Bambuco

Summary

El bambuco es un género musical tradicional de Colombia

Bambuco
Orígenes culturales Región andina de Colombia durante los siglos XIX y XX
Instrumentos comunes Tiple, guitarra, bandola, requinto, lira y flauta
Popularidad Alta en la actualidad
Subgéneros
Rajaleña, sanjuanero, música tropical, pasillo bambuco fiestero.
Flor de Romero (Bambuco de Álvaro Romero Sánchez)

Esta expresión artística de música y danza presenta una gran dispersión, pues se encuentra tanto en la región andina como en la costa pacífica. En Colombia fue considerado «el aire nacional» desde el siglo XIX, aunque recientemente la cumbia o el vallenato lo han desplazado en esa valoración. Además, este tipo de música y danza adopta numerosas variaciones y denominaciones en diferentes regiones de Colombia: rajaleña, sanjuanero, son sureño, bambuco viejo, juga, fandango...[1]

OrígenesEditar

CaracterísticasEditar

El bambuco tiene influencias de las culturas aborígenes, africanas y españolas tanto en su música como en su danza. Desde la época de la independencia se desarrolla en Colombia pero las zonas rurales y pueblos andinos son los que más la practican el bambuco en las celebraciones patrias, en ferias, plazas,centros comerciales y fiestas populares. La esencia del bambuco sigue intacto y muy arraigado en la cultura colombiana. Este ritmo se interpreta con instrumentos de cuerdas y percusión principalmente. En los orígenes del bambuco se usaron la guitarra, triple y la bandola. Y el canto suele ser tradicionalmente en dueto o sea a dos voces.[2]

El amor es el tema de esta danza, por lo que en los movimientos se expresa todo un proceso de coqueteo entre la pareja. El bambuco no es una danza de grupo, ya que siempre es bailada por una pareja y el resto de las personas miran y acompañan pero no participan en la pista de baile. La melodía del bambuco es realmente bella y acompaña muy bien a la danza. Con el paso del tiempo se han realizado versiones de bambuco no tradicionales donde se incorpora una orquesta sinfónica con instrumentos como flauta, pandereta o violín para mejorar la calidad instrumental. También se realizan interpretaciones solistas en este ritmo musical.

El bambuco es una danza «en donde la pareja es amorosa, al son de flautas y guitarras alterna los distintos pasos con el característico zapateo».[3]

RitmoEditar

 
Partitura del bambuco Ojo a5+659l toro, del maestro Cantalicio Rojas.

El bambuco, en la partitura, se escribe en una métrica de compás en 6/8 en Colombia,[4]​ aunque se puede interpretar en compás de 3/4. Sin embargo, este último ritmo lo convierte en una especie de vals, lo cual le quita su sabor exclusivo, con que debe ser interpretado a 6/8 y por supuesto cantarse en octosílabos.

Por este motivo los músicos lo consideran difícil de interpretar, razón por la cual no se ha difundido en la forma en que lo han hecho ritmos más sencillos como el de la llamada “música caliente” (balada pop y otras), interpretada en ritmos de compás de 2/4 o 4/4.

[4]

Posee un marco y un sabor de campo, descriptivo, romántico y nostálgico a veces, pero también se ha utilizado ampliamente para expresar el orgullo y la altivez por la tierra y la raza, tal como lo expone la composición "Soy colombiano"[5]​ del maestro Rafael Godoy o tan colombianas como "Colombia es amor"[6]​ del maestro José Jacinto Monroy Franco. Es por ello que la configuración de este género se basa en la expresión de los sentimientos lugareños, regionales o incluso nacionales.

A mi cánteme un bambuco,
de esos que llegan al alma,
cantos que ya me alegraban
cuando apenas decía mamá.

Lo demás será bonito,
pero el corazón no salta,
como cuando a mi me cantan
una canción colombiana.

InstrumentosEditar

En Colombia, el bambuco se interpreta básicamente con instrumentos de cuerda y varios de percusión. La guitarra lleva el golpe típico del género con sus bajos y contestantes, el tiple con sus cuerdas metálicas se encarga de producir el “tendido” rítmico de fondo. Algunas veces, el requinto se encarga de los adornos melódicos, y la lira o bandola se encarga de la melodía, la cual, cuando el bambuco es interpretado solo por un dueto, llevaría la guitarra, acompañada del tiple. En las interpretaciones más elaboradas, por ejemplo de escenario o danzas, a veces se incluyen instrumentos de viento como la flauta.

