Dasyuromorphia

Summary

Los dasiuromorfos (Dasyuromorphia) son un orden de mamíferos marsupiales endémicos del continente australiano.

Symbol question.svg
 
Dasiuromorfos
Rango temporal: Oligoceno-Holoceno
Dasyuromorphia portraits.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Mammalia
Subclase: Theria
Infraclase: Marsupialia
Magnorden: Australidelphia
Superorden: Eometatheria
Orden: Dasyuromorphia
(Gill, 1872)
Familias

Dasyuridae (Goldfuss, 1820)
Myrmecobiidae Waterhouse, 1841
Malleodectidae (†)Archer et al., 2016[1]
Thylacinidae (†)Bonaparte, 1838

Sinonimia

Dasyuroidea
Dasyuriformes
Creatophaga

El orden contiene cuatro familias: una con una sola especie viva (el numbat), dos con sólo especies extinguidas (incluyendo el tilacino y el Malleodectes), y una, la Dasyuridae, con 73 especies existentes.

HistoriaEditar

El origen de los dasiuromorfos está en el Oligoceno Superior, siendo la familia Thylacinidae la primera que comenzó a diferenciarse. Solo una especie de esta familia, el lobo marsupial (Thylacinus cynocephalus) ha sobrevivido hasta tiempos históricos, aunque se declaró extinto en la primera mitad del siglo XX. Las otras dos especies conocidas de tilacínidos desaparecieron en el Pleistoceno.

La pérdida de la hegemonía de los tilacínidos tuvo lugar durante el Mioceno tardío, coincidiendo con la gran diversificación que los dasiúridos, aparecidos durante el Mioceno Medio .

Ninguno de los grupos con especies vivas en el presente surgió antes del Plioceno, pero todos los fósiles procedentes del Pleistoceno conocen aún especies estrechamente emparentadas con ejemplares vivos.

Por lo que respecta a los mirmecóbidos, los datos fósiles más antiguos que se conocen proceden del Pleistoceno.

HábitatEditar

Estos animales habitan Australia, Tasmania, Nueva Guinea y las islas cercanas, colonizando gran variedad de ecosistemas de esta región geográfica. La mayor parte de ellos tienen hábitos terrestres, si bien algunas especies son exclusivamente arborícolas.

Los marsupiales carnívoros de Australasia viven en muchos hábitats diferentes, desde la selva tropical hasta el desierto. Cada especie tiene adaptaciones que le permiten vivir en su entorno particular. Por ejemplo, el numbat tiene garras que le sirven para arañar la tierra y desenterrar las termitas en el bosque donde vive. El quoll de cola moteada tiene crestas especiales en la parte inferior de sus patas y garras afiladas que le ayudan a trepar por los grandes árboles.[2]

Muchos de los marsupiales carnívoros de Australasia viven en hábitats donde puede hacer mucho calor o mucho frío. Las distintas especies tienen diferentes formas de protegerse de estas temperaturas extremas. Algunas especies, como el numbat, excavan madrigueras subterráneas que recubren con hojas muertas y otras partes de plantas para aislarse. Otras especies son capaces de reducir su temperatura corporal a propósito. Esto se llama torpor, y reduce la cantidad de energía que un animal necesita para vivir cuando hace demasiado frío o está expuesto a otras tensiones ambientales, como la escasez de alimentos.[2]

AlimentaciónEditar

Los hábitos alimenticios varían desde la dieta exclusivamente a base de termes y otros insectos coloniales de Myrmecobius fasciatus a la exclusivamente carnívora de Thylacinus cynocephalus.

Los marsupiales carnívoros de Australasia comen carne e insectos. Lo que come cada especie depende de su tamaño, su hábitat y el tipo de adaptaciones que tenga para cazar. Las especies más pequeñas suelen comer insectos, y las más grandes, otros animales, aunque a veces también comen insectos. Muchos de los marsupiales carnívoros más grandes de Australasia pueden masticar y comer animales enteros, incluidos los huesos y la piel. El numbat vive en el bosque y come termitas que saca del subsuelo con sus afiladas garras o que encuentra bajo las ramas muertas que empuja con su puntiagudo hocico. El demonio de Tasmania come muchos tipos de carne, y se ha informado de que come animales tan grandes como los wallabies.

CaracterísticasEditar

Tan variada como los nichos ecológicos que ocupan, es el aspecto y las características anatómicas de los animales clasificados en el orden, presentando solo algunos rasgos comunes a todas las especies como son el poseer un marsupio escasamente desarrollado que, en algunas especies solo es evidente en épocas de cría, el no presentar fenómenos de sindactilia y una fórmula dentaria poliprotodonta.

