Gilded Age

Summary

La denominada Gilded Age (lit., 'Edad dorada'), en la historia de los Estados Unidos, es el período después de la guerra de Secesión y de la Reconstrucción, de la década del 1870 a la del 1891, en que el país conoció una expansión económica, industrial y demográfica sin precedentes, sobre todo en el norte y oeste pero también un gran conflicto social y grandes desigualdades, económicas y sociales.

"The Breakers", mansión de la época Gilded Age en Newport, Rhode Island, perteneciente a la familia Vanderbilt.
La celebración por la finalización del primer ferrocarril transcontinental, 10 de mayo de 1869.

El término Gilded Age (era dorada) se volvió de uso común durante las décadas de 1920 y 1930 y se derivó de la obra del escritor Mark Twain (junto con Charles Dudley Warner) The Gilded Age: A Tale of Today (La Edad Dorada: Una Historia de Hoy), que hacía sátira de una era de serios problemas sociales enmascarada bajo una muy delgada capa de pan de oro. La primera mitad de la Edad Dorada coincidió aproximadamente con la mitad de la era victoriana en Gran Bretaña y la Belle Époque en Francia. Su inicio, en los años posteriores a la Guerra Civil estadounidense, coincide con la Era de la Reconstrucción (que terminó en 1877).[1]​ Fue seguida, en la década de 1890, por la Era Progresista.

La Gilded Age se solapó con la Reconstrucción (que se acabó en 1877) e incluyó el pánico de 1873. La época se caracterizó por un crecimiento extraordinariamente rápido del ferrocarril, de pequeñas fábricas, bancos, almacenes, de minas y otros negocios familiares, junto con una enorme expansión de las tierras arables altamente fértiles del Oeste. También hubo un gran aumento de la diversidad étnica de los inmigrantes europeos y de los estados orientales, atraídos por las promociones de las compañías de navegación y de ferrocarril, que destacaban la posibilidad de encontrar trabajo y tierras arables.

Los salarios estadounidenses, especialmente el de los trabajadores cualificados, eran mucho más altos que en Europa, lo que atrajo a millones de inmigrantes. El aumento de la industrialización produjo un aumento de los beneficios empresariales y también de los salarios reales que crecieron un 48% desde 1880 hasta 1890, lo que no impidió que fuera una época de pobreza para quienes no conseguían trabajo y para los inmigrantes europeos. Se produjo la Gran Depresión de 1873, dos grandes depresiones a nivel nacional junto con dos pánicos bancarios (el pánico de 1873 y el pánico de 1893).

El Sur de Estados Unidos se mantuvo económicamente devastado; su economía llegó a estar cada vez más ligada a la producción de algodón y el tabaco, cuyos precios bajaron. Los afroestadounidenses en el sur fueron despojados del poder político y de los derechos de voto.

El panorama político fue notable porque, a pesar de cierto nivel de corrupción, la participación electoral fue muy alta y en las elecciones nacionales se vieron dos partidos muy igualados. Los temas dominantes eran los culturales (especialmente los relacionados con la prohibición, la educación y los grupos étnicos o raciales) y los económicos (aranceles y el suministro de dinero). Con el rápido crecimiento de las ciudades, las maquinarias políticas tomaron cada vez más el control de la política urbana. En los negocios, se formaron poderosos trusts a nivel nacional en algunas industrias. Los sindicatos lucharon por por la reducción de la jornada laboral, jornadas laborales de ocho horas y la abolición del trabajo infantil; los reformistas de clase media exigieron la reforma de la administración pública, la prohibición del licor y la cerveza, y el sufragio femenino. Gobiernos locales en el Norte y el Oeste construyeron escuelas públicas, principalmente escuelas primarias; empezaron a surgir escuelas secundarias públicas. Se fundaron instituciones privadas con el apoyo de filántropos locales. Las numerosas confesiones religiosas crecieron en número de miembros y en riqueza, convirtiéndose el catolicismo en la más grande. Todas ellas ampliaron su actividad misionera al ámbito mundial. Católicos, luteranos y episcopalianos fundaron escuelas religiosas y las comunidades más grandes fundaron numerosas universidades, hospitales y obras de caridad. Muchos de los problemas a los que se enfrentaba la sociedad, especialmente la pobreza, dieron lugar a intentos de reforma en la subsiguiente era progresista.[2]

Avances industriales y tecnológicosEditar

Avances técnicosEditar

La Gilded Age (Edad Dorada) fue un periodo de crecimiento económico a medida que los Estados Unidos se ponía a la cabeza de la industrialización por delante de Gran Bretaña. La nación estaba expandiendo rápidamente su economía hacia nuevas áreas, especialmente la industria pesada como las fábricas, los ferrocarriles y la minería del carbón. En 1869, el primer ferrocarril transcontinental abrió las regiones mineras y ganaderas del lejano oeste. El viaje de Nueva York a San Francisco pasó a durar seis días en lugar de seis meses.[3]​ El kilometraje de las vías férreas se triplicó entre 1860 y 1880, y volvió a duplicarse para 1920. Las nuevas vías férreas unieron zonas anteriormente aisladas con mercados más grandes y permitieron el aumento de la agricultura, la ganadería y la minería comerciales, creando un verdadero mercado nacional. La producción de acero estadounidense aumentó hasta superar los totales combinados de la Gran Bretaña, Alemania y Francia.[4]

Inversores en Londres y París inyectaron dinero en los ferrocarriles a través del mercado financiero estadounidense centrado en Wall Street. Para 1900, el proceso de concentración económica se había extendido a la mayoría de ramas de la industria: unas pocas grandes corporaciones, llamadas "trusts", dominaban el acero, el petróleo, el azúcar, la carne y la maquinaria agrícola. A través de la integración vertical, estos trusts podían controlar cada aspecto de la producción de un bien específico, asegurándose de maximizar los beneficios del producto acabado y minimizar los precios, y, al controlar el acceso a las materias primas, impiendo que otras empresas pudieran competir en el mercado.[5]​ Varios monopolios—siendo Standard Oil el más famoso— llegaron a dominar sus mercados manteniendo los precios bajos cuando aparecían competidores; crecieron a un ritmo cuatro veces superior al de los sectores competitivos.[6]

El aumento de la mecanización de la industria es una marca importante de la búsqueda de la Gilded Age de formas más baratas de crear más productos. Frederick Winslow Taylor descubrió que la eficiencia de los trabajadores en la industria acerera podía mejorarse por medio el uso de observaciones muy de cerca con un cronómetro para eliminar el desperdicio de esfuerzo. La mecanización convirtió a algunas fábricas en un grupo de trabajadores no cualificados llevando a cabo tareas simples y repetitivas bajo la dirección de capataces e ingenieros cualificados. Los talleres mecánicos crecieron rápidamente y en ellos trabajaban obreros e ingenieros altamente cualificados. Tanto el número de trabajadores no cualificados como el de los cualificados aumentó, al igual que sus salarios.[7]

Se crearon escuelas de ingeniería para responder a la enorme demanda de conocimientos especializados. Los ferrocarriles inventaron la administración moderna, con cadenas de mando claras, informes estadísticos y complejos sistemas burocráticos.[8]​ Sistematizaron las funciones de los mandos intermedios y establecieron trayectorias profesionales explícitas. Contrataban a hombres jóvenes de 18 a 21 años y les daban ascensos internamente hasta que alcanzaban la categoría de ingeniero de locomotoras, conductor o agente de estación a los 40 años de edad, aproximadamente. Se inventaron trayectorias profesionales para trabajos manuales cualificados y para administradores de cuello blanco, empezando por los ferrocarriles y expandiéndose a las finanzas, la industria manufacturera y el comercio. Junto con el rápido crecimiento de las pequeñas empresas, una nueva clase media crecía rápidamente, especialmente en las ciudades del norte.[9]

Estados Unidos se convirtió en líder mundial en tecnología aplicada. Entre 1860 y 1890 se concedieron 500.000 patentes para nuevos inventos, más de diez veces el número de patentes concedidas en los setenta años previos. George Westinghouse inventó los frenos de aire para los trenes (haciéndolos más seguros y rápidos). Theodore Vail creó la American Telephone & Telegraph Company y construyó una gran red de comunicaciones.[10]Thomas Edison, además de inventar cientos de aparatos, estableció la primera empresa de alumbrado eléctrico, basándose en la corriente continua y en una eficiente lámpara incandescente. El suministro de energía eléctrica se extendió rápidamente por las ciudades de la Edad Dorada. Las calles se iluminaron en las noches y los tranvías eléctricos permitieron ir más rápido al trabajo y facilitaron las compras.[11]

El petróleo dio origen a una nueva industria que comenzó con los campos petrolíferos de Pensilvania en la década de 1860. Estados Unidos dominó la industria global hasta la década de 1950. El queroseno sustituyó al aceite de ballena y a las velas para iluminar los hogares. John D. Rockefeller fundó la Standard Oil Company y monopolizó la industria petrolera, que producía principalmente queroseno antes de que el automóvil creara una demanda de gasolina en el siglo XX.[12]

FerrocarrilesEditar

 
La Terminal Grand Central en la ciudad de Nueva York, abierta en 1871

Según el historiador Henry Adams, el sistema de ferrocarriles necesitó:

las energías de una generación, pues requería toda la nueva maquinaria a crear: capital, bancos, minas, hornos, talleres, centrales eléctricas, conocimientos técnicos, población mecánica, junto con una remodelación constante de los hábitos, ideas e instituciones sociales y políticas para adaptarse a la nueva escala y ajustarse a las nuevas condiciones. La generación entre 1865 y 1895 estaba ya hipotecada al ferrocarril, y nadie lo sabía mejor que la propia generación.[13]

El impacto de los ferrocarriles puede examinarse a través de cinco aspectos: el transporte marítimo, las finanzas, la administración, las trayectorias profesionales y la reacción popular..

El transporte de mercancías y pasajerosEditar

 
Estación ferroviaria de Sacramento en 1874

En primer lugar, los ferrocarriles proporcionaron una red muy eficaz para el transporte de mercancías y pasajeros a lo largo de un gran mercado nacional. El resultado fue un impacto transformador en la mayoría de sectores de la economía, incluyendo la manufactura, el comercio minorista y mayorista, la agricultura y las finanzas. Los Estados Unidos contaban ahora con un mercado nacional integrado prácticamente del mismo tamaño de Europa, sin barreras internas ni aranceles, todo ello apoyado por un idioma y sistema financiero comunes y un sistema jurídico común.[14]

Bases del sistema financiero privadoEditar

La financiación de los ferrocarriles proporcionó la base para una espectacular expansión del sistema financiero privado (no gubernamental). La construcción de ferrocarriles era mucho más costosa que la de fábricas. En 1860, el total combinado de acciones y bonos del ferrocarril era de 1.800 millones de dólares; en 1897 alcanzó los 10.600 millones de dólares (en comparación con una deuda nacional total de 1.200 millones de dólares).[15]​ La financiación procedía de financieras de todo el noreste de los Estados Unidos y de Europa, especialmente de Gran Bretaña.[16]​ Alrededor del 10% de la financiación provenía del gobierno, especialmente en forma de concesiones de tierras que podían realizarse cuando se abría una determinada cantidad de ferrovías.[17]​ El emergente sistema financiero estadounidense se basaba en bonos ferroviarios. para 1860, Nueva York era el mercado financiero dominante. Los británicos invirtieron mucho en ferrocarriles en todo el mundo, pero en ningún lugar más que en los Estados Unidos; el total ascendió a unos 3.000 millones de dólares para 1914. Entre 1914 y 1917, liquidaron sus activos estadounidenses para pagar suministros de guerra.[18][19]

La invención de la administración modernaEditar

Los ferrocarriles inventaron la administración moderna, con cadenas de mando claras, informes estadísticos y complejos sistemas burocráticos.[8]​ La administración de los ferrocarriles diseñó sistemas complejos que podían manejar relaciones simultáneas mucho más complicadas de lo que podía soñar un propietario de fábrica local que podía supervisar cada parte de su propia fábrica en cuestión de horas. Los ingenieros civiles se convirtieron en los administradores principales de los ferrocarriles. Los principales innovadores fueron el Ferrocarril Occidental de Massachusetts y los Ferrocarriles de Baltimore y Ohio en la década de 1840, el de Erie en la de 1850 y el de Pensilvania en la de 1860.[20]

Trayectorias profesionalesEditar

Los ferrocarriles inventaron la carrera profesional en el sector privado tanto para obreros como para trabajadores de oficina. El ferrocarril se convirtió en una carrera de por vida para hombres jóvenes; las mujeres casi nunca eran contratadas. Una trayectoria profesional típica sería la de un joven contratado a los 18 años como obrero de taller, ascendido a mecánico especializado a los 24 años, guardafrenos a los 25, conductor de mercancías a los 27 y conductor de pasajeros a los 57 años. Las trayectorias profesionales de oficinistas también estaban delineadas. Los jóvenes con formación empezaban en trabajos administrativos o estadísticos y ascendían a agentes de estación o burócratas en las sedes de división o centrales. En cada nivel tenían más y más conocimientos, experiencia y capital humano. Era muy difícil reemplazarlos, y prácticamente se les garantizaba un puesto de trabajo permanente y se les proporcionaba seguro y atención médica. La contratación, el despido y las tarifas salariales no las fijaban los capataces, sino los administradores centrales, para minimizar así el favoritismo y los conflictos de personalidad. Todo se hacía según las reglas, por lo que un conjunto cada vez más complejo de reglas y normas dictaba a cada persona exactamente lo que debía hacer en cada circunstancia, y exactamente cuál sería su rango y su salario. Para la década de 1880, los ferroviarios de carrera se jubilaban y los sistemas de pensiones se inventaron para ellos.[21]

La relación de amor y odio con los ferrocarrilesEditar

 
Cornelius Vanderbilt versus James Fisk Jr. en una famosa rivalidad con el Ferrocarril de Erie

Estados Unidos desarrolló una relación de amor-odio con los ferrocarriles. Promotores (boosters) en todas las ciudades trabajaban febrilmente para asegurarse de que el ferrocarril saliera adelante, sabiendo que sus sueños urbanos dependían de ello. El tamaño, alcance y eficiencia mecánicos de los ferrocarriles causaron una profunda impresión; la gente se vestía con sus mejores galas para ir a la terminal a ver llegar el tren. Viajar se hizo mucho más fácil, más barato y más común. Los compradores de pueblos pequeños podían hacer viajes de un día a las tiendas de las grandes ciudades. Se construyeron hoteles, complejos turísticos y atracciones para satisfacer la demanda. El entendimiento de que cualquiera podía comprar un billete para un viaje de mil kilómetros era un estímulo. Los historiadores Gary Cross y Rick Szostak sostienen que

con la libertad de viajar llegó un mayor sentido de identidad nacional y una reducción de la diversidad cultural regional. Los niños de las granjas podían conocer más fácilmente la gran ciudad, y los del este podían visitar fácilmente el oeste. Es difícil imaginar un Estados Unidos de proporciones continentales sin el ferrocarril.[22]

