Medios independientes

Summary

Los medios independientes se refieren a cualquier medio de comunicación que esté libre de la influencia de intereses gubernamentales o corporativos. El término tiene diversas aplicaciones. En varios países desarrollados, a menudo se usa como sinónimo de medios alternativos para referirse a los medios que se distinguen específicamente en relación con los medios tradicionales. En el desarrollo internacional, el término medios independientes se usa en relación con el desarrollo de nuevos medios de comunicación, particularmente en áreas donde hay poca o ninguna presencia de medios.

La investigación ha encontrado que los medios independientes juegan un papel importante en la mejora de la rendición de cuentas del gobierno y la reducción de la corrupción.[1][2][3][4][5]

Panorama

editar

En los países desarrollados, los medios de comunicación alternativos son medios que son alternativas a los medios de comunicación de propiedad gubernamental o empresarial. Los defensores de los medios alternativos a menudo argumentan que los principales medios de comunicación están sesgados o sirven a los intereses de los que están en el poder. Si bien las fuentes de los medios alternativos también pueden estar sesgadas (a veces con orgullo), el sesgo tiende a ser significativamente diferente al de los medios tradicionales, por lo tanto, "alternativo". Como tal, el periodismo de incidencia tiende a ser un componente de muchos medios alternativos. Debido a que el término "alternativo" tiene connotaciones de auto-marginación, algunos medios de comunicación prefieren ahora el término "independiente" sobre "alternativo".

En muchos países en desarrollo, los únicos medios disponibles, particularmente a nivel nacional, son las estaciones de radio y televisión y los periódicos controlados por el gobierno. Incluso si no están controlados abiertamente por el estado, los medios pueden tener fuertes vínculos con el gobierno o ser influenciados por él. En tales situaciones, a menudo es difícil distinguir los medios que son verdaderamente independientes de los que están influenciados por el gobierno. Por ejemplo, un periódico puede proporcionar una cobertura imparcial y de calidad sobre la economía, la salud y otros temas, pero aun así evitar informar sobre el gobierno. Este problema se ve particularmente agravado por problemas de autocensura, censura blanda y otras influencias sutiles del gobierno.

Autocensura

editar

La autocensura es el acto de censurar o mantener confidencial el propio trabajo por temor o deferencia a las sensibilidades de los demás sin que una autoridad lo presione directamente para hacerlo. La autocensura la practican a menudo productores de cine, directores de cine, editores, presentadores de noticias, periodistas, músicos y otros tipos de autores. En países autoritarios, los creadores de obras de arte pueden eliminar material que su gobierno podría encontrar controvertido por temor a la sanción de sus gobiernos. En los países de capitalismo pluralista, la autocensura también puede ocurrir, particularmente para ajustarse a las expectativas del mercado. Por ejemplo, el editor de una publicación periódica puede evitar consciente o inconscientemente temas que enojarán a los anunciantes o a la empresa matriz de la publicación para proteger su sustento.

Censura blanda

editar

La censura blanda, suave o indirecta es la práctica de influir en la cobertura de noticias aplicando presión financiera sobre las empresas de medios que se consideran críticas con un gobierno o sus políticas y recompensando a los medios de comunicación y a los periodistas individuales que se consideran amigos del gobierno.[6]​ Este problema pasa desapercibido en gran medida, pero puede tener un impacto dramático en la información de los medios de comunicación que de otra manera podrían considerarse independientes.

Desarrollo

editar

Muchas organizaciones se involucran en esfuerzos para ayudar al desarrollo de medios de comunicación libres e independientes en países de todo el mundo. Estos esfuerzos pueden tomar muchas formas, desde financiar el establecimiento de un medio de comunicación completamente nuevo hasta ayudar a un medio existente a mejorar su capacidad profesional. Los esfuerzos comunes para el desarrollo de medios independientes incluyen: capacitación y educación de periodistas, mejora del entorno legal para los medios de comunicación, esfuerzos para mejorar la sostenibilidad de los medios existentes, formación en alfabetización mediática, formación e integración de medios digitales, desarrollo de infraestructura y esfuerzos de seguimiento y evaluación.

Referencias

editar
  1. Eigen, Peter (2002). «Measuring and combating corruption». The Journal of Policy Reform (en inglés) 5 (4): 187-201. ISSN 1748-7870. Consultado el 18 de mayo de 2021. 
  2. Mungiu-Pippidi, Alina (enero de 2013). «Controlling Corruption Through Collective Action». Journal of Democracy (en inglés) (Johns Hopkins University Press) 24 (1): 101-115. ISSN 1086-3214. Consultado el 18 de mayo de 2021. 
  3. Camaj, Lindita (enero de 2013). «The Media’s Role in Fighting Corruption: Media Effects on Governmental Accountability». The International Journal of Press/Politics (en inglés) 18 (1): 21-42. Consultado el 18 de mayo de 2021. 
  4. Deane, James (Septiembre de 2016). «The role of independent media in curbing corruption in fragile settings». Policy Briefing (en inglés). Londres: BBC Media Action. Consultado el 18 de mayo de 2021. 
  5. Bhattacharyya, Sambit; Hodler, Roland (Septiembre de 2015). «Media freedom and democracy in the fight against corruption». European Journal of Political Economy (en inglés) (Elsevier) 39: 13-24. ISSN 0176-2680. Consultado el 18 de mayo de 2021. 
  6. Podesta, Don (9 de enero de 2009). «Soft Censorship: How Governments Around the Globe Use Money to Manipulate the Media» (en inglés). Washington: Center for International Media Assistance (CIMA). Archivado desde el original el 7 de julio de 2010. Consultado el 18 de mayo de 2021. 

Enlaces externos

editar
  •   Datos: Q6017523