Circe

Summary

En la mitología griega, Circe (Κίρκη / Kírkē) es una hechicera que habita en la isla de Eea.[2]

Pintura de 1667, obra de Ehrenberg: Odiseo en el palacio de Circe. Las figuras de animales fueron añadidas por Ruthart.[1]​El cuadro se conserva en el Centro Getty.

Sus padres fueron Helios, el titán preolímpico dios del Sol, y la oceánide Perseis. Como hermanos, tuvo a Perses, Eetes y Pasífae.

Mediante el empleo de pociones mágicas, Circe hacía olvidar a sus enemigos su hogar y con una varita transformaba en animales a los que la ofendían (Odisea, Canto X, 229), y era famosa por sus conocimientos de brujería, herboristería y medicina.

En la Odisea, el palacio de Circe es descrito como una mansión de piedra que se alzaba en el centro de la isla de Eea, en medio de un valle y un claro en un denso bosque. Alrededor del palacio, rondaban leones y lobos, que en realidad no eran más que las víctimas de su magia: no eran peligrosos y adulaban a todos los extraños. Circe dedicaba su tiempo a trabajar en un gran telar.[3]

Cuando llegó a la isla de Eea, Odiseo mandó desembarcar a la mitad de la tripulación, y él se quedó en las naves con el resto. Circe invitó a los marinos a un banquete, hechizó la comida con una de sus pociones y luego, cuando se hubieron atiborrado, empleó su vara mágica o cayado mágico para transformarlos en cerdos. Solo logró escapar el ebrio Euríloco, que desde el principio sospechaba una traición. Avisó a Odiseo y a los otros que habían permanecido en el barco.

Odiseo partió solo al rescate de sus hombres. En el camino se le cruzó Hermes y le mostró la planta moly (μῶλυ), que le serviría para protegerse del encantamiento.[4]

Waterhouse: Circe ofreciendo la copa a Odiseo (Circe Offering the Cup to Odysseus, 1891). Galería de Arte de Oldham.

Cuando Circe no pudo convertirlo en animal, Odiseo la obligó a devolver la forma humana a sus hombres. Circe acabaría enamorándose de Odiseo, y lo ayudaría en su viaje de regreso a casa después de que él y su tripulación pasasen un año con ella en su isla.

Circe sugirió a Odiseo dos rutas alternativas para volver a Ítaca después de bordear la isla de las sirenas: o bien dirigirse hacia las «rocas errantes» (las dos rocas Simplégades, llamadas de forma parecida en las notas de viaje del Chou Ju-kua en el siglo XIII); o pasar entre la peligrosa Escila y el remolino de Caribdis (zona normalmente identificada con el Estrecho de Mesina).[5]

Dibujo de los años 1590, obra de A. Carracci: Hermes protege de Circe a Odiseo.

Casi al final de su Teogonía (1011f), Hesíodo cuenta que Circe tuvo tres hijos de Odiseo: Agrio (por lo demás desconocido), Latino y Telégono, quien gobernó a los tirsenos, es decir, los etruscos.[6]

Circe y Escila en la obra de Waterhouse Circe Invidiosa (1892).

Los autores posteriores suelen nombrar como hijo de ambos únicamente al último,que, cuando alcanzó la edad adulta, fue mandado por Circe a buscar a su padre, que había regresado mucho tiempo atrás a su hogar; pero al llegar, Telégono mató a Odiseo por accidente, y llevó su cuerpo de vuelta a Eea junto con la viuda, Penélope, y el hijo, Telémaco. Circe los hizo inmortales, y desposó a Telémaco; y Telégono se casó con Penélope.

Dionisio de Halicarnaso cita que Xenágoras el historiador afirmaba que Odiseo y Circe tenían tres hijos: Romo, Antias y Árdeas, epónimos de las ciudades de Roma, Anzio y Ardea, respectivamente.[7]

Se dice que Circe también purificó a los Argonautas por la muerte de Apsirto; puede ser una tradición arcaica.

En historias posteriores, Circe llevaba a cabo otras transformaciones. En una, convirtió a Pico en pájaro carpintero por rechazarla en amores. En otra, amaba a Glauco, y él juró amor eterno a Escila, que fue convertida por la susodicha diosa hechicera en una criatura monstruosa con doce patas enormes, seis cabezas serpentinas y la cintura rodeada de cabezas de perro. En la Odisea, Circe avisa a Odiseo del peligro que supone para él y para sus hombres esta Escila.

Influencia culturalEditar

Circe en la narrativaEditar

En una carta Lewis escribió que "por supuesto, la Bruja Blanca es Circe... porque es... el mismo arquetipo que encontramos en muchos cuentos de hadas.". Circe es el original mítico de una tentadora que transformaba a los hombres en animales dándoles a beber una poción mágica.
Fragmento de Guía a El León, la bruja y el armario de Leland Ryken y Marjorie Lamp Mead.[8]

Circe en la cienciaEditar

Véase tambiénEditar

Notas y referenciasEditar

  1. Carl Borromäus Andreas Ruthart (1630 - 1703): pintor alemán que desarrolló su actividad sobre todo en Italia.
  2. MARTÍN, René (2004). Diccionario de Mitología Clásica. Espasa-Calpe. p. 145. ISBN 84-670-1536-5. 
  3. Odisea IV 228.
  4. Odisea X 302 - 306.
  5. Odisea XII 56 - 110.
    • 55 y ss.: texto español en Wikisource.
      • Texto griego en Wikisource.
  6. HESÍODO: Teogonía.
    • 963 y ss. (Catálogo de los héroes): traducción al español, en Wikisource.
      • 960 y ss.: texto griego, en el mismo sitio.
  7. DIONISIO DE HALICARNASO: Antigüedades romanas (Ῥωμαική ἀρχαιολογία) I, 72, 5.
  8. Ryken y Mead (2006). «Capítulo Cuatro: Delicias Turcas - Los arquetipos». Las Crónicas de Narnia. Guía a El león, la bruja y el armario. Barcelona: Andamio. p. 56. ISBN 8496551008. 

Enlaces externosEditar

  • Escila (III), Glauco y Circe en Las metamorfosis, de OVIDIO: Libro XIV, 1 - 74. Texto español en Wikisource.
  • Odiseo y Circe; en Las metamorfosis: Libro XIV, 241 - 319. Texto español en Wikisource.
  • Pico y Circe; en Las metamorfosis: Libro XIV, 308 - 415. Texto español en Wikisource.
    • XIV: texto latino en Wikisource.
  • HARRISON, Jane Ellen: Myths of the Odyssey in Art and Literature (Mitos de la Odisea en el arte y en la literatura), 1882.
    • Reproducción, en facsímil electrónico, en el sitio del Internet Archive; en inglés.
      • III: Circe.
  • «Circe» en Greek Mythology Link (en inglés)
  • «Kirke» en Theoi Project (en inglés).
  • Circe en el Proyecto Perseus.
  •   Datos: Q187602
  •   Multimedia: Circe