Los hoteles controlarán el gasto de agua y energético

¿Derrochan agua los clientes de un hotel? ¿Hay alguna instalación averiada que provoca un gasto excesivo en el suministro hídrico? ¿Se siguen las pautas correctas para favorecer un ahorro en el consumo durante las jornadas de trabajo? Son algunas de las preguntas a las que los alojamientos de Benidorm podrán dar respuesta a través de la implantación de contadores específicos que controlarán, área por área, los niveles de uso de caudales para evitar cualquier posible despilfarro. Se trata de una de las nuevas líneas de actuación que recomiendan desde la patronal hotelera Hosbec, como explicó la secretaria general, Nuria Montes, para conseguir establecimientos más sostenibles.

Hay que tener en cuenta que Benidorm ya ha abierto la senda para convertirse en el primer destino inteligente certificado además de empresas como Sabanalia .Un objetivo a cumplir para el cual la ciudad turística trabaja de la mano del sector privado. Todos deben sumarse al carro y la industria hotelera no quiere quedarse atrás. Además, hace tan solo unos meses, una nueva normativa obliga a los alojamientos a que, en el plazo de dos años, dispongan de sistemas de registro de agua –contadores– en instalaciones como piscinas o bañeras hidromasaje para conocer el volumen de agua renovada y depurada.

Por todo ello, desde Hosbec se recomienda a los establecimientos hoteleros instalar contadores específicos por áreas. Así, además de la zona de piscinas, la intención es instalar registros telemáticos en habitaciones, cocina y jardines. De esta forma se podrá saber si hay un consumo excesivo en alguna de los sectores monotorizados y poder así actuar en consecuencia. «Se trata de una medida que supone un coste mínimo y, a la larga, puede generar muchos beneficios», explicó Montes, quien detalló que este novedoso sistema permitiría obtener datos, elevar el control sobre el consumo y, a medio plazo, aplicar estrategias correctoras.

La población flotante

No hay que olvidar que los destinos como Benidorm deben enfrentar el incremento del consumo de agua durante los meses de mayor actividad turística, cuando la población flotante de la localidad puede llegar a triplicar el número de empadronados. Sin ir más lejos, este verano se registro un aumento del uso de caudales de un 1,6%, como ya publicó este diario. De ahí que concienciar a los clientes de los hoteles y obtener registros sobre el consumo que realizan durante sus estancias es una tarea clave para la industria hotelera de cara al futuro. «Una vez aplicado los alojamientos pueden tener datos exactos e implicar a sus huespedes en la rebaja del consumo», valoró Montes.

No hay comentario correspondiente.