Los ingenieros se convirtieron en ciudadanos modelo, aportando su espíritu de superación y su esfuerzo de trabajo sistemático a todas las fases de la economía, así como al gobierno local y nacional.[23]​ Para 1910, las grandes ciudades construían magníficas estaciones de ferrocarril palaciegas, como la Estación Pensilvania en Nueva York o la Union Station en Washington DC.[24]

Pero también había un lado oscuro.[25]​ Para la década de 1870, los ferrocarriles eran vilipendiados por agricultores del oeste, que adoptaron el tema del movimiento Grange de que los transportistas monopolistas controlaban demasiado poder para fijar los precios, y que las legislaturas estatales debían imponer precios máximos. Comerciantes y transportadores locales apoyaron la demanda y consiguieron que se aprobaran algunas "leyes Granger".[26]​ Quejas anti-ferrocarril se repitieron con fuerza en la retórica política de finales del siglo XIX.[27]

 
Fábrica de almidón de Oswego en Oswego, Nueva York, 1876

El empresario de ferrocarriles más odiado del país fue Collis P. Huntington (1821-1900), presidente del Ferrocarril del Pacífico Sur que dominaba la economía y la política de California. Un libro de texto sostiene que: "Huntington llegó a simbolizar la avaricia y la corrupción de los negocios de finales del siglo XIX. Rivales empresariales y reformistas políticos le acusaron de todos los males imaginables. Periodistas y caricaturistas se hicieron famosos al ponerlo en la picota .... Los historiadores han considerado a Huntington como el villano más despreciable del estado."[28]​ Sin embargo, Huntington se defendió diciendo: "Los motivos de mis acciones han sido honestos y los resultados han redundado mucho más en beneficio de California que en el mío propio."[29]

Impacto en la agriculturaEditar

El crecimiento de los ferrocarriles entre las décadas de 1850 y 1880 hizo que la agricultura comercial fuera mucho más factible y rentable. Millones de hectáreas se abrieron a los asentamientos una vez que el ferrocarril estaba cerca, y proporcionaba una salida a larga distancia para el trigo, el ganado y los cerdos que llegaba hasta Europa.[30]​El Estados Unidos rural se convirtió en un mercado gigantesco, ya que los mayoristas compraban los productos de consumo producidos por las fábricas en el Este, y los enviaban a comerciantes locales en pequeñas tiendas por todo el país. El envío de animales vivos era lento y caro. Era más eficiente sacrificarlos en grandes centros de empaque como Chicago, Kansas City, San Luis, Milwaukee y Cincinnati, y luego enviar la carne procesada en vagones refrigerados. Los vagones se refrigeraban con placas de hielo que se recogían en los lagos del norte durante el invierno, y se almacenaban para su uso en el verano y el otoño. Chicago, el principal centro ferroviario, se benefició enormemente, con Kansas City en un lejano segundo lugar. El historiador William Cronon concluye que:

Gracias a los empacadores de Chicago, tanto los ganaderos de Wyoming como los criadores de animales de engorde de Iowa encontraron regularmente un mercado fiable para sus animales y, en promedio recibían mejores precios por los animales que vendían allí. Al mismo tiempo y por la misma razón, los estadounidenses de todas las clases encontraron una mayor variedad de más y mejores carnes en sus mesas, compradas en promedio a precios más bajos que nunca antes. Visto así, el "rígido sistema de economía" de los empacadores parecía algo muy bueno.[31]

Crecimiento económicoEditar

Durante las décadas de 1870 y 1880, la economía estadounidense creció al ritmo más rápido de su historia, con el rápido aumento de los salarios reales, la riqueza, el PIB y la formación de capital.[32]​ Por ejemplo, entre 1865 y 1898, la producción de trigo aumentó un 256%, la de maíz un 222%, la de carbón un 800% y la de kilómetros de vías férreas un 567%.[33]​ Se crearon gruesas redes nacionales de transporte y comunicación. La corporación se convirtió en la forma dominante de organización empresarial y una revolución de la administración científica transformó las operaciones comerciales.[34][35]

 
El inmigrante escocés Andrew Carnegie lideró la enorme expansión de la industria siderúrgica estadounidense.

Para comienzos del siglo XX, el producto interno bruto y la producción industrial de Estados Unidos estaban a la cabeza del mundo. Kennedy informa que "la renta nacional de Estados Unidos, en cifras absolutas per cápita, estaba muy por encima de la de todos los demás para 1914." El ingreso per cápita en Estados Unidos era de $377 dólares en 1914, comparado con Gran Bretaña en segundo lugar con $244 dólares, Alemania con $184 dólares, Francia con $153 dólares e Italia con $108 dólares, mientras que Rusia y Japón estaban muy por detrás con $41 y $36 dólares.[36][37]

Europa, especialmente la Gran Bretaña, seguía siendo el centro financiero del mundo hasta 1914, pero el crecimiento de Estados Unidos hizo que los extranjeros se preguntaran, como lo escribió el autor británico W. T. Stead en 1901, "¿Cuál es el secreto del éxito estadounidense?"[38]​ Los empresarios de la Segunda Revolución Industrial crearon pueblos y ciudades industriales en el nordeste con nuevas fábricas, y contrataron a una clase trabajadora industrial étnicamente diversa, muchos de ellos inmigrantes de Europa recién llegados.

 
Un pulpo representando a la Standard Oil con tentáculos que rodean el Congreso de los Estados Unidos y las capitales estatales, así como las industrias del acero, el cobre y el transporte marítimo, y estirándose hacia la Casa Blanca

Industriales y financieros acaudalados como John D. Rockefeller, Jay Gould, Henry Clay Frick, Andrew W. Mellon, Andrew Carnegie, Henry Flagler, Henry H. Rogers, J. P. Morgan, Leland Stanford, Meyer Guggenheim, Jacob Schiff, Charles Crocker, o Cornelius Vanderbilt eran tildados a veces de "barones ladrones" por sus críticos, que argumentaban que sus fortunas se habían hecho a costa de la clase trabajadora, por medio de argucias y una traición a la democracia.[39][40]​ Sus admiradores sostienen en cambio que eran "capitanes de la industria" que construyeron el núcleo de la economía industrial estadounidense y también el sector sin ánimo de lucro por medio de sus actos de filantropía.[41]​ Por ejemplo, Andrew Carnegie donó más del 90% de su riqueza y dijo que la filantropía era su deber: el "Evangelio de la Riqueza." El dinero privado dotó a miles de colegios, hospitales, museos, academias, escuelas, teatros de ópera, bibliotecas públicas y organizaciones benéficas.[42]John D. Rockefeller donó más de 500 millones de dólares a diversas organizaciones benéficas, algo más de la mitad de su patrimonio neto. Sin embargo, muchos líderes empresariales estaban influenciados por la teoría del darwinismo social de Herbert Spencer, que justificaba el capitalismo laissez-faire, la competencia y la estratificación social.[43][44]

Esta economía industrial emergente se expandió rápidamente para satisfacer las nuevas demandas del mercado. Entre 1869 y 1879, la economía estadounidense creció a un ritmo del 6,8% del producto nacional neto o PNN (PIB menos la depreciación del capital) y del 4,5% del PNN per cápita. La economía repitió este periodo de crecimiento en la década de 1880, en la que la riqueza de la nación creció a un ritmo anual del 3,8%, mientras que el PIB también se duplicó.[45]​ El economista Milton Friedman afirma que para la década de 1880, "la tasa decenal más alta [de crecimiento de la riqueza real reproducible y tangible per cápita desde 1805 hasta 1950] para períodos de unos diez años se alcanzó aparentemente en los años ochenta con aproximadamente un 3,8%."[46]

SalariosEditar

La rápida expansión de la industrialización condujo a un crecimiento de los salarios reales del 60% entre 1860 y 1890, repartido entre la creciente mano de obra.[47]​Los salarios reales (ajustados a la inflación) aumentaron de forma constante, dependiendo el porcentaje exacto de aumento de las fechas y de la mano de obra específica. La Oficina del Censo informó en 1892 que el salario promedio anual por trabajador industrial (incluyendo hombres, mujeres y niños) pasó de $380 dólares en 1880 a $564 dólares en 1890, un aumento del 48%.[48]​ El historiador económico Clarence D. Long estima que (en términos de dólares constantes de 1914), los ingresos anuales promedio de todos los empleados estadounidenses no agrícolas pasaron de $375 dólares en 1870 a $395 en 1880, $519 en 1890 y $573 en 1900, un aumento del 53% en 30 años.[49]​El historiador australiano Peter Shergold encontró que el nivel de vida de los trabajadores industriales era más alto que en Europa. Comparó los salarios y el nivel de vida en Pittsburgh con los de Birmingham (Inglaterra), una de las ciudades industriales más ricas de Europa. Tras tomar en cuenta el costo de vida (que era un 65% más alto en EE.UU.), encontró que el nivel de vida de los trabajadores no cualificados era aproximadamente el mismo en las dos ciudades, mientras que los trabajadores cualificados de Pittsburgh tenían un nivel de vida entre un 50% y un 100% más alto que los de Birmingham (Inglaterra). Warren B. Catlin propuso que los recursos naturales y las tierras vírgenes disponibles en Estados Unidos actuaban como una válvula de seguridad para trabajadores más pobres, por lo que los empresarios tenían que pagar salarios más altos para contratar mano de obra. Según Shergold, la ventaja estadounidense creció con el tiempo entre 1890 y 1914, y la percepción de que los salarios estadounidenses eran más elevados provocó un fuerte flujo constante de trabajadores cualificados desde Gran Bretaña hacia el Estados Unidos industrial.[50]​ Según el historiador Steve Fraser, los trabajadores generalmente ganaban menos de $800 dólares al año, lo que les mantenía sumidos en la pobreza. Los trabajadores tenían que trabajar unas 60 horas a la semana para poder ganar esa cantidad.[51]

 
Caricatura que muestra a Cyrus Field, Jay Gould, Cornelius Vanderbilt y Russell Sage, sentados en bolsas de "millones", en una gran y pesada balsa de bajos salarios y precios altos que cargan los trabajadores

El trabajo asalariado fue ampliamente condenado como "esclavitud salarial" en la prensa de la clase obrera, y los líderes obreros casi siempre utilizaban esta frase en sus discursos.[52]​ A medida que el cambio hacia el trabajo asalariado ganaba impulso, las organizaciones de la clase obrera se volvieron más militantes en sus esfuerzos por "derribar el sistema entero de salarios por trabajo."[52]​ En 1886, el economista y candidato a la alcaldía de Nueva York Henry George, autor del libro Progress and poverty (Progreso y pobreza), declaró: "La esclavitud en cautiverio ha muerto, pero la esclavitud industrial permanece."[52]

Disparidad de la riquezaEditar

La distribución desigual de la riqueza siguió siendo elevada durante este periodo. Entre 1860 y 1900, el 2% de los hogares estadounidenses más ricos poseía más de un tercio de la riqueza del país, mientras que el 10% más rico poseía aproximadamente tres cuartas partes de la misma.[53]​ El 40% más pobre no poseía riqueza alguna.[54]​En términos de propiedad, el 1% más rico poseía el 51%, mientras que el 44% más pobre poseía el 1,1%.[54]​ El historiador Howard Zinn sostiene que esta disparidad, junto con las precarias condiciones de trabajo y de vida de las clases trabajadoras, provocó el surgimiento de movimientos populistas, anarquistas y socialistas.[55][56]​ El economista francés Thomas Piketty señala que a economistas de esta época, como Willford I. King, les preocupaba que Estados Unidos se estaba volviendo cada vez más desigual al punto de parecerse a la vieja Europa, y "cada vez más y más lejos de sus ideales pioneros originales."[57]

Según el economista Richard Sutch, en una perspectiva alternativa sobre la época, el 25% inferior poseía el 0,32% de la riqueza, mientras que el 0,1% superior poseía el 9,4%, lo que significaría que el período tuvo la menor brecha de riqueza de la historia. Lo atribuye a la falta de interferencia del gobierno.[58]

Este periodo de crecimiento económico trajo consigo un importante costo humano,[59]​ ya que la industria estadounidense tuvo el mayor índice de accidentes del mundo.[60]​ En 1889, los ferrocarriles empleaban a 704.000 hombres, de los cuales 20.000 resultaron heridos y 1.972 murieron en el trabajo.[61]​Estados Unidos era también la única potencia industrial que no contaba con un programa de compensación laboral para apoyar a los trabajadores lesionados.[60]

Auge de los sindicatosEditar

 
La policía de Nueva York atacando violentamente a trabajadores desempleados en el parque de Tompkins Square, 1874

Sindicatos de oficio, como los de carpinteros, impresores, zapateros y tabaqueros, crecieron constantemente en las ciudades industriales después de 1870. Estos sindicatos empleaban huelgas cortas y frecuentes como método para conseguir el control del mercado laboral y luchar contra los sindicatos rivales.[62]​ Por lo general, impedían la afiliación al sindicato de mujeres, negros y chinos, pero acogían a la mayoría de inmigrantes europeos.[63]

Los ferrocarriles tenían sus propios sindicatos.[64]​ Durante la depresión económica de la década de 1870 estalló un episodio de descontento especialmente grande (estimado en ochenta mil trabajadores ferroviarios y varios cientos de miles de otros estadounidenses, tanto empleados como desempleados) que se conoció como la Gran Huelga Ferroviaria de 1877, que fue, según el historiador Jack Beatty, "la mayor huelga del mundo en el siglo XIX."[65]​ En esta huelga no participaron sindicatos, sino estallidos descoordinados en numerosas ciudades. La huelga y los disturbios asociados duraron 45 días y provocaron la muerte de varios cientos de participantes (no murió ningún policía o soldado), varios cientos más de heridos y millones de daños en la propiedad de los ferrocarriles.[66][67]​ El gobierno consideró los disturbios lo suficientemente graves como para que el presidente Rutherford B. Hayes interviniera con tropas federales.