AtuendoEditar

Femenina

La blusa blanca o negra en dacrón a la cintura y ceñida al cuerpo con cremallera en la parte posterior. Cuello bandeja, adornada con encaje en poliéster blanco y una arandela en encaje de tul, millaré de siete centímetros de ancho alrededor del cuello. Manga tres cuartos con encaje en poliéster blanco al terminar y randa millaré con lentejuela de ocho centímetros al contorno del brazo.

Masculina

Sombrero blanco, pantalón dril remangado a las rodillas, camisa blanca, pañuelo de seda rojo, cinturón de cuero.

Expansión y significado culturalEditar

Este género musical se generó en los Andes colombianos, donde floreció "(el florado)" en varios departamentos como Antioquia, Boyacá, Cauca, Cundinamarca, Huila, Nariño, Santander, Norte de Santander, Risaralda y Tolima. También traspasó fronteras hasta Perú[cita requerida], Ecuador y México. En Colombia se ha convertido en ícono y símbolo de la música y danza nacionales.

La influencia del bambuco alcanzó tal preeminencia en el país, que dio origen al Festival Folclórico, Reinado Nacional del Bambuco y Muestra Internacional del Folclor, realizado en el departamento del Huila y una de las fiestas folclóricas más importantes de Colombia en la que sus participantes tienen como requisito el baile del bambuco fiestero, "El sanjuanero",[7]​ el Festival Folclórico Colombiano realizado en el departamento del Tolima en el que el requisito es la danza del bambuco fiestero “El contrabandista”.[8]​ o el Concurso Nacional del Bambuco, que se realiza desde hace treinta años en Pereira, modalidades vocal e instrumental en diversas categorías, así como el que se realiza en la en el municipio de San Pedro de los Milagros, ambos la primera semana de noviembre.

Bambucos típicosEditar

Los personajes que más contribuyeron a la expansión del bambuco en Colombia fueron el tolimense Cantalicio Rojas con innumerables piezas como el bambuco tradicional "Ojo al toro"[9]​ o el bambuco fiestero "Canta un pijao"[10]​ emblemático del Tolima y otros como, "El barcino"[11]​ y "María Manuela",[12]​ el huilense Jorge Villamil y el músico Pelón Santamarta, con la obra Antioqueñita[13]​ que se considera una pieza emblemática del bambuco en el departamento de Antioquia. También se encuentra el risaraldense Luis Carlos González, quien compuso alrededor de 60 bambucos entre ellos "La Ruana", "Compañero", "Mi Casta", "Pereira" y "Callecita Morena", "Ajena", "Recuerdos", "Camino y Tarde", entre otros. En la actualidad, se encuentra el también pereirano César Augusto Mejía Anicharico, director del Dueto Mejía y Valencia, cuya agrupación, con más de 30 años de vida y obra musical, ha representado a Colombia en diversos escenarios internacionales, y quien ha compuesto alrededor de 30 bambucos "Amigo", "Nunca es tarde", "Nostalgia", y entre ellos, su obra más representativa "Contratiempos",[14]​ elegida durante el año 2010 como Patrimonio Cultural Nacional por el Ministerio de Cultura de Colombia, en el marco del Bicentenario de la Independencia Nacional, siendo así junto con "La Ruana" de Luis Carlos González una de las dos Obras elegidas por el departamento de Risaralda en esta Publicación para el Banco Virtual de Partituras del Plan Nacional de Música.

En el departamento de Norte de Santander, específicamente en Ocaña, resalta el bambuco Ocañerita, compuesto por Miguel Ángel Pacheco Quintero y música de Rafael Contreras Navarro, el cual fue el himno oficial de la población por muchos años.

En el departamento de Nariño se resalta el bambuco La Guaneña, canción usada como himno de guerra durante las batallas de la independencia y en conflictos posteriores, como la Guerra de los Mil Días y la Guerra Colombo-Peruana. Pieza considerada de los bambucos más antiguos de que se tenga conocimiento.

