Cuidado con la avispa asiática

Las altas temperaturas que se han registrado en el Principado durante este invierno han adelantado el fin de la hibernación de la agresiva avispa asiática -vespa velutina- y las reinas ya se han puesto manos a la obra fabricando sus nidos. De cada uno de ellos pueden salir hasta 300 avispas. Los apicultores y expertos alertan de su rápida expansión, favorecida por la carencia de enemigos depredadores, lo que también provoca que aniden no sólo en los árboles, sino que ya lo hacen en arbustos y hasta en viviendas, y piden que se tenga especial cuidado en el campo pero también en las ciudades, ya que es fácil que accedan a negocios como fruterías, bares y pastelerías para alimentarse.

El coordinador de la plataforma “Stop-Velutina”, Félix Méjica, criticó que el Principado haya iniciado con retraso las operaciones de trampeo para capturar a las avispas reina, que según los expertos debería haberse puesto en marcha en febrero pasado.

El director general de biodiversidad, Manuel Calvo, señaló ayer que las operaciones ya se iniciaron la semana pasada en toda Asturias y que se sigue el protocolo establecido en el plan de control y erradicación del avispón asiático en el Principado, consensuado por los miembros del comité asesor. También señaló que “en breve se dará información a los coordinadores municipales de