A partir de mediados de la década de 1880, un nuevo grupo, los Knights of Labor (Caballeros del Trabajo), creció con demasiada rapidez, y se salió de control, fracasando en controlar la Gran Huelga del Ferrocarril del Suroeste de 1886. Los Caballeros evitaron la violencia, pero su reputación se derrumbó tras el motín de Haymarket Square en Chicago en 1886, cuando anarquistas supuestamente lanzaron bombas a los policías que dispersaban una reunión.[68]​ La policía disparó entonces al azar contra la multitud, matando e hiriendo a varias personas, incluyendo a otros policías, y acorraló arbitrariamente a anarquistas, incluidos los líderes del movimiento. Siete anarquistas fueron a juicio; cuatro de ellos fueron ahorcados a pesar de que ninguna prueba los relacionaba directamente con el atentado.[69]​Uno de ellos tenía en su poder un carné de membresía de los Caballeros del Trabajo.[69]​ En su apogeo, los Caballeros llegaron a contar con 700.000 miembros. Para 1890, el número de miembros se redujo a menos de 100.000 y luego desapareció.[70]

Las huelgas organizadas por los sindicatos se convirtieron en acontecimientos rutinarios en la década de 1880, a medida que aumentaba la brecha entre ricos y pobres.[71]​ Entre 1881 y 1905 se produjeron 37.000 huelgas. El mayor número, en mucho, se produjo en el sector de la construcción, seguido de lejos por los mineros del carbón. El objetivo principal era controlar las condiciones de trabajo y dirimir qué sindicato rival tenía el control. La mayoría eran de muy corta duración. En tiempos de depresión, las huelgas eran más violentas pero menos exitosas, porque las empresas estaban perdiendo dinero de todos modos. Tuvieron éxito en tiempos de prosperidad cuando las empresas perdían beneficios y querían llegar a un acuerdo rápidamente.[72]

La huelga más grande y dramática fue la huelga de Pullman en 1894, un esfuerzo coordinado por cerrar el sistema ferroviario nacional. La huelga fue liderada por el advenedizo American Railway Union (Sindicato Ferroviario Estadounidense) liderado por Eugene V. Debs y no contó con el apoyo de las hermandades ferrocarrileras establecidas. El sindicato desafió las órdenes de los tribunales federales de detener el bloqueo de trenes de correo, por lo que el presidente Grover Cleveland recurrió al ejército de EE.UU. para que los trenes volvieran a circular. El sindicato se desvaneció y las hermandades ferroviarias tradicionales sobrevivieron, pero evitaron las huelgas.[73]

La nueva Federación Estadounidense del Trabajo (AFL, por sus siglas en inglés), liderada por Samuel Gompers, encontró la solución. La AFL era una coalición de sindicatos, cada uno de ellos basado en fuertes capítulos locales; la AFL coordinaba su trabajo en las ciudades y evitaba batallas jurisdiccionales. Gompers repudiaba el socialismo y abandonó la naturaleza violenta de los sindicatos previos. La AFL trabajó para controlar el mercado laboral local, lo que permitió a sus locales obtener salarios más altos y más control sobre la contratación. Como resultado, los sindicatos de la AFL se extendieron a la mayoría de ciudades, alcanzando un máximo en número de miembros en 1919.[74]

Severas recesiones económicas—que fueron llamadas "pánicos"—afectaron a la nación en el Pánico de 1873 y el Pánico de 1893. Duraron varios años, con un elevado desempleo urbano, bajos ingresos para los agricultores, bajos beneficios para las empresas, un lento crecimiento general y una reducción en la inmigración. Generaron malestar político.[75]

PolíticaEditar

 
Un grupo de buitres esperando a que "pase la tormenta" - "Predemos", caricatura denunciando la corrupción de Boss Tweed de Nueva York y otras figuras del Tammany Hall, dibujada en 1871 por Thomas Nast y publicada en Harper's Weekly.

La política de la Gilded Age, que recibió el nombre de Sistema de Tercer Partido, se caracterizó por una intensa competencia entre los dos partidos principales, mientras los partidos menores iban y venían, especialmente en cuestiones de interés para los prohibicionistas, los sindicatos y los agricultores. Los demócratas y los republicanos (estos últimos apodados "Grand Old Party" (Grande y Viejo Partido), GOP) se enfrentaban por el control de los cargos oficiales, que constituían las recompensas para los activistas del partido, así como por las principales cuestiones económicas. La participación de los votantes fue muy alta y a menudo superó el 80% o incluso el 90% en algunos estados, ya que los partidos entrenaban a sus miembros leales de manera muy similar a como un ejército entrenaba a sus soldados.[76]

La competencia era intensa y las elecciones eran muy reñidas. En los estados del sur, el persistente resentimiento por la Guerra Civil se mantuvo y significó que gran parte del sur votara por los demócratas. Tras el fin de la Reconstrucción en 1877, la competencia en el Sur ocurrió principalmente dentro del Partido Demócrata. En todo el país, la asistencia a los puestos de votación cayó bruscamente después de 1900.[77]

La política en las áreas metropolitanasEditar

Los principales centros metropolitanos experimentaron un rápido crecimiento poblacional y, en consecuencia, tenían muchos contratos y empleos lucrativos que adjudicar. Para aprovechar las nuevas oportunidad económicas, ambos partidos construyeron las llamadas "maquinarias políticas" para manejar las elecciones, recompensar a los partidarios y pagar a posibles oponentes. Financiado por el "spoils system" (clientelismo), el partido ganador distribuía la mayoría de los puestos de trabajo del gobierno local, estatal y nacional, y muchos contratos gubernamentales, entre sus leales partidarios.[78]

Las grandes ciudades pasaron a estar dominadas por maquinarias políticas en las que los electores apoyaban a un candidato a cambio de un patronaje anticipado. Estos votos eran pagados de vuelta con favores del gobierno una vez que el candidato apropiado fuera elegido, y muy a menudo los candidatos eran seleccionados con base en su voluntad de seguirle el juego al sistema clientelista. La maquinaria política más grande y conocida fue el Tammany Hall de Nueva York, liderada por Boss Tweed.[78]

Escándalos y corrupciónEditar

La corrupción política era rampante, ya que los líderes empresariales gastaban importantes sumas de dinero para que el gobierno no regulara las actividades de los grandes negocios, y las más de las veces lo conseguían. Tal corrupción era tan habitual que en 1868 la legislatura del estado de Nueva York legalizó este tipo de sobornos.[79]​ El historiador Howard Zinn afirmó que el gobierno de Estados Unidos actuaba exactamente como Karl Marx describía a los estados capitalistas: "fingiendo neutralidad para mantener el orden, pero sirviendo a los intereses de los ricos."[80]​ El historiador Mark Wahlgren Summers la denomina "La era de los buenos robos," señalando cómo los políticos de las maquinarias utilizaban "gastos inflados, contratos lucrativos, malversaciones descaradas y emisiones de bonos ilegales." Concluye que:

La corrupción le dio a la época un sabor único. Empañó la planificación y el desarrollo de las ciudades, infectó los tratos de los grupos de presión y puso en desgracia incluso a los estados Reconstruidos más limpios. Sin embargo, por muchas razones, su efecto en las políticas fue menos abrumador de lo que alguna vez se imaginó. La corrupción influyó en unas pocas decisiones sustanciales; rara vez determinó alguna.[81]

Numerosos estafadores estuvieron activos durante esta época, especialmente antes de que el Pánico de 1873 sacara a la luz los timos y provocara una ola de quiebras.[82]​ El expresidente Ulysses S. Grant fue la víctima más famosa de los sinvergüenzas y estafadores, de los cuales fue Ferdinand Ward en quien más confió. A Grant le estafaron todo su dinero, aunque algunos amigos sinceros compraron sus bienes personales y le permitieron seguirlos usando.[83]​ Interpretando este fenómeno, el historiador Allan Nevins deploró "El colapso moral en el gobierno y los negocios: 1865-1873." Su argumento fue que al final de la guerra civil la sociedad mostró confusión y desasosiego, así como un crecimiento agresivo apresurado en lo demás. En sus palabras:

se unieron para dar lugar a una alarmante corrupción pública y privada. Obviamente, gran parte de la escandalosa improbidad se debió a los fuertes gastos de los tiempos de guerra.... Especuladores e intermediarios engordaron con el dinero del gobierno, la recaudación de ingresos federales ofreció grandes oportunidades para el chanchullo.... Bajo el estímulo de la inflación del dólar, los negocios cayeron en excesos y perdieron de vista los cánones elementales de prudencia. Mientras tanto, se hizo evidente que el robo había encontrado una mejor oportunidad para crecer porque la conciencia de la nación, agitada contra la esclavitud, había dejado de lado lo que parecían males menores..... Los miles de personas que se habían precipitado a especulaciones a las que no tenían derecho moral a arriesgar, los hombres empujados y endurecidos llevados al frente por la agitación, observaron un estándar de conducta más bajo .... Gran parte del problema radicaba en el inmenso crecimiento de la riqueza nacional, que no iba acompañado por un correspondiente aumento de la responsabilidad cívica.[84]

Política nacionalEditar

Un escándalo mayúsculo alcanzó al Congreso con el escándalo del Crédit Mobilier of America de 1872, que puso en desgracia a la Casa Blanca durante la administración Grant (1869-1877). Esta corrupción dividió al partido republicano en dos facciones diferentes: los Stalwarts ("incondicionales"), liderados por Roscoe Conkling, y los Half-Breeds ("mestizos"), liderados por James G. Blaine. Existía la sensación de que las maquinarias políticas posibilitadas por el gobierno intervenían en la economía y que los resultantes favoritismo, soborno, ineficiencia, despilfarro y corrupción tenían consecuencias negativas. En consecuencia, se produjeron llamados generalizados a favor de la reforma, como la Reforma de la Administración Pública (a través de la ley Pendleton Civil Service Reform Act), liderada por los llamados demócratas borbones y los republicanos mugwumps ("indecisos" o "independientes"). En 1884, su apoyo eligió al demócrata Grover Cleveland a la Casa Blanca, y al hacerlo dio a los demócratas su primera victoria nacional desde 1856.[85]

 
"Los jefes del Senado" (1889). Reformistas como el caricaturista Joseph Keppler dibujaban al Senado controlado por los gigantescos sacos de dinero, que representaban a los trusts y monopolios financieros de la nación.

Los demócratas borbónicos apoyaban una política de libre mercado, con bajos aranceles, bajos impuestos, menos gastos y, en general, un gobierno laissez-faire (sin intervención). Argumentaban que los aranceles encarecían la mayoría de los productos para el consumidor y subvencionaban a los "trusts" (monopolios). También denunciaron el imperialismo y la expansión en el extranjero.[86]​En contraste, los republicanos insistían en que la prosperidad nacional dependía de una industria que pagara salarios elevados, y advertían que la reducción de aranceles acarrearía un desastre porque los productos de fábricas europeas con bajos salarios inundarían los mercados estadounidenses.[87]

Las elecciones presidenciales entre los dos grandes partidos eran tan reñidas que un ligero empujón podía inclinar la elección a favor de cualquiera de ellos, y el Congreso estaba marcado por un punto muerto político. Con el apoyo de veteranos de guerra de la Unión, empresarios, profesionales, artesanos y grandes agricultores, los republicanos se impusieron sistemáticamente en el Norte en las elecciones presidenciales.[88]​Los demócratas, a menudo liderados por católicos irlandeses, tenían una base entre los católicos, agricultores más pobres y los miembros tradicionales del partido.

La nación eligió a una serie de presidentes relativamente débiles, a los que se denomina colectivamente los "presidentes olvidables" (Johnson, Grant, Hayes, Garfield, Arthur y Harrison, con la excepción de Cleveland)[89]​ que ocuparon la Casa Blanca durante este periodo.[90]​ "La poca vitalidad política que existía en los Estados Unidos de la Edad Dorada se encontraba en los ámbitos locales o en el Congreso, que eclipsó a la Casa Blanca durante la mayor parte de este período."[90][91]

En general, las plataformas políticas republicanas y demócratas se mantuvieron notablemente constantes durante los años previos a 1900. Ambas favorecían los intereses comerciales. Los republicanos pedían aranceles elevados, mientras que los demócratas querían dinero en duro y libre comercio. La regulación rara vez era un problema.[92]

Política etnocultural: republicanos pietistas frente a demócratas litúrgicosEditar

Comportamiento del voto por religión, norte de EE.UU., finales del siglo XIX[93]
  % Dem % Rep
Grupos Inmigrantes    
Católicos irlandeses 80 20
Todos los católicos 70 30
Luteranos alemanes confesionales 65 35
Alemanes reformados 60 40
Católicos franco-canadienses 50 50
Luteranos alemanes menos confesionales 45 55
Anglo-canadienses 40 60
LInaje británico 35 65
Sectarios alemanes 30 70
Luteranos noruegos 20 80
Luteranos suecos 15 85
Noruegos haugueanos 5 95
Nativos: Linaje del norte
Cuáqueros 5 95
Bautistas de libre albedrío 20 80
Congregacionalistas 25 75
Metodistas 25 75
Bautistas regulares 35 65
Negros 40 60
Presbiterianos 40 60
Episcopalianos 45 55
Nativos: Linaje del sur (viviendo en el norte)
Discípulos 50 50
Presbiterianos 70 30
Bautistas 75 25
Metodistas 90 10

Desde 1860 hasta comienzos del siglo XX, los republicanos aprovecharon el que los demócratas fueran asocioados con "el ron, el romanismo y la rebelión". El "ron" representaba a los intereses licoreros y a los taberneros, en contraste con el partido republicano (GOP), que tenía un fuerte elemento prohibicionista. El "romanismo" se refería a católicos, especialmente irlandeses, que lideraban el Partido Demócrata en la mayoría de ciudades, y a quienes los reformistas denunciaban por la corrupción política y por su sistema separado de escuelas parroquiales. La "rebelión" hacía referencia a los demócratas de la Confederación, que habían intentado disolver la Unión en 1861, así como a sus aliados en el norte, que eran llamados demócratas "Copperheads" ("cabezas de cobre," como las serpientes)."[94]

Las tendencias demográficas impulsaron los totales demócratas, ya que los inmigrantes católicos alemanes e irlandeses se convirtieron en demócratas y superaban en número a los republicanos ingleses y escandinavos. Los nuevos inmigrantes que llegaron después de 1890 rara vez votaban en esta época. Durante las décadas de 1880 y 1890, los republicanos lucharon contra los esfuerzos de los demócratas, ganando varias elecciones reñidas y perdiendo dos contra Grover Cleveland (en 1884 y 1892).