A diferencia de los herbívoros, que tienden a especializarse mucho en determinados nichos ecológicos y a diversificar mucho su forma, los carnívoros tienden a ser muy parecidos entre sí, sobre todo en lo que respecta a su forma externa. Al igual que los carnívoros del hemisferio norte, como los gatos, las mangostas, los zorros y las comadrejas, son mucho más parecidos en su estructura que, por ejemplo, los camellos, las cabras, los cerdos y las jirafas, también los depredadores marsupiales se ven obligados a mantener formas parecidas de uso general— formas que reflejan las de los carnívoros placentarios. Los nombres que les dieron los primeros colonos europeos reflejan esto: el tilacino se llamaba "tigre de Tasmania" o "lobos de Tasmania", los quoll se llamaban "gatos nativos" o "zorros nativos", etc.

La principal especialización entre los depredadores marsupiales es la del tamaño: antes de los enormes cambios ambientales que se produjeron con la llegada de los humanos hace unos 50.000 años, había varios carnívoros de gran tamaño, ninguno de ellos miembro de la Dasyuromorphia y todos ellos ya extinguidos. Los que sobrevivieron en tiempos históricos iban desde el tilacino, del tamaño de un lobo, hasta el diminuto planigale de cola larga, que con 4 a 6 gramos es menos de la mitad del tamaño de un ratón. La mayoría, sin embargo, tienden hacia el extremo inferior de la escala de tamaño, normalmente entre unos 15 o 20 gramos y unos 2 kilogramos, o desde el tamaño de un ratón doméstico hasta el de un pequeño gato doméstico.

ComportamientoEditar

Los marsupiales carnívoros de Australasia dedican la mayor parte de su tiempo a la búsqueda de alimento. Cada especie tiene diferentes formas de encontrar presas, desde excavar en busca de termitas, trepar a los árboles y asaltar los nidos de las zarigüeyas durante la noche, hasta alimentarse de los cadáveres de animales ya muertos.[3]

La mayoría de los marsupiales carnívoros de Australasia tienen una vida relativamente corta. Las hembras suelen aparearse con más de un macho y, en muchas especies, las crías nacidas en la misma camada tienen padres diferentes. Algunas especies de este orden sólo se aparean una vez en su vida. Suelen morir poco después de reproducirse, ya que han utilizado toda su energía en un repentino estallido de actividad necesario para aparearse con éxito.[3]​ Los Antechinus, que son ratones marsupiales de patas anchas, se aparean de esta manera. La hembra vive lo suficiente como para criar a sus crías hasta que puedan vivir solas, pero el macho suele morir antes de que sus crías sean maduras.

Los marsupiales carnívoros de Australasia, como todos los marsupiales, tienen gestaciones muy cortas, algunas de las cuales duran sólo unos días. Dan a luz a crías inmaduras que suelen ser ciegas y sin pelo, y siempre son incapaces de sobrevivir por sí mismas. En la mayoría de los casos, las crías se introducen en la bolsa de la madre, que contiene tetinas de leche, y son llevadas con ella allá donde vaya. Algunas especies tienen crías que se arrastran hasta las tetas externas, o pezones, de la madre. Se aferran a ellos y son llevados a donde la madre vaya, protegidos sólo por los pelos de su vientre. Muchos no sobreviven hasta la madurez.[3]

El tiempo que las crías pasan creciendo fuera del vientre de la madre, o útero, depende de la especie. Puede ser tan corto como unas pocas semanas o tan largo como muchos meses. En la mayoría de las especies, una vez que las crías han crecido lo suficiente como para valerse por sí mismas, pasan un breve periodo de tiempo en el nido o madriguera de la madre, alejándose cada día para encontrar comida, hasta que por fin abandonan el nido para siempre.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Derrick A. Arena, Michael Archer, Henk Godthelp, Suzanne J. Hand & Scott Hocknull (in press). «Hammer-toothed 'marsupial skinks' from the Australian Cenozoic». Proceedings of the Royal Society B. doi:10.1098/rspb.2011.0486. 
  2. a b David Andrew. The Complete Guide to Finding the Mammals of Australia (2016) 432 pag. ISBN 0643098143, ISBN 978-0643098145
  3. a b c Peter Menkhorst, Frank Knight. Field Guide to Mammals of Australia. (2011) 274 pag. ISBN 978-0195573954, ISBN 0195573951

BibliografíaEditar

  • Brands, S.J. (comp.) 1989-2005. Naturae 2000. The Taxonomicon (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última).. Universal Taxonomic Services, Ámsterdam, Países Bajos. Acceso: 4 de octubre de 2007.
  • Grzimek, B., Schlager, N. y Olendorf, D, 2003: Grzimek's Animal Life Encyclopedia, Thomson Gale. Detroit.
  • McKenna, M.C., y Bell, S.K., 1997: Classification of Mammals Above the Species Level, Columbia University Press, Nueva York. ISBN 0-231-11013-8.

Enlaces externosEditar

  •   Datos: Q213333
  •   Multimedia: Dasyuromorphia / Q213333
  •   Especies: Dasyuromorphia