Por otro lado, el bambuco venezolano ha tenido distintos exponentes como Luis Felipe Ramón y Rivera con Brisas del Torbes y El regreso, Jesús Corrales con Tierra tachirense, Marco Antonio Rivera Useche con Canto al Uribante y Mañanitas navideñas, Napoleón Lucena con Hendrina.[15]

En la actualidad se cuenta con nuevos cultores de los diferentes ritmos de la región andina colombiana entre estos Gentil Montaña con obras como "El tolimense",[16]​ el maestro Luis Enrique Aragón Farkas con gran número de composiciones entre ellas, "Como si fueras La Luna".[17]​ Un enfoque actual propone el venezolano Carlos Morean (nacido en México) con su pieza El bambuquito,[18]​ también se cuenta con el pianista y compositor bogotano Germán Darío Pérez Salazar que promueve en el trabajo con las dos agrupaciones que dirige:Trío Nueva Colombia y Síncopa-Cinco, el maestro Armando Martínez Castañeda, organista y pianista quien imprime con sus instrumentos una sonoridad sobria y clásica,[19]​ también el cantautor antioqueño John Jairo Torres de la Pava con sus bambucos Tus besos, Quién dijo, Navegante[20]​y Mis deudas.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Miñana Blasco, Carlos (1997). «Los caminos del bambuco en el siglo XIX». A contratiempo. Música en la cultura (9): 7-11. Consultado el 3-6-2022. 
  2. «Un pequeño viaje por la música Colombiana - El Bambuco». solar.physics.montana.edu. Consultado el 23 de junio de 2021. 
  3. Samuel J.A. Salas, Pedro I. Pauletto, Pedro J.S. Salas (1938). Historia de la Música. Segundo volumen: América Latina. Buenos Aires: Editorial José Joaquín de Araujo. p. 85. 
  4. a b «Bambuco tachirense». Los diccionarios y las enciclopedias sobre el Académico. Consultado el 24 de enero de 2022. 
  5. Rafael Godoy. «Soy colombiano». Consultado el 2009. 
  6. Jose Jacinto Monroy Franco. «Colombia es amor». Consultado el 2009. 
  7. Sofía Gaitán de Reyes y Anselmo Durá Plazas. «Bambuco fiestero, "El sanjuanero"». Consultado el 2009. 
  8. Cantalicio Rojas. «Bambuco fiestero, "El Contrabandista"». Consultado el 2009. 
  9. Cantalicio Rojas. «Ojo al toro». Consultado el 2009. 
  10. Humberto Jiménez. «Bambuco fiestero, "Canta un Pijao"». Consultado el 2009. 
  11. Jorge Villamil. «Bambuco fiestero, "El Barcino"». Consultado el 2009. 
  12. Jorge Villamil. «María Manuela». Consultado el 2009. 
  13. Pelón Santamarta. «"Antioqueñita"». Consultado el 2009. 
  14. César Augusto Mejía A. «Contratiempos <Mejia & Valencia, Banda Sinfónica de Pereira>». Consultado el 2002. 
  15. Castro, Asia; Galviz, Juan; Mosqueda, Yubisay (Junio de 2003). «El bambuco». Grupo Raíces de Venezuela: Vigencia de la música popular venezolana. San Cristóbal: Universidad de Los Andes. pp. 88-98. 
  16. Gentil Montaña. «El tolimanse». Consultado el 2009. 
  17. Luis Enrique Aragón Farkas. «Como si fueras La Luna». Consultado el 2009. 
  18. Carlos Morean. «El bambuquito». Consultado el 2009. 
  19. Germán Darío Pérez. «Bambuco fiestero, "Ancestro"». Consultado el 2009. 
  20. John Jairo Torres de la Pava. «Navegante». Consultado el 2008. 

BibliografíaEditar

  • Castillo y Orozco, Eugenio del (1877). Vocabulario Páez-Castellano. Maisonneuve y Cía Libreros Editores. París. 
  • Ramirez Sendoya, Pedro José (1952). Diccionario Indio del Gran Tolima. Editorial Minerva LTDA. R498.6 R15d 19 ed. (Biblioteca Luis Ángel Arango).. 
  • María del Pilar Jiménez González, Bambuco, la música de Colombia Consultado el 20 de enero de 2009.
  • Tras las huellas del Bambuco Tras las huellas del bambuco
  • Partituras - https://web.archive.org/web/20101105063710/http://www.germandarioperez-trionuevacolombia.com/espanol/partituras.html

Enlaces externosEditar

  •   Wikcionario tiene definiciones y otra información sobre bambuco, bambuquero y bambuquear.
  •   Datos: Q527675