Las líneas religiosas estaban muy bien marcadas.[93]​ En el norte, cerca del 50% de los votantes eran protestantes pietistas (especialmente metodistas, luteranos escandinavos, presbiterianos, congregacionalistas y discípulos de Cristo) que creían en que el gobierno debía usarse para reducir los pecados sociales, como el consumo de alcohol. Apoyaban fuertemente al partido republicano, como se aprecia en la tabla. En marcado contraste, los grupos litúrgicos, especialmente los católicos, episcopalianos y luteranos alemanes, votaban por los demócratas. Veían al partido demócrata como su mejor protección contra el moralismo de los pietistas, y especialmente contra la amenaza de la prohibición. Ambos partidos se separaban a lo largo la estructura de clases, con los demócratas más cercanos a los bajos estratos y los republicanos (GOP) mejor representado entre empresarios y profesionales del norte.[95]

Muchas cuestiones culturales, especialmente la prohibición y las escuelas en lenguas extranjeras, se convirtieron en asuntos políticos muy reñidos debido a las profundas divisiones religiosas entre el electorado. Por ejemplo, en Wisconsin los republicanos intentaron cerrar escuelas parroquiales católicas y luteranas de lengua alemana, y fueron derrotados en 1890 cuando se puso a prueba la Ley Bennett.[96]

Los debates y referendos sobre la prohibición caldearon la política en la mayoría de estados durante décadas, ya que la prohibición nacional se aprobó finalmente en 1919 (y se derogó en 1933), lo que supuso un asunto de divergencia importante entre los demócratas anti-prohibición y los republicanos pro ley seca.[97]

 
Campo petrolero de Toluca Street en el distrito petrolero de Los Ángeles, aprox. 1895-1901

Mansiones de la Gilded AgeEditar

 
The Breakers, un verdadero "palacio" en términos de opulencia y tamaño, personifica la era de las mansiones de la Gilded Age.
 
Biltmore, la mansión más grande de EE. UU.

Las llamadas mansiones de la Edad Dorada (en inglés, Gilded Age mansions) fueron construidas a lo largo de los Estados Unidos por algunas de las personas más ricas del país durante la conocida como Gilded Age, el período comprendido entre 1870 y principios del siglo XX.

Fueron erigidas por la élite industrial, financiera y comercial de la nación, que amasó grandes fortunas coincidiendo con una era de expansión de las industrias del tabaco, los ferrocarriles, el acero, el carbón y el petróleo, el progreso económico, técnico y científico y con una ausencia total del impuesto sobre la renta personal. Esto hizo posible que los muy ricos construyeran verdaderos 'palacios' en algunos casos, diseñados por destacados arquitectos de la época y decorados con antigüedades, muebles y colecciones de obras de arte, muchas de ellas importadas de Europa.

Este pequeño grupo de nouveaux riches, ciudadanos emprendedores de un país relativamente joven encontró en ellas el contexto y significado para sus vidas y su buena fortuna al pensar en sí mismos como herederos de una gran tradición occidental. Trazaron su linaje cultural desde los griegos, pasando por el Imperio romano, hasta el Renacimiento europeo. Las clases altas y grandes empresarios de Estados Unidos viajaron por el mundo visitando las grandes ciudades europeas y los sitios antiguos del Mediterráneo, como parte de un Gran Tour, coleccionando y honrando su herencia cultural occidental. En sus viajes al extranjero también admiraban las propiedades de la nobleza europea y, al verse a sí mismos como la 'nobleza' estadounidense, deseaban emular las viviendas del viejo mundo en suelo estadounidense.

Todas estas casas son templos del ritual social de la alta sociedad del siglo XIX, resultado de la particularización del espacio, en que una secuencia de habitaciones están separadas y destinadas a un tipo específico de actividad, como el comedor para cenas de gala, el salón de baile, la biblioteca, etc.

Estos elaborados bastiones de riqueza y poder desempeñaban un papel social, hechos para impresionar, entretener y recibir invitados. Relativamente pocos en número y geográficamente dispersos, la mayoría se construyó en una variedad de estilos arquitectónicos y decorativos europeos de diferentes épocas y países, como Francia, Inglaterra o Italia.

En el cine, la sociedad y las mansiones de la Edad Dorada se retratan con precisión en La edad de la inocencia (1993) de Martin Scorsese, que a su vez se basó en la novela homónima La edad de la inocencia de Edith Wharton de 1920.

La tabla se ha ordenado por orden cronológico, destacando con un sombreado las mansiones desaparecidas.

