo el arco del puente.» Concluye su descripción Graves diciendo que cuando Belisario comprobó la funcionalidad del ingenio, ordenó colocar sogas más fuertes con las que instaló a lo largo de la corriente río abajo hasta cuarenta barcazas más, todas con ruedas acopladas.[12]​ El inventó funcionó hasta que los sitiadores bárbaros, avisados por los desertores del recurso del general bizantino, enviaron por el río una “maderada” de troncos que produjeron destrozos en algunas ruedas. Belisario, entonces, distribuyó un entramado de cadenas, de un lado a otro del puente, que consiguieron detener los troncos, que luego fueron usados como combustible en los hornos públicos.

En la historia de la pintura

Algunos estudios sobre iconografía de la tecnología en la pintura antigua descubren la plausible existencia de modelos de molinos flotantes en cuadros de algunos maestros flamencos, como las escenas de pesca del Maestro de la Pequeña Pasión, o los tres posibles molinos flotantes de la Madonna del Canciller Rolin pintado en 1435 por Jan van Eyck.[3]

Ríos europeos molineros

Ha quedado bien documentada la presencia de molinos flotantes en la mayoría de los principales ríos europeos, de entre todos ellos pueden destacarse:

Notas

  1. En 1783, el departamento del ayuntamiento de Burdeos encargado de regular la actividad de los molinos flotantes, censó los 22 molinos flotantes activos, de los que 8 estaban en su lugar asignado, 4 no interferían en la navegación y 10 eran un obstáculo.

Referencias

  1. «El molino hidráulico». uclm.es. Consultado el 10 de junio de 2017. 
  2. Wikander, 2000, p. 383
  3. a b «Molinos flotantes: fábricas de accionamiento hidráulico, flotantes». histarmar.com.ar. Consultado el 10 de junio de 2017. 
  4. Arteaga, Sandra. «Molinos flotantes para obtener energía eólica en el mar». computerhoy.com. Consultado el 10 de junio de 2017. 
  5. «Molino flotante». elmundo.es. 11 de septiembre de 2007. Consultado el 10 de junio de 2017. 
  6. Vélez Cipriano, 2012, p. 26.
  7. a b Historia y patrimonio de los ríos y canales de Francia (en francés)
  8. Los molinos flotantes del Garona (en francés)
  9. (páginas 74, 75, 76 y 77)
  10. Kingston Derry, Trevor I.; Williams (1977). Historia de la tecnología. Siglo XXI. p. 365. ISBN 9788432302824. Consultado el 10 de junio de 2017. 
  11. Núñez, Luis Pablo (2006). Asociación de Jóvenes Lingüistas, ed. Las «Machinae novae» de Fausto Verancio: un ejemplo barroco de obra técnica políglota sobre ingenios y máquinas. CSIC. Consultado el 10 de junio de 2017. 
  12. Graves, Robert (1938). «15». [El Conde Belisario (1982 edición). Barcelona: Edhasa. pp. 259-260. ISBN 8435003485. 
  13. Francisco J. Flores Arroyuelo (1 de enero de 1993). El Molino: piedra contra piedra (Molinos hidráulicos de la Región de Murcia. EDITUM. p. 160. ISBN 978-84-7684-471-7. 
  14. Adolphe Joanne (1863). Trains de plaisir aux bords du Rhin: tinéraire descriptif et historique. Libr. de L. Hachette et Cie. p. 265 y ss. 
  15. Ship Mill Minden, Germany
  16. Nicolás de la Cruz y Bahamonde (1807). Viage de Espanã, Francia, é Italia. Imprenta de Sancha. pp. 1-. 
  17. Juan Cuesta y Ckerner (1868). Relaciones de la vida y aventuras del escudero Marcos de Obregon, escritas por V. Espinel, precedidas de su biografia por J. C. y Ck. pp. 266-. 
  18. William Archibald Cadell (1820). A Journey in Carniola, Italy, and France, in the Years 1817,1818: Containing Remarks Relating to Language, Geography, History, Antiquities, Natural History, Science, Painting, Sculpture, Architecture, Agriculture, the Mechanical Arts and Manufacturers. A. Constable and Company. pp. 207-. 
  19. Villers, 1998, p. 120.

Bibliografía

  • Gräf, Daniela (2006). Boat mills in Europe from early medieval to modern times (en inglés). 
  • Vélez Cipriano, Iván (2012). Agua, máquinas y hombres en la España preindustrial. Oviedo: Grupo Helicón. Pentalfa Ediciones. ISBN 9788478485444. Consultado el 9 de junio de 2017. 
  • Satizábal Villegas, Andrés Eduardo (2004). Molinos de trigo en la Nueva Granada: siglos XVII-XVIII: arquitectura industrial, patrimonio cultural inmueble. Universidad Nacional de Colombia. p. 26. Consultado el 9 de junio de 2017. 
  • Villers, Patrick (1998). Une histoire de la marine de Loire (en francés). Grandvaux. ISBN 978-2909550114. 
  • Wikander, Örjan (2000). Handbook of Ancient Water Technology (Technology and Change in History) (en inglés). Leiden: Brill. ISBN 90-04-11123-9. 

Enlaces externos

  • «Molino flotante». Tesauro de Arte & Arquitectura. Consultado el 10 de junio de 2017. 
  • «Un molino de viento flotante para Cousteau». diario El País. 5 de octubre de 1983. Consultado el 10 de junio de 2017. 
  • Wd Datos: Q1281709
  • Commonscat Multimedia: Shipmills