Mansiones de la Gilded Age
º
Imagen Nombre Año Estilo Arquitecto(s) Localización Estado Notas Refs.
  Beechwood 1780
(renovada en los años 1890)
Neoclásico-Federal-Neocolonial (renovación) R. H. Robertson (renovación en los años 1890)
William Welles Bosworth (renovación de c. 1907)
Briarcliff Manor   Nueva York Convertida en un condominio de apartamentos en los años 1980. [98][99]
  Clermont 1782 (renovada en los años 1890) Neogeorgiano-Neocolonial Tivoli   Nueva York Renovada por John Henry Livingston en los años 1890 y 1910. Mott B. Schmidt fue consultado en los años 1930 pero el trabajo no fue completado.[100] [101]
  Taft House 1820 Neogriego-Federal James Hoban (controvertido)
Alfred Oscar Elzner (ampliaciones)
Cincinnati   Ohio Ahora es la sede del Museo Taft [102]
  Mills Mansion 1832 (renovada en c. 1895) Colonial (1792, original)
Neogriego (1832, reemplazo)
Beaux-Arts (1895 renovación)
McKim, Mead & White (1890s renovación) Staatsburg   Nueva York Ahora, localizado en el Ogden Mills & Ruth Livingston Mills State Park [103]
  Lyndhurst 1838 Neogótico Alexander Jackson Davis Tarrytown   Nueva York Propiedad de National Trust for Historic Preservation y abierta al público [104]
  Kingscote 1839 (remodelada en los años 1870, remodelada en los años 1880) Neogótico Richard Upjohn
George C. Mason (remodelada en los años 1870)
McKim, Mead & White (1880s renovación)
Newport   Rhode Island Uno de los primeros cottages de verano construido en Newport; propiedad de la Preservation Society of Newport County y abierto a visitas guiadas [105]
  Malbone Castle 1849 (remodelada en 1875) Neogótico Alexander Jackson Davis
Dudley Newton (renovaciones}
Newport   Rhode Island Una residencia privada no abierta al público [106][107]
  Beechwood 1851 (remodelada en los años 1880, remodelada en c. 2014) Italianizante Downing y Vaux (construcción)
Richard Morris Hunt (renovaciones)
McKim, Mead & White (renovaciones)
Newport   Rhode Island Propiedad de Larry Ellison que está creando el "Beechwood Art Museum" [108][109][110]
  Campbell House Museum 1851 Victoriano -Neogriego St. Louis   Misuri Una casa museo histórica [111]
  Wilderstein 1852 Italianizante (original)
Reina Ana (1888, renovación)
John Warren Ritch, Arnout Cannon, Joseph Burr Tiffany, Calvert Vaux (paisaje) Rhinebeck   Nueva York Ahora, operada como una casa museo [112]
  Chateau-sur-Mer 1852 (remodelada en los años 1870) Segundo Imperio Seth C. Bradford (construction)
Richard Morris Hunt (renovaciones)
Ogden Codman, Jr. (proyecto)
Newport   Rhode Island [113]
  Ellerslie 1856 (muy remodelada en 1910) Villa italiana Robert Young (1857)
Carneal and Johnston (1910)
Colonial Heights   Virginia
  Mansión Leland Stanford 1857 Segundo Imperio Seth Babson Sacramento   California Propiedad del gobierno de California [114]
  Clayton Años 1860 (renovada en 1892) Italianizante Andrew Peebles (renovaciones)
Frederick J. Osterling (renovaciones)
Pittsburgh   Pensilvania Parte del The Frick Pittsburgh
  Ralston Hall 1864 Victoriano -Italianizante Henry Cleaveland Belmont   California Localizada en el campus de la Notre Dame de Namur University [115]
  Scarlet Oaks 1867 Neorrománico-Neogótico James Keys Wilson Cincinnati   Ohio Desde principios del siglo XX, una casa de retiro asociada al Deaconess Hospital [116]
  Casa Negley-Gwinner-Harter 1871 Segundo Imperio Frederick J. Osterling (renovaciones) Pittsburgh   Pensilvania [117]
  Olana 1872 Ecléctico Calvert Vaux Greenport   Nueva York Alberga la Frederic Edwin Church [118]
  Fairholme 1875 (remodelada en 1905) Neotudor Frank Furness Newport   Rhode Island Propiedad privada [119]
  William Watts Sherman House 1875 Reina Ana H. H. Richardson
Stanford White (c. 1880 renovaciones)
Newport   Rhode Island Propiedad de la Salve Regina University [120]
  Mansión Calhoun 1876 Italianizante George W. Williams Charleston   Carolina del Sur Abierta para visitas públicas [121]
  Charles H. Baldwin House 1877 Reina Ana- Shingle Potter & Robinson Newport   Rhode Island Construida para el almirante de la U.S. Navy Charles H. Baldwin [122]
  Glenview 1877 Victoriano final Charles W. Clinton Yonkers   Nueva York Ahora, alberga el Hudson River Museum [123]
  Mansión Mark Hopkins 1878 Neogótico Wright & Sanders San Francisco   California Destruida por el fuego que siguió al terremoto de San Francisco de 1906 [125][126]
  William H. Vanderbilt House 1878 Neorrenacentista Richard Morris Hunt Nueva York   Nueva York Demolida en 1945 [127]
  The Breakers 1878 Reina Ana Peabody and Stearns Newport   Rhode Island Destruida en un incendio en 1892 y reemplazada por The Breakers [128]
  Mansión Charles Crocker Años 1880 Segundo Imperio y Neoclásico S. C. Bugbee & Son y Curlett & Cuthbertson San Francisco   California Destruida en el terremoto de San Francisco de 1906 [129]
  Baywood Mansion 1880 Segundo Imperio Pittsburgh   Pensilvania [130][131]
  Castle Rock 1881 Neorrománico J. Morgan Slade Garrison   Nueva York Una residencia privada [132]
  Idle Hour 1882 Neotudor Richard Morris Hunt Oakdale   Nueva York Arrasada en un incendio en 1899 [133]
  Vinland Estate 1882 Neorrománico Peabody & Stearns Newport   Rhode Island Ahora la McAuley Hall, de la Salve Regina University [134]
  Villard Houses 1882 Neorrenacentista McKim, Mead & White Nueva York   Nueva York Ahora es parte del The New York Palace Hotel [135][136]
  Petit Chateau (casa de K. Vanderbilt House) 1882 Estilo château Richard Morris Hunt Nueva York   Nueva York Demolida en 1927 [127]
  Cornelius Vanderbilt II House 1883 Estilo château Richard Morris Hunt George B. Post Nueva York   Nueva York Demolida en 1926 [127]:25
  Florence and Eliza Vanderbilt House 1883 Estilo château John B. Snook Nueva York   Nueva York 680 y 684 Fifth Avenue. Demolida en 1917 y 1925 respectivamente [127]
  Isaac Vail Brokaw House 1883 Estilo château Rose and Stone Nueva York   Nueva York Demolida en 1965
  Nickerson House 1883 Victoriano final Burling & Whitehouse Chicago   Illinois Alberga el Richard H. Driehaus Museum [137]
  W. A. Clark Mansion 1884 Neorrománico Victoriano C. H. Brown Butte   Montana Ahora, un bed and breakfast [138]
  Mansión Winchester 1884 Reina Ana-Victoriano Sarah Winchester San Jose   California Winchester no contrató un arquitecto y amplió el edificio según los azares de la moda [139]
  Mansión Palmer 1885 Neorrománico temprano-neogótico normando Henry Ives Cobb y Charles Sumner Frost Chicago   Illinois Demolida en 1950 [140][141]
  Seaview Terrace 1885 (remodelada en c. 1923) Estilo château Howard Greenley Newport   Rhode Island Propiedad privada , no está abierta a visitas [142]
  Elm Court 1885 Shingle Peabody & Stearns Lenox   Massachusetts [143]
  Rockwood Hall 1886 Isabelino Gervase Wheeler (1849 casa)
Ebenezer L. Roberts y Carrère & Hastings (c. 1890 renovación)
Mount Pleasant   Nueva York Fue la segunda mayor casa de los EE.UU.; Demolida hacia 1941. [144]
  Mansión Carson 1886 Reina Ana Samuel Newsom y Joseph Cather Newsom Eureka   California "Considerada la mejor residencia victoriana de Estados Unidos."[145] [146]
  Mansión James C. Flood 1886 Neoclásico Augustus Laver; Willis Polk San Francisco   California Ahora, sede del Pacific-Union Club [147]
  William G. Low House 1887 Shingle McKim, Mead & White Bristol   Rhode Island Demolida en 1962 [148]
  Hammersmith Farm 1887 Victoriano- Shingle R. H. Robertson
Olmsted Brothers (paisaje)
Newport   Rhode Island Construida para John W. Auchincloss, tío de Hugh D. Auchincloss (padrino de Jacqueline Kennedy) [149]
  Roseland Manor
(también conocida como the Strawberry Banks Manor House)
1887 Estilo château-Reina Ana Arthur Crooks Hampton   Virginia Destruida en un incendio en 1985[150] [150]
  Naumkeag 1887 Shingle Stanford White Stockbridge   Massachusetts [151]
  Castillo Richthofen 1887 Neogótico-Neotudor Alexander Cazin
Maurice Biscoe y Henry Hewitt (1910 renovación)
Jacques Benedict (1924, renovación)
Denver   Colorado Construida para el Barón Walter von Richthofen [152]
  Castillo Searles 1888 Neorrenacentista-Estilo château McKim, Mead & White Great Barrington   Massachusetts Alberga la John Dewey Academy [153]
  Casa de James Bailey 1888 Neorrománico Samuel B. Reed Nueva York   Nueva York Construida para James Anthony Bailey director del Barnum & Bailey Circus [154]
Schwab-Dixon Mansion 1888 Románico richardsoniano Frederick J. Osterling North Braddock   Pensilvania Construida para Charles M. Schwab [155][156][157]
  James J. Hill House 1891 Románico richardsoniano Peabody and Stearns Saint Paul   Minnesota Operada por la Minnesota Historical Society [158]
  Rockhurst (también conocida como Aspen Hall) 1891 Estilo château Peabody & Stearns Newport   Rhode Island Demolida en 1955 para una promoción residencial [159]
  Ochre Court 1892 Estilo château Richard Morris Hunt Newport   Rhode Island Propiedad de la Salve Regina University [160]
  James Hampden Robb and Cornelia Van Rensselaer Robb House 1892 Neorrenacentista italiano McKim, Mead & White Nueva York   Nueva York Ahora, una cooperativa de apartamentos [161]
  Mansión Pabst 1892 Neorrenacentista flamenco George Ferry Milwaukee   Wisconsin Ahora, una casa museo histórica [162]
Holway Mansion 1892 Románico richardsoniano
Reina Ana
Hugo Schick y Gustav Stolze La Crosse   Wisconsin Ahora, un bed and breakfast[163] [164]
  Marble House 1892 Beaux-Arts Richard Morris Hunt Newport   Rhode Island Abierta al público y las visitas por la Preservation Society of Newport County [165][166]
  Rough Point 1892 Inglés señorial Peabody & Stearns Newport   Rhode Island Construida para Frederick William Vanderbilt; propiedad y gestionada por la Newport Restoration Foundation [167]
  Christian Heurich Mansion 1892 Victoriano final Meyers, John Granville Washington, DC   Washington D. C. Anteriormente albergaba la Sociedad histórica de Washington, D.C. [168]
  Maymont 1893 Victoriano Edgerton S. Rogers Richmond   Virginia Ahora, una casa museo histórica y arboretum[169] [170]
  Florham 1893 Neobarroco inglés McKim, Mead & White
Frederick Law Olmsted (pasisaje)
Madison y Florham Park   Nueva Jersey Parte de la Fairleigh Dickinson University [171]
  Wheatleigh 1893 Neorrenacentista Peabody & Stearns Lenox   Massachusetts Gestionada como un hotel [172]
  Ventfort Hall 1893 Neojacobino Rotch & Tilden Lenox   Massachusetts Operada como una casa y museo de la Gilded Age [173]
  Shadow Brook Farm 1893 Neotudor H. Neill Wilson Stockbridge   Massachusetts Arrasada por un fuego en 1956 [174]
  Lauder Greenway Estate 1894 Neorrenacentista francés Greenwich   Connecticut Durante un tiempo, fue la casa más cara de la historia de los Estados Unidos [175]
  Henry T. Sloane House 1894 Neorrenacentista francés Carrère & Hastings Nueva York   Nueva York Propiedad de Hamad bin Khalifa Al Thani, antiguo Emir de Qatar[176]
  George B. Cox House 1894 Italianizante Samuel Hannaford Cincinnati   Ohio Actualmente, sede de la Biblioteca Pública de Cincinnati [177]
  Estherwood 1894 Neorrenacentista Buchman & Deisler Dobbs Ferry   Nueva York Ahora, localizada en el campus de la The Masters School [178]
  Castillo Belcourt 1894 Estilo château Richard Morris Hunt (1894)
John Russell Pope (1910)
Newport   Rhode Island [179]
  The Breakers 1895 Neorrenacentista italiano Richard Morris Hunt Newport   Rhode Island Construida por Cornelius Vanderbilt II, sustituida en 1878 por Breakers mansion (Propiedad de Pierre Lorillard IV) [180]
  Crossways 1895 Neocolonial Dudley Newton Newport   Rhode Island
  Woodlea 1895 Neorrenacentista y Beaux-Arts McKim, Mead & White Briarcliff Manor   Nueva York Ahora, el Sleepy Hollow Country Club [181]
  Alexander Brown House 1895 Románico richardsoniano Gordon Wright Syracuse   Nueva York [182]
  Biltmore 1895 Estilo château Richard Morris Hunt
Frederick Law Olmsted (paisaje)
Asheville   Carolina del Norte Construida por George Washington Vanderbilt II, es la casa privada más grande de Estados Unidos [183]
  Cairnwood 1895 Beaux-Arts Carrère & Hastings Bryn Athyn   Pensilvania Propiedad de la Academy of the New Church [184]
  Castillo Grey Towers 1896 Neogótico Horace Trumbauer Glenside   Pensilvania Ahora, parte de la Arcadia University [185]
  Mrs. William B. Astor House 1896 Neorrenacentista francés Richard Morris Hunt Nueva York   Nueva York Demolida hacia 1926 [186]
Poplar Hill
(también conocida como the Dunnington Mansion)
1897 Victoriano Farmville   Virginia Casa señorial de 790 m² del barón del tabaco Walter Gray Dunnington que ha caído en mal estado[187]
  Brookholt 1897 Neocolonial John Russell Pope East Meadow   Nueva York Destruida en un incendio en 1934 [188]
  Indian Neck Hall 1897 Neogeorgiano Ernest Flagg Oakdale   Nueva York Parte del campus de Long Island de la St. John's University [189]
  Gertrude Rhinelander Waldo House 1898 Neorrenacentista francés Kimball & Thompson Nueva York   Nueva York Ahora es la tienda bandera de Ralph Lauren [190][191]
  William H. Moore House 1898 Neorrenacentista McKim, Mead & White Nueva York   Nueva York Antiguamente sede de la America-Israel Cultural Foundation [192]
  Oliver Gould Jennings House 1898 Beaux-Arts Carrère & Hastings Nueva York   Nueva York Propiedad de Hamad bin Khalifa Al Thani, antiguo Emir de Qatar[176]
  Harry F. Sinclair House 1898 Neogótico francés C. P. H. Gilbert Nueva York   Nueva York Desde 1955, ha sido propiedad de Ukrainian Institute of America [193]
  Stuyvesant Fish House 1898 Italianizante McKim, Mead & White Nueva York   Nueva York Ahora, sede de Bloomberg Philanthropies [194]
  Elstowe Manor 1898 Neorrenacentista italiano Horace Trumbauer Elkins Park   Pensilvania [195]
  Georgian Court 1899 Neogeorgiano Bruce Price Lakewood   Nueva Jersey Ahora, parte de la Georgian Court University [196]
Henry W. Poor House (también conocida como Poor's Palace and Woodland) 1899 Neojacobino T. Henry Randall Tuxedo Park   Nueva York Última propiedad de Henry Morgan Tilford [197]
  Hyde Park 1899 Beaux-Arts McKim, Mead & White Hyde Park   Nueva York Propiedad y operada por el National Park Service (Vanderbilt Mansion National Historic Site) [198][199]
  Lynnewood Hall 1900 Neoclásico Horace Trumbauer Elkins Park   Pensilvania Predominantemente vacía desde 1952
Berryman Mansion 1900 Neocolonial Smithfield   Virginia Construida para P.D. Gwaltney como regalo de boda para su hija que se casaba con F.R. Berryman.[200] [200]
  P. D. Gwaltney Jr. House 1901 Reina Ana Smithfield   Virginia Perteneció a la familia Gwaltney hasta 2016.[201] [202]
  Idle Hour 1901 Rural inglés Richard Howland Hunt Oakdale   Nueva York Antiguamente parte del Dowling College [133]
  Waldheim 1901 Neotudor Olmstead Brothers (grounds) Scarborough-on-Hudson   Nueva York Vendida en 1946, subdividida en lotes residenciales, y derribada en 1955 [203]
  Casa Benjamin N. Duke 1901 Beaux-Arts Welch, Smith & Provot Nueva York   Nueva York Propiedad de Carlos Slim [204]
  Andrew Carnegie Mansion 1901 Neocolonial-Neogeorgiano Babb, Cook & Willard Nueva York   Nueva York Ahora, alberga el Cooper-Hewitt, Smithsonian Design Museum [205]
  Townsend House 1901 Beaux-Arts Carrère & Hastings Washington, DC   Washington D. C. Alberga el Cosmos Club desde 1952 [206]
  Vernon Court 1901 clasicismo francés Carrère & Hastings Newport   Rhode Island Ahora, sede del National Museum of American Illustration.[207] [208]
  The Elms 1901 neo clasicismo Horace Trumbauer Newport   Rhode Island Abierta al público y gestionada por la Preservation Society of Newport County [209][210]
  Rosecliff 1902 Neobarroco francés McKim, Mead & White Newport   Rhode Island Abierta al público y conservada por la Preservation Society of Newport County [211]
  Mansión Joseph Raphael De Lamar 1902 Beaux-Arts C. P. H. Gilbert Nueva York   Nueva York Adquirida por la República de Polonia en 1973 alberga su Consulado General [212]
  Harbor Hill 1902 Neorrenacentista francés McKim, Mead & White Roslyn   Nueva York Demolida en 1947 [213]
  Harry E. Donnell House 1902 Neotudor Harry E. Donnell; Randall & Miller Eatons Neck   Nueva York [214]
  Whitehall 1902 Beaux-Arts Pottier & Stymus, Carrère & Hastings Palm Beach   Florida Abierta al público para visitas [215]
  The Mount 1902 Neogeorgiano Ogden Codman, Jr. y Francis L.V. Hoppin
Beatrix Farrand (paisaje)
Lenox   Massachusetts Casa de Edith Wharton; abierta al público [216]
  Isabella Stewart Gardner House 1902 Neorrenacentista Willard T. Sears Boston   Massachusetts Alberga el Isabella Stewart Gardner Museum [217]
  Rutherfurd Hall 1902 Neotudor Whitney Warren
Olmsted Brothers (paisaje)
Allamuchy   Nueva Jersey Propiedad y gestionada por el Allamuchy School District [218]
  Blairsden 1903 Neorrenacentista francés Carrère & Hastings Peapack-Gladstone   Nueva Jersey Anteriormente casa de retiro de las Sisters of St. John the Baptist [219]
  Walsh-McLean House 1903 Washington, DC   Washington D. C. Ahora, Embajada de Indonesia [220]
  Old Governor's Mansion 1904 Neocolonial-Neogeorgiano-Ecléctico Frank Packard Columbus   Ohio Ahora, alberga la Columbus Foundation [221]
  Laurelton Hall 1905 Art Nouveau Louis Comfort Tiffany Laurel Hollow   Nueva York Arrasada por un incendio en 1957 [222]
  James A. Burden House 1905 Neorrenacentista italiano Warren & Wetmore Nueva York   Nueva York Ahora, alberga la escuela inferior del Convento del Sagrado Corazón [223]
  Morton F. Plant House 1905 Neorrenacentista Robert W. Gibson
Thierry W. Despont (renovaciones)
Nueva York   Nueva York Ahora, una tienda Cartier[224] [225]
  Anderson House 1905 Beaux-Arts Little & Browne Washington, DC   Washington D. C. Ahora, alberga la sede principal de la Society of the Cincinnati [226][227]
  Casa Felix M. Warburg 1906 Estilo château C. P. H. Gilbert Nueva York   Nueva York Ahora, alberga el Jewish Museum [228]
Cedar Hall 1906 Reina Ana Vance & Allen[229] Hampton   Virginia Demolida en 1976.[229] [230][231]
  McCook Mansion 1906 Neojacobino Pittsburgh   Pensilvania Un hotel boutique y miembro de Historic Hotels of America [232]
  Charles M. Schwab House 1906 Beaux-Arts Maurice Hébert Nueva York   Nueva York Demolida en 1947 [233]
  George J. Gould House 1906 Neorrenacentista francés Horace Trumbauer Nueva York   Nueva York Demolida y remplazada por un edificio de oficinas en 1963 [234]
  Westbury House 1906 Neocarolino George A. Crawley Old Westbury   Nueva York Una casa museo abierta a visitas [235]
  Laurel Court 1907 Beaux-Arts, Neorrenacimiento James Gamble Rogers Cincinnati   Ohio Una residencia privada que puede visitarse mediante reservas [236]
  Glensheen Mansion 1908 Neojacobino Clarence H. Johnston Sr. Charles W. Leavitt, Jr. Duluth   Minnesota Operada por la University of Minnesota Duluth como una casa museo histórica [237]
  residencia Huntington 1909 estilo mediterráneo Myron Hunt San Marino   California Antigua residencia de Henry E. Huntington, ahora una galería de arte. [238]
  Nemours 1909 Neoclásico francés Carrère & Hastings Wilmington   Delaware Propiedad de Nemours Foundation [239]
  Arden 1909 Carrère & Hastings Harriman   Nueva York Propiedad de Research Center on Natural Conservation [240][241][242]
  Mrs. O. H. P. Belmont House 1909 Neoclásico Hunt & Hunt Nueva York   Nueva York Demolida en 1951 [243][244]
  Perry Belmont House 1909 Beaux-Arts Ernest-Paul Sanson Washington, DC   Washington D. C. Cuartel general del General Grand Chapter de la Order of the Eastern Star [245][246]
  The Casements 1910 estilo Shingle Ormond Beach   Florida Propiedad de la ciudad de Ormond Beach y usada como centro cultural y parque [247]
Melmar 1910 neo clasicismo Huntingdon Valley   Pensilvania Construida por Nicholas Biddle y Sarah Lippincott [248][249][250]
  William A. Clark House 1911 Beaux-Arts Estilo château Austin W. Lord, J. Monroe Hewlett, Washington Hull Nueva York   Nueva York Demolida en 1927 [251]
  Bellefontaine Mansion 1912 Beaux-Arts Carrère & Hastings Lenox   Massachusetts Ahora, parte de Canyon Ranch [252]
  Swannaoa 1912 Neorrenacentista italiano Baskerville & Noland Nelson   Virginia [253]
  Palacio Hempstead (también conocido como castillo Gould) 1912 Neogótico August Allen Sands Point   Nueva York Iniciada por Howard Gould y completada por Daniel Guggenheim [254]
  Kykuit 1913 Neocolonial Delano & Aldrich
William Welles Bosworth (renovación)
Pocantico Hills   Nueva York Propiedad de la National Trust for Historic Preservation [255]
  Villa Vizcaya 1914 estilo mediterráneo y Neobarroco ll Hoffman]]
Paul Chalfin (proyecto)
Diego Suárez (paisaje)
Miami   Florida Alberga el Miami Dade Art Museum [256]
  Moreland-Hoffstot House 1914 Neorrenacentista francés Irwin, Paul Pittsburgh   Pensilvania [257]
  Henry Clay Frick House 1914 Beaux-Arts Carrère & Hastings Nueva York   Nueva York Ahora, Alberga la Frick Collection [258]
  Willard D. Straight House 1915 Neogeorgiano Delano & Aldrich Nueva York   Nueva York Ahora, residencia privada de Bruce Kovner [259][260]
  Stan Hywet Hall 1915 Neotudor Schneider, Charles S.; Manning, Warren H. Akron   Ohio Construida por Frank Seiberling [261]
  Filoli 1915 Neogeorgiano Willis Polk Woodside   California Propiedad de la National Trust for Historic Preservation y abierta al público [262]
  Edward Hamlin Everett House 1915 Beaux-Arts George Oakley Totten Jr. Washington, DC   Washington D. C. Anteriormente la Embajada de Turquía, ahora es la residencia del embajador [263]
  Miramar 1915 Neoclásico francés Horace Trumbauer Newport   Rhode Island Jardines diseñados por el arquitecto paisajista Jacques Gréber [264]
  Branch House 1916 Neotudor- Neojacobino John Russell Pope con
Otto R. Eggers
Richmond   Virginia Oficinas de la Virginia Society del American Institute of Architects (VSAIA) y Sección del Museum of Architecture and Design.[265] [266]
  Carolands[267] 1916 Beaux-Arts-neo clasicismo Ernest Sanson Hillsborough   California Propiedad de Carolands Foundation y abierta al público
  DuPont-Guest Estate (también conocida como White Eagle) 1916 Neogeorgiano Carrère & Hastings Brookville   Nueva York Desde 1972, es parte del campus de la Old Westbury del New York Institute of Technology [268]
Southways Estate 1918 Neogeorgiano y Neotudor Harrie T. Lindeberg Orono, Lake Minnetonka   Minnesota Construida por John S. Pillsbury; demolida en 2018 [269]
  Otto H. Kahn House 1918 Neorrenacentista italiano J. Armstrong Stenhouse, C. P. H. Gilbert Nueva York   Nueva York Modelada según el Palacio de la Cancillería en Roma [270]
  Beacon Towers 1918 Neogótico Estilo château Hunt & Hunt Sands Point   Nueva York Demolida en 1945 [271]
  Castillo Oheka 1919 Estilo château Delano & Aldrich
Olmsted Brothers (paisaje)
West Hills   Nueva York Miembro de Historic Hotels of America [272]
  Westbourne 1919 Neogeorgiano W. Duncan Lee Richmond   Virginia Jardines diseñados por el arquitecto paisajista Charles F. Gillette [273]
Merrywood 1919 Neogeorgiano McLean   Virginia Casa de la niñez de Jacqueline Kennedy Onassis; Jardines diseñados por la arquitecta paisajista Beatrix Farrand[274] [275]
  Castillo Hearst 1919-1947 Neocolonial español, estilo mediterráneo Julia Morgan San Simeon   California Construida por William Randolph Hearst [276]
  Inisfada 1920 Neotudor John T. Windrim North Hills   Nueva York Demolida en diciembre de 2013 [277]
  Whitemarsh Hall 1921 Neogeorgiano Horace Trumbauer Wyndmoor   Pensilvania Demolida en 1980 [278]
  Lillian Sefton Dodge Estate (también conocida como Sefton Manor and Mill Neck Manor) 1922 Neotudor Clinton and Russell Mill Neck   Nueva York Ahora, la Mill Neck Manor Lutheran School for the Deaf [279]
  Poplar Hill 1925 Neorrenacentista francés Charles A. Platt Glen Cove   Nueva York Ahora, un centro de rehabilitación [280]
  Bois Doré 1927 Château francés Charles A. Platt Newport   Rhode Island Más adelante propiedad de los herederos de Carolyn Mary Skelly [281]
  Pinecroft 1928 Neotudor Dwight James Baum Cincinnati   Ohio Construida por Powel Crosley, Jr. [282]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Christopher M. Nichols, Nancy C. Unger. A Companion to the Gilded Age and Progressive Era. John Wiley & Sons, 2017. p. 7.
  2. Hudson, Winthrop S. (1965). Religion in America. New York: Charles Scribner's Sons. pp. 228–324. 
  3. Stephen E. Ambrose, Nothing Like It in the World; The Men Who Built the Transcontinental Railroad 1863–1869 (2000)
  4. Kennedy, Paul M. (1989). The rise and fall of the great powers: economic change and military conflict from 1500 to 2000. Vintage Books. pp. 242–44. ISBN 978-0679720195. 
  5. Clark, Cynthia L. (2011). The American Economy: A Historical Encyclopedia. ABC-CLIO. p. 397. ISBN 9781598844610. 
  6. DiLorenzo, Thomas J. (1985). "The Origins of Antitrust: An Interest-Group Perspective," International Review of Law and Economics. Elsevier Inc. pp. 73-90. 
  7. Daniel Hovey Calhoun, The American Civil Engineer: Origins and Conflicts (1960)
  8. a b Chandler, Alfred D., Jr. (1965). «The Railroads: Pioneers in Modern Corporate Management». Business History Review 39 (1): 16-40. JSTOR 3112463. doi:10.2307/3112463. 
  9. Walter Licht, Working for the Railroad: The Organization of Work in the Nineteenth Century (1983)
  10. Richard R. John, Network Nation: Inventing American Telecommunications (2010)
  11. Hunter, Louis C.; Bryant, Lynwood (1991). A History of Industrial Power in the United States, 1730–1930, Vol. 3: The Transmission of Power. Cambridge, Massachusetts, London: MIT Press. ISBN 978-0-262-08198-6. (requiere registro). 
  12. Harold F. Williamson, The American Petroleum Industry 1859–1899 The Age of Illumination (1959)
  13. Adams, Henry (1918). «The Press (1868)». The Education of Henry Adams. p. 240. Consultado el 11 de mayo de 2017. 
  14. Jenks, Leland H. (1944). «Railroads as an Economic Force in American Development». The Journal of Economic History 4 (1): 1-20. JSTOR 2113700. doi:10.1017/S002205070008400X. 
  15. Edward C. Kirkland, Industry comes of age: Business, labor, and public policy, 1860–1897 (1961) pp. 52, 68–74.
  16. Chandler, Alfred D. (1954). «Patterns of American Railroad Finance, 1830–50». The Business History Review 28 (3): 248-263. JSTOR 3111573. doi:10.2307/3111573. 
  17. Kirkland, Industry comes of age (1961) pp. 57–68.
  18. Jenks, Leland H. (1951). «Capital Movement and Transportation: Britain and American Railway Development». The Journal of Economic History 11 (4): 375-388. JSTOR 2113694. doi:10.1017/S0022050700085119. 
  19. Saul Engelbourg, The man who found the money: John Stewart Kennedy and the financing of the western railroads (1996).
  20. Alfred D. Chandler and Stephen Salsbury. "The railroads: Innovators in modern business administration." in Bruce Mazlish, ed., The Railroad and the Space Program (MIT Press, 1965) pp. 127–62
  21. Licht, Walter (1983). Working for the Railroad: The Organization of Work in the Nineteenth Century. Princeton University Press. pp. 262–63, 289. ISBN 978-0691609973. (requiere registro). 
  22. Gary S. Cross and Rick Szostak, Technology and American society: A history (2005) p. 102.
  23. Robert Zussman, Mechanics of the middle class: work and politics among American engineers (1985).
  24. Condit, Carl W. (1975). «Cincinnati Passenger Stations Before 1930». Railroad History (132): 5-36. JSTOR 43520516. 
  25. George H. Douglas, All Aboard! The Railroad in American Life (1992), chapter 5
  26. Miller, George H. (1954). «Origins of the Iowa Granger Law». The Mississippi Valley Historical Review 40 (4): 657-680. JSTOR 1895862. doi:10.2307/1895862. 
  27. Douglas, All Aboard! (1992), chapter 10.
  28. Richard B. Rice, William A. Bullough, and Richard J. Orsi, The elusive Eden: A new history of California (1988) p. 247.
  29. Drabelle, Dennis (2012). The Great American Railroad War: How Ambrose Bierce and Frank Norris Took On the Notorious Central Pacific Railroad. St. Martin's Press. p. 178. ISBN 9781250015051. 
  30. Walsh, Margaret (1977). «Pork Packing as a Leading Edge of Midwestern Industry, 1835–1875». Agricultural History 51 (4): 702-717. JSTOR 3741757. 
  31. Cronon, William (2009). Nature's Metropolis: Chicago and the Great West. W. W. Norton. p. 254. ISBN 9780393072457. 
  32. Edward C. Kirkland, Industry Comes of Age: Business, Labor, and Public Policy, 1860–1897 (1961) pp. 400–05.
  33. Kennedy, Paul (1987). The Rise and Fall of the Great Powers. New York: Random House. p. 242. ISBN 978-0-394-54674-2. (requiere registro). 
  34. Kennedy, Paul (1987). The Rise and Fall of the Great Powers. New York: Random House. p. 243. ISBN 978-0-394-54674-2. (requiere registro). 
  35. Mosler, David; Catley, Robert (2000). Global America: Imposing Liberalism on a Recalcitrant World. Praeger. p. 44. ISBN 978-0-275-96662-1. 
  36. Kennedy, Paul (1987). The Rise and Fall of the Great Powers. New York: Random House. p. 243. ISBN 978-0-394-54674-2. (requiere registro). 
  37. Mosler, David; Catley, Robert (2000). Global America: Imposing Liberalism on a Recalcitrant World. Praeger. p. 44. ISBN 978-0-275-96662-1. 
  38. Stead, W. T. (1901). The Americanization of the World. Horace Markley. p. 381. 
  39. Review of Jack Beatty, Age of Betrayal: The Triumph of Money in America, 1865–1900. Kirkus Reviews. February 15, 2007. 
  40. Zinn, Howard (2005). «11: Robber Barons and Rebels». A People's History of the United States. New York: Harper Perennial Modern Classics. pp. 253–95. ISBN 978-0-06-083865-2.  Parámetro desconocido |title-link= ignorado (ayuda)
  41. Burton W. Folsom, The Myth of the Robber Barons: A New Look at the Rise of Big Business in America (1991).
  42. Harris, Neil (1962). «The Gilded Age Revisited: Boston and the Museum Movement». American Quarterly 14 (4): 545-66. JSTOR 2710131. doi:10.2307/2710131. 
  43. Cashman, Sean (1993). America in the Gilded Age: Third Edition. New York University Press. p. 42. ISBN 978-0814714959. 
  44. William A. Link; Susannah J. Link, eds. (2012). The Gilded Age and Progressive Era: A Documentary Reader. Wiley-Blackwell. p. 70. ISBN 978-1444331394. 
  45. U.S. Bureau of the Census, Historical Statistics of the United States (1976) series F1–F5.
  46. Milton Friedman, Anna Jacobson Schwartz, A monetary history of the United States, 1867–1960 (1971) p. 93
  47. Tregarthen, Timothy D.; Rittenberg, Libby (1999). Macroeconomics (2nd edición). Worth Publishers. p. 177. ISBN 9781572594197. 
  48. 1890 Census Bulletin (11th Census). United States Census Office. 1892. p. 2. 
  49. Clarence D. Long, Wages and Earnings in the United States, 1860–1890 (NBER, 1960) p 144; U.S. Bureau of the Census, Historical Statistics of the United States (1976) series D736
  50. Shergold, Peter R. (1982). Working-Class Life: The "American Standard" in Comparative Perspective, 1899–1913. University of Pittsburgh Press. pp. 5–7, 222, 224. ISBN 978-0822976981. (requiere registro). 
  51. Fraser, Steve (2015). The Age of Acquiescence: The Life and Death of American Resistance to Organized Wealth and Power. Little, Brown and Company. p. 66. ISBN 978-0316185431. 
  52. a b c Glickman, Lawrence B. (1999). A Living Wage: American Workers and the Making of Consumer Society. Cornell University Press. p. 19. ISBN 978-0801486142. 
  53. Tindall, George Brown and Shi, David E. (2012). America: A Narrative History (Brief Ninth Edition) (Vol. 2). W. W. Norton & Company. ISBN 0393912671 p. 589
  54. a b Fraser, Steve (2015). The Age of Acquiescence: The Life and Death of American Resistance to Organized Wealth and Power. Little, Brown and Company. p. 66. ISBN 978-0316185431. 
  55. Zinn, Howard (2005). A People's History of the United States. New York: Harper Perennial Modern Classics. p. 264. ISBN 978-0-06-083865-2. 
  56. Zinn, Howard (2005). «13 The Socialist Challenge». A People's History of the United States. New York: Harper Perennial Modern Classics. pp. 321–357. ISBN 978-0-06-083865-2. 
  57. Piketty, Thomas (2014). Capital in the Twenty-First Century. Belknap Press. pp. 348–50, 506. ISBN 978-0674430006.  Parámetro desconocido |title-link= ignorado (ayuda)
  58. Sutch, Richard (January 25, 2016). «The Accumulation, Inheritance, and Concentration of Wealth during the Gilded Age: An Exception to Thomas Piketty's Analysis». UCR Emeriti/ae Association Orbach Science Library. 
  59. Zinn, Howard (2005). A People's History of the United States. New York: Harper Perennial Modern Classics. p. 256. ISBN 978-0-06-083865-2. 
  60. a b Tindall, George Brown and Shi, David E. America: A Narrative History (Brief 9th ed. 2012) vol 2 p. 590
  61. Licht, Walter (1977). Nineteenth-century American Railwaymen: A Study in the Nature and Organization of Work. Princeton UP. pp. 190-91. 
  62. Melvyn Dubofsky and Foster Rhea Dulles, Labor in America: a history (2010 and earlier editions)
  63. Gwendolyn Mink, Old Labor and New Immigrants in American Political Development: Union, Party and State, 1875–1920 (1990)
  64. Paul Michel Taillon (2009). Good, Reliable, White Men: Railroad Brotherhoods, 1877–1917. 
  65. Bacon, Katie (June 12, 2007). The Dark Side of the Gilded Age. The Atlantic. Retrieved March 23, 2014.
  66. Robert V. Bruce, 1877: Year of Violence (1957), the standard scholarly history.
  67. Brier, Stephen, producer & director (1984). 1877, The Grand Army of Starvation (Documentary). American Social History Productions, inc. Consultado el September 28, 2013. 
  68. Zinn, Howard (2005). A People's History of the United States. New York: Harper Perennial Modern Classics. p. 272. ISBN 978-0-06-083865-2. «But to this day it has not been discovered who threw the bomb.» 
  69. a b Tindall, George Brown; Shi, David E. (2012). America: A Narrative History 2 (Brief Ninth edición). W. W. Norton & Company. p. 596. ISBN 978-0393912678. 
  70. Robert E. Weir, Beyond Labor's Veil: The Culture of the Knights of Labor (1996)
  71. Tindall, George Brown and Shi, David E. (2012). America: A Narrative History (Brief Ninth Edition) (Vol. 2). W. W. Norton & Company. ISBN 0393912671 p. 595
  72. Montgomery, David (1980). «Strikes in Nineteenth-Century America». Social Science History 4 (1): 81-104. JSTOR 1170880. doi:10.1017/S0145553200018812. 
  73. Almont Lindsey, The Pullman Strike: The Story of a Unique Experiment and of a Great Labor Upheaval (1943)
  74. Livesay, Harold C. (1993). Samuel Gompers and Organized Labor in America. 
  75. Wicker, Elmus (2006). Banking panics of the gilded age. Cambridge University Press. Archivado desde el original el March 23, 2014. Consultado el March 23, 2014.  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda)
  76. Calhoun, Charles W. (2010). From Bloody Shirt to Full Dinner Pail: The Transformation of Politics and Governance in the Gilded Age. New York: Hill & Wang. ISBN 978-0809047932. 
  77. Wilson, James Q.; Dilulio Jr., John J.; Bose, Meena (2012). American Government: Institutions and Policies. Cengage Learning. p. 190. ISBN 978-1111830014. 
  78. a b Jaycox, Faith (2005). The Progressive Era. Infobase Publishing. p. 78. ISBN 9781438108865. 
  79. Tindall, George Brown; Shi, David E. (2012). America: A Narrative History 2 (Brief Ninth edición). W. W. Norton. p. 578. 
  80. Zinn, Howard (2005). A People's History of the United States. New York: Harper Perennial Modern Classics. p. 258. ISBN 978-0-06-083865-2.  Parámetro desconocido |title-link= ignorado (ayuda)
  81. Summers, Mark Wahlgren (1993). The Era of Good Stealings. New York: Oxford University Press. pp. 4, 303. ISBN 978-0195075038. 
  82. MacDonald, Scott B.; Hughes, Jane E. (2007). Separating Fools from Their Money: A History of American Financial Scandals. Transaction. pp. 37–82. ISBN 978-0765803566. 
  83. Ward, Geoffrey C. (2012). A Disposition to Be Rich: How a Small-Town Pastor's Son Ruined an American President, Brought on a Wall Street Crash, and Made Himself the Best-Hated Man in the United States. Alfred A. Knopf. ISBN 978-0-679-44530-2. «The author is his subject's great-grandson». 
  84. Nevins, Allan (1927). The Emergence of Modern America, 1865–1878. pp. 178–202. (requiere registro). 
  85. Kohn, George C. (2001). The New Encyclopedia of American Scandal. Infobase Publishing. pp. 43, 84. ISBN 978-1438130224. 
  86. Beito, Linda Royster; Beito, David T. (Spring 2000). «Gold Democrats and the Decline of Classical Liberalism, 1896–1900». Independent Review 4: 555-75. 
  87. Painter, Nell Irvin (1989). Standing at Armageddon: The United States, 1877–1919. W. W. Norton. p. 80. ISBN 978-0393305883. (requiere registro). 
  88. «Politics in the Gilded Age». The Saylor Academy. June 19, 2010. 
  89. AP US History. «The Politics of the Gilded Age». Los Alamitos, California: Unified School District. Archivado desde el original el 12 de abril de 2019. Consultado el January 5, 2016. 
  90. a b Kennedy, David M.; Cohen, Lizabeth (2013). The American Pageant – A History of the American People (Fifteenth edición). Cengage Advantage Books. p. 486. ISBN 978-1-133-95972-4. Consultado el January 5, 2016. 
  91. Kennedy, David M.; Cohen, Lizabeth (2016). American Pageant: Since 1865 2. Boston: Cengage Learning. pp. 508-09. ISBN 978-1-305-07592-4. Consultado el January 5, 2016. 
  92. Harrell Jr., David Edwin (2005). Unto a Good Land: A History of the American People, Volume 2: From 1865. Wm. B. Eerdmans. p. 695. ISBN 978-0802829450. 
  93. a b Kleppner, Paul (1979). The Third Electoral System 1853–1892: Parties, Voters, and Political Cultures. Chapel Hill: The University of North Carolina Press. p. 182. ISBN 978-0-8078-6554-5. 
  94. Summers, Mark W. (2000). «Chapter 1». Rum, Romanism, and Rebellion: The Making of a President, 1884. University of North Carolina Press. ISBN 978-0-8078-4849-4. 
  95. Finkelman, Paul (2001). Encyclopedia of the United States in the Nineteenth Century: Grand tour-presidency 2. Simon and Schuster. p. 515. ISBN 978-0684805009. 
  96. Whyte, William Foote (2006). «The Bennett Law Campaign in Wisconsin». Wisconsin Magazine of History 10 (4).  Parámetro desconocido |orig-year= ignorado (ayuda)
  97. Jensen, Richard J. (1971). The Winning of the Midwest: Social and Political Conflict, 1888–1896. U. of Chicago Press. pp. 89-110. ISBN 978-0-226-39825-9. 
  98. Reif, Carol (31 de mayo de 2016). «Documentary About Federal Reserve's Architect Premieres In Briarcliff». Briarcliff Daily Voice. Consultado el 31 de mayo de 2016. 
  99. Brenner, Elsa (June 30, 2002). «If You're Thinking of Living In/Scarborough; Where Plutocrats Enjoyed a River View». The New York Times. Consultado el 5 de mayo de 2014. 
  100. Clermont State Historic Site (26 July 2015). «Something Old; Something New: When a Colonial Revival Drawing Catches You Off Guard». Clermont State Historic Site. Consultado el 16 de septiembre de 2020. 
  101. Clermont State Historic Site (30 December 2014). «Winging It: The Secrets of Clermont's South Wing». Clermont State Historic Site. Consultado el 16 de septiembre de 2020. 
  102. Merkel, Jayne (Spring 1988). «The Baum-Taft House: A Historiography». Queen City Heritage: 33-50. Consultado el 15 de septiembre de 2020. 
  103. «Ogden Mills & Ruth Livingston Mills State Park». NYS Office of Parks, Recreation & Historic Preservation. Consultado el February 28, 2016. 
  104. «Lyndhurst». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. Archivado desde el original el March 22, 2009. Consultado el September 15, 2007. 
  105. «Kingscote». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. Archivado desde el original el 12 de agosto de 2009. Consultado el 28 de junio de 2008. 
  106. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 23 de enero de 2007. 
  107. «"Malbone" (J. Prescott Hall-Henry Bedlow House)». loc.gov. Historic American Buildings Survey National Park Service Department of the Interior. Consultado el 20 de noviembre de 2019. 
  108. «MRS. WILLIAM ASTOR ENTERTAINS.; Reception at Beechwood, Newport, for Her Granddaughter, Miss Van Alen.». The New York Times. 15 August 1896. Consultado el 14 de noviembre de 2019. 
  109. Flynn, Sean (February 12, 2019). «Tech tycoon Larry Ellison buys another Newport estate». Providence Journal (en inglés). Consultado el 14 de noviembre de 2019. 
  110. Leskin, Paige (June 1, 2019). «Oracle billionaire Larry Ellison has an incredible real estate portfolio — take a look at his properties in Silicon Valley, Japan, Hawaii, and more». Business Insider. Consultado el 14 de noviembre de 2019. 
  111. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  112. «Hudson River Historic District». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. 14 de septiembre de 2007. Archivado desde el original el 1 de septiembre de 2012. 
  113. «Chateau-sur-Mer». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. Archivado desde el original el 12 de agosto de 2009. Consultado el 21 de febrero de 2008. 
  114. NHL Summary (enlace roto disponible en este archivo).
  115. «NHL Summary». Archivado desde el original el 14 de noviembre de 2007. 
  116. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  117. Historic Landmark Plaques 1968–2009. Pittsburgh, PA: Pittsburgh History & Landmarks Foundation. 2010. Consultado el 18 de agosto de 2011. 
  118. «Frederic E. Church House (Olana)». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. September 11, 2007. Archivado desde el original el 25 de mayo de 2008. Consultado el September 19, 2007. 
  119. Belmore, Ryan (20 February 2016). «Fairholme Sells For Second Time in 12 Months, This Time for $16.1 Million». What'sUpNewp (What'sUpNewp). Consultado el 21 October 2018. 
  120. «William Watts Sherman House». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. Consultado el 29 de junio de 2008. 
  121. «The Calhoun Mansion». News & Courier (Charleston, South Carolina). December 12, 1914. p. 3. Consultado el April 28, 2014. 
  122. «NRHP nomination for Charles H. Baldwin House». Rhode Island Preservation. Consultado el 4 de noviembre de 2014. 
  123. Lynn Beebe Weaver (January 1972). «National Register of Historic Places Registration: John Bond Trevor House». New York State Office of Parks, Recreation and Historic Preservation. Consultado el 1 de enero de 2011.  See also: «Accompanying three photos». 
  124. Smith, Dave (3 de noviembre de 2011). «Ask Dave». D23. Archivado desde el original el 4 de noviembre de 2011. Consultado el 4 de noviembre de 2011. 
  125. «PCAD - Hopkins, Mark, Jr., and Mary Sherwood, House, Nob Hill, San Francisco, CA». pcad.lib.washington.edu. Pacific Coast Architecture Database. Consultado el 16 de septiembre de 2020. 
  126. «The beautiful landmarks you won't believe were torn down – and what replaced them». The Telegraph. 17 October 2018. Consultado el 16 de septiembre de 2020. 
  127. a b c d Kathrens, Michael C. (2005). Great Houses of New York, 1880-1930. New York: Acanthus Press. ISBN 978-0-926494-34-3. 
  128. Lewis, Arnold (2013). American Country Houses of the Gilded Age: (Sheldon's "Artistic Country-Seats") (en inglés). Courier Corporation. p. 33. ISBN 9780486141213. Consultado el 19 February 2018. 
  129. «PCAD - Crocker, Charles C. and Mary Ann Deming, House, Nob Hill, San Francisco, CA». pcad.lib.washington.edu. Pacific Coast Architecture Database. Consultado el 16 de septiembre de 2020. 
  130. «Local Historic Designations». Pittsburgh: Pittsburgh History & Landmarks Foundation. Consultado el 15 de agosto de 2011. 
  131. Historic Landmark Plaques 1968-2009. Pittsburgh, PA: Pittsburgh History & Landmarks Foundation. 2010. Consultado el 5 de agosto de 2011. 
  132. Gobrecht, Larry (15 de octubre de 1977). «National Register of Historic Places nomination, Castle Rock». New York State Office of Parks, Recreation and Historic Preservation. Consultado el 30 de julio de 2008. 
  133. a b «Idle Hour, Town of Islip, Suffolk County». preservationlongisland.org. Preservation Long Island. 27 December 2017. Consultado el 23 October 2019. 
  134. «Peabody & Stearns | Schools». Archivado desde el original el 25 de febrero de 2007. Consultado el 24 de septiembre de 2006. 
  135. Christopher, Gray (21 Dec 2003). «Streetscapes/Madison Avenue Between 50th and 51st Street; A Landmark 6-Home Complex in Dark Brownstone». New York Times. Consultado el 9 December 2016. 
  136. «Historic New York City Hotel». New York Palace. Consultado el 17 de enero de 2014. 
  137. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 23 de enero de 2007. 
  138. «National Register of Historic Places, Silver Bow County, Montana». Consultado el 23 de enero de 2007. 
  139. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 23 de enero de 2007. 
  140. Grossman, Ron (August 29, 2005). «Chicago's Seven Lost Wonders». Chicago Tribune. Consultado el 30 de septiembre de 2007. 
  141. Benjamin, Susan; Stuart Cohen (2008). Great Houses of Chicago: 1871-1921. New York: Acanthus Press. ISBN 978-0-926494-39-8. 
  142. Yarnall, James L. (2005). Newport Through Its Architecture: A History of Styles from Postmedieval to Postmodern (en inglés). UPNE. p. 161. ISBN 978-1-58465-491-9. 
  143. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 9 de julio de 2010. 
  144. «"Rockwood Hall", the Magnificent Country Seat of Mr. and Mrs. William Rockefeller». The New York Times. December 13, 1895. Consultado el 31 de mayo de 2018. 
  145. «Carson House, Eureka, Humboldt, CA». Historic American Building Surveys, Engineering Records, Landscape Surveys Prints and Photographs Online Catalog. Library of Congress. 2013. Consultado el 21 de septiembre de 2011. 
  146. Newsom, Samuel; Newsom, Joseph C.; Gebhard, David (1979). Samuel and Joseph Cather Newsom: Victorian architectural imagery in California, 1878–1908 : UCSB Art Museum, Santa Barbara, April 4 through May 6, 1979, the Oakland Museum, Oakland, May 22 through August 12, 1979. The CSB Museum and The Oakland Museum. 
  147. «James C. Flood Mansion». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. Archivado desde el original el 14 de noviembre de 2007. Consultado el 17 de noviembre de 2007. 
  148. «Low, William G., House (supplemental materials)». Historic American Buildings Survey. Washington, D.C.: Library of Congress. May 1975. 
  149. «Jackie's Family Farm». Forbes.com. Consultado el 31 de mayo de 2009. 
  150. a b «National Register of Historic Places Inventory -- Nomination Form: Roseland Manor». Virginia Department of Historic Resources. Consultado el October 16, 2015. 
  151. Broderick, Mosette (2010). Triumvirate: McKim, Mead & White: Art, Architecture, Scandal, and Class in America's Gilded Age. Stockbridge, MA. pp. 1-31. 
  152. «Richthofen Castle». National Register summary listing. National Park Service. Consultado el April 10, 2017. 
  153. Parrish, Lila (1984). A History of Searles Castle. Great Barrington, MA. pp. 1-31. 
  154. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  155. «Schwab-Dixon Mansion». www.schwixon.com. Schwab-Dixon Mansion. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  156. Houser, Mark (14 de septiembre de 2017). «This Old Pittsburgh House: The Tycoon's Manor». Pittsburgh Magazine. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  157. Pitz, Marylynne (August 3, 2007). «Bruce Dixon has poured years into Schwab home in North Braddock». Pittsburgh Post-Gazette (en inglés). Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  158. Stephen Lissandrello and Cecil McKithan (December 7, 1977), [[[:Plantilla:NHLS url]] National Register of Historic Places Inventory-Nomination: James J. Hill House] (pdf), National Park Service . and Plantilla:NHLS url (646 KiB)
  159. llc, CC inspire. «1886-1895 | Newport Mansions | Rockhurst (1891)». www.newportmansions.org (en inglés). Consultado el 16 de septiembre de 2020. 
  160. «Ochre Court». Salve Regina University. Archivado desde el original el August 10, 2014. Consultado el February 16, 2012. 
  161. Norval, White; Willensky, Elliot; Leadon, Fran (2010). AIA Guide to New York City (5.ª edición). Nueva York: Oxford University Press. ISBN 9780195383867. 
  162. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 9 de julio de 2010. 
  163. «About The Castle». castlelacrossebnb.com. Castle La Crosse Bed and Breakfast. 2 July 2020. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  164. Vian, Jourdan (September 8, 2015). «Imagine living in a Castle on Cass». La Crosse Tribune (en inglés). Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  165. «Marble House». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. Archivado desde el original el August 12, 2009. Consultado el December 12, 2012. 
  166. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 9 de julio de 2010. 
  167. Kathrens, Michael C. (2002) American Splendor: The Residential Architecture of Horace Trumbauer.
  168. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 15 de abril de 2008. 
  169. Calos, Katherine (21 February 2014). «Maymont most-visited museum in Richmond, figures show». Richmond Times-Dispatch. Consultado el 22 February 2014. 
  170. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  171. Carol Bere, Samuel Convissor, and Walter Cummins (2011). Florham: The Lives of an American Estate. Madison, NJ: Friends of Florham. p. 19. ISBN 978-0615567433. 
  172. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 9 de julio de 2010. 
  173. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 9 de julio de 2010. 
  174. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 15 de abril de 2008. 
  175. «Greenwich's Copper Beech Farm sells for unprecedented $120 million». CT Post. Consultado el 28 December 2018. 
  176. a b «Renovated Mega-Mansion Ready to Rule the Upper East Side». Curbed. 21 July 2010. Consultado el 26 December 2016. 
  177. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  178. Kennedy, Karen (de noviembre de 1979). «National Register of Historic Places nomination, Estherwood and Carriage House». New York State Office of Parks, Recreation and Historic Preservation. Consultado el 17 de junio de 2008. 
  179. «Grand Ball at Newport (NYT archives)». The New York Times. 3 de septiembre de 1895. Consultado el 8 de septiembre de 2009. 
  180. «Breakers, The». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. Archivado desde el original el August 12, 2009. Consultado el June 28, 2008.  Parámetro desconocido |df= ignorado (ayuda)
  181. Foreman, John; Stimson, Robbe Pierce (May 1991). «7». The Vanderbilts and the Gilded Age: Architectural Aspirations, 1879–1901 (1st edición). New York (Nueva York): St. Martin's Press. pp. 152-169. ISBN 0-312-05984-1. LCCN 90027083. OCLC 22957281. 
  182. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 23 de enero de 2007. 
  183. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 15 de marzo de 2006. 
  184. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 9 de julio de 2010. 
  185. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 23 de enero de 2007. 
  186. Kathrens, Michael C. (2005). Great Houses of New York, 1880-1930. New York: Acanthus Press. p. 71. ISBN 978-0-926494-34-3. 
  187. «Sealed Bid Auction: 361± Acres of Development Land Prime Opportunity – Woltz & Associates, Inc.». www.woltz.com. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  188. MacKay, Robert B.; Anthony K. Baker; Carol A. Traynor (1997). Long Island Country Houses and Their Architects, 1860-1940. New York: Society for the Preservation of Long Island Antiquities in association with W.W. Norton & Co. pp. 226-227, 359, 485. ISBN 978-0-393-03856-9. 
  189. L, Zach (February 20, 2010). «Indian Neck Hall». OLD LONG ISLAND. Consultado el 15 de septiembre de 2020. 
  190. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 15 de abril de 2008. 
  191. Gray, Christopher (7 October 2010). «From a Mysterious Mansion to a Ralph Lauren Store». The New York Times. Consultado el 15 de septiembre de 2020. 
  192. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  193. Gray, Christopher (3 de noviembre de 1996). «Limestone Remnant of Fifth Avenue's Chateau Days». The New York Times. Consultado el 15 de septiembre de 2020. 
  194. Cardwell, Diane. "Mayor to Put His Charity in Upper East Side Building " The New York Times (July 2, 2006)
  195. Lin, Jennifer (October 6, 2012). «Elkins estate buyer agrees to bankruptcy dismissal». Philadelphia Inquirer. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  196. «Georgian Court». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. 23 de junio de 2008. Archivado desde el original el 6 de diciembre de 2007. 
  197. «500 Present at Annual Autumn Ball at Tuxedo Club; Seven Girls Make Debuts and Are Honored at Parties; Mrs. Henry Morgan Tilford Is Hostess for Debutantes in Her Home at One of the Largest Dinners Given in Park in Years Many Dinners Are Given Committee Honored Among Guests at Ball F. W. Murrays Jr. Hosts Guests of David Wagstaffs A. B. Dukes Entertain In S. G. Mortimer Party 500 ARE PRESENT AT AUTUMN BALL DEBUTANTES OF TUXEDO PARK PRESENTED AT THE ANNUAL AUTUMN BALL». The New York Times (en inglés). October 23, 1938. Consultado el 18 February 2019. 
  198. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 9 de julio de 2010. 
  199. «Vanderbilt Mansion A Gilded-Age Country Place». National Park Service. 2008. Consultado el July 12, 2016. 
  200. a b Van Mullekom, Kathy (13 April 2013). «Historic Garden Week: Berryman Mansion offers 'simply southern' charm». Daily Press. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  201. Bourne, Victoria (June 28, 2016). «Military couple from Hampton wins auction for historic Gwaltney home in Smithfield». The Virginian-Pilot. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  202. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 9 de julio de 2010. 
  203. «James Speyer's 'Waldheim' Estate, Scarborough, NY». digitalcollections.smu.edu. Southern Methodist University. Consultado el 15 de septiembre de 2020. 
  204. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  205. «Andrew Carnegie Mansion». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. 14 de septiembre de 2007. 
  206. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 15 de abril de 2008. 
  207. National Museum of American Illustration official site
  208. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 23 de enero de 2007. 
  209. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 23 de enero de 2007. 
  210. «Elms, The». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. Archivado desde el original el 12 de agosto de 2009. Consultado el 28 de junio de 2008. 
  211. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  212. Gray, Christopher (December 12, 2008). «Still an Eye-Popper After All These Years». The New York Times. Consultado el 20 de diciembre de 2011. 
  213. «MACKAY'S ESTATE IS PUT ON MARKET; Harbor Hill, at Roslyn, May Be Divided as Site for Home Development HAD MANY NOTED GUESTS Prince of Wales Entertained There--Mansion Designed by Stanford White». The New York Times. 26 de marzo de 1939. Consultado el 15 de septiembre de 2020. 
  214. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  215. «Flagler Museum – Whitehall». Archivado desde el original el 7 de abril de 2008. 
  216. «Archived copy». Archivado desde el original el 26 de junio de 2014. Consultado el 5 de agosto de 2014. 
  217. «National Register of Historical Places: Massachusetts (MA), Suffolk County». National Register of Historic Places. National Park Service. 11 de marzo de 2007. 
  218. Mark Alan Hewitt Architects (May 2011). «National Register of Historic Places Registration Form - Ruthfurd Hall». National Park Service. 
  219. DiIonno, Mark (September 29, 2013). «Blairsden estate's mystique soon to be unveiled». The Star-Ledger. Consultado el 5 de noviembre de 2013. 
  220. Field, Cynthia R.; Gournay, Isabelle; and Somma, Thomas P. Paris on the Potomac: The French Influence on the Architecture and Art of Washington. Columbus, Ohio: Ohio University Press, 2007. ISBN 0-8214-1760-6
  221. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  222. «Louis Comfort Tiffany and Laurelton Hall: An Artist's Country Estate». www.metmuseum.org. Metropolitan Museum of Art. Consultado el 16 de septiembre de 2020. 
  223. Kathrens, Michael C. (2005). Great Houses of New York, 1880-1930. New York: Acanthus Press. p. 125. ISBN 978-0-926494-34-3. 
  224. Trebay, Guy (3 de septiembre de 2016). «Renovation Restores the Luster to Cartier Flagship». The New York Times. Consultado el 20 de septiembre de 2016. 
  225. Kathrens, Michael C. (2005). Great Houses of New York, 1880-1930. New York: Acanthus Press. p. 161. ISBN 978-0-926494-34-3. 
  226. «Anderson House». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. Archivado desde el original el 21 de abril de 2009. Consultado el 22 de febrero de 2009. 
  227. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 23 de enero de 2007. 
  228. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  229. a b «Collection: Cedar Hall papers and Vance/Allen architectural drawings». archives.lib.virginia.edu. University of Virginia. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  230. «Cedar Hall Darling Home c.1910». hampton.pastperfectonline.com. Hampton History Museum. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  231. «Look Back: Cedar Hall». Daily Press. 2017. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  232. Historic Landmark Plaques 1968-2009. Pittsburgh, PA: Pittsburgh History & Landmarks Foundation. 2009. p. 27. Consultado el 5 de agosto de 2011. 
  233. «Charles M. Schwab and his mansion». New York Social Diary. 27 de noviembre de 2013. Consultado el 11 de noviembre de 2016. 
  234. Kathrens, Michael C. (2005). Great Houses of New York, 1880-1930. New York: Acanthus Press. p. 189. ISBN 978-0-926494-34-3. 
  235. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  236. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 30 de junio de 2007. 
  237. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 23 de enero de 2007. 
  238. «What buildings did Myron Hunt design?». Archivado desde el original el 1 de febrero de 2014. Consultado el 21 de enero de 2014. 
  239. «The Mansion». Nemours Mansion & Gardens. Consultado el 8 de marzo de 2013. 
  240. «Arden (E.H. Harriman Estate)». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. 13 de noviembre de 2007. 
  241. "Harriman mansion sold to nonprofit," Times Herald-Record 2011 article
  242. SouFun Management, PR Newswire.
  243. «Alva E. Belmont Residence». New York City Chapter of the American Guild of Organists. Archivado desde el original el February 3, 2012. Consultado el February 11, 2012. 
  244. Kathrens, Michael C. (2005). Great Houses of New York, 1880–1930. New York: Acanthus Press. pp. 227-234. ISBN 978-0-926494-34-3. 
  245. «District of Columbia - Inventory of Historic Sites». District of Columbia: Office of Planning. Government of the District of Columbia. 1 de septiembre de 2004. Archivado desde el original el 17 de julio de 2009. Consultado el 3 de agosto de 2009. 
  246. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 15 de abril de 2008. 
  247. «National Register of Historical Places - Florida (FL), Volusia County». National Register of Historic Places. National Park Service. 26 de marzo de 2007. 
  248. Romero, Melissa (23 de marzo de 2017). «Magnificent Biddle Estate in Huntingdon Valley lists for just under $1M». Curbed Philly (en inglés). Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  249. Town & Country (1927). Town & Country (en inglés). Hearst Corporation. p. 30. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  250. «Melmar». www.hmdb.org. Melmar Historical Marker. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  251. Gray, Christopher (June 2, 2011). «Huguette Clark's 'Worthless' Girlhood Home». The New York Times. Consultado el 19 October 2015. 
  252. Huberdeau, Jennifer (July 7, 2016). «The Cottager | Bellefontaine: Remnants of Gilded Age estate visible at Canyon Ranch». The Berkshire Eagle (en inglés). Consultado el 15 de septiembre de 2020. 
  253. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 9 de julio de 2010. 
  254. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  255. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 23 de enero de 2007. 
  256. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 9 de julio de 2010. 
  257. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  258. «The Frick Collection and Frick Art Reference Library Building». National Historic Landmark summary listing. National Park Service. Archivado desde el original el July 29, 2013. Consultado el 8 de noviembre de 2013. 
  259. Dunlap, David W. (19 August 2001). «POSTINGS: International Center of Photography's New Midtown Home; An Underground Minicampus». The New York Times. Consultado el 24 de septiembre de 2020. 
  260. Gray, Christopher (14 October 2001). «Streetscapes/1915 Straight Residence, Until Recently the International Center of Photography; The Northernmost Mansion Built on Fifth Avenue». The New York Times. Consultado el 24 de septiembre de 2020. 
  261. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 9 de julio de 2010. 
  262. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 9 de julio de 2010. 
  263. «Edward H. Everett House, 1606 Twenty-third Street Northwest, Washington, District of Columbia, DC». www.loc.gov. Library of Congress, Washington, D.C. 20540 USA. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  264. Times, Special to The New York (21 August 1915). «MRS. G. D. WIDENER OPENS NEW VILLA; Ball for Newport Guests at Miramar, in Style of a French Chateau. GARDENS ARE ILLUMINATED Many Rare Art Objects, Some from the Morgan Collection, Displayed ;- The Costumes.». The New York Times. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  265. «Introducing The Branch Museum of Architecture and Design». Branchmuseum.org. 
  266. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 15 de abril de 2008. 
  267. Skurman, Andrew (July 2007). «American Landmark — Book Review: Carolands». Period Homes 8 (4). Consultado el 19 de marzo de 2015. 
  268. «National Register of Historic Places». WEEKLY LIST OF ACTIONS TAKEN ON PROPERTIES: 12/07/09 THROUGH 12/11/09. National Park Service. 18 de diciembre de 2009. 
  269. «Revisiting Southways, Historic Lake Minnetonka Landmark». Kraus-Anderson (en inglés). 23 de noviembre de 2018. Consultado el 15 de septiembre de 2020. 
  270. “In the Streetscape: the Casa and the Convent.” Oculus 58, no. 9 (1996): 6.
  271. «Ruins and Remnants». Long Island's Gold Coast. Archivado desde el original el August 26, 2018. Consultado el February 11, 2012. 
  272. «Oheka Castle, a Historic Hotels of America member». Historic Hotels of America. Consultado el January 28, 2014. 
  273. «Virginia Landmarks Register». Virginia Department of Historic Resources. Consultado el 19 de marzo de 2013. 
  274. Dangremond, Sam (19 June 2017). «Jackie Kennedy's Childhood Home in Virginia Is on the Market for $49.5 Million». Town & Country. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  275. Dickerson, John (2 de noviembre de 2006). «Growing Up in a Glamorous Neverland». The New York Times. Consultado el 14 de septiembre de 2020. 
  276. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 23 de enero de 2007. 
  277. «Inisfada - The Brady Mansion». www.goldcoastmansions.com. 
  278. Charles G. and Edward C. Zwicker. Whitemarsh Hall: The Estate of E.T. Stotesbury. Charleston, South Carolina: Arcadia Publishing, 2004.
  279. «Sistema de Información de Registro Nacional». Registro Nacional de Lugares Históricos. Servicio Nacional de Parques. 13 de marzo de 2009. 
  280. Mallia, Joseph (31 de octubre de 2011). «Pratt mansion conversion in Glen Cove wins design award». Newsday (en inglés). Consultado el 27 de noviembre de 2018. 
  281. Green, Penelope (28 de septiembre de 2006). «The Heiress Out Back». The New York Times. Consultado el 16 de septiembre de 2020. 
  282. «Announcements and actions on properties for the National Register of Historic Places, December 24, 2008». New listings. National Park Service. Consultado el 2 de enero de 2009. 

Enlaces externosEditar

  • (en inglés)-Información genérica de la Gilded Age en la web de la Library of Congress, "America's Library".
  • (en inglés)-WWW-VL: History: United States: The Gilded Age, 1876-1900 de Robert Spencer, University of Southern Maine. Una vasta colección de materiales.
  • (en inglés)-America's Wealth in the Gilded Age.
  •   Datos: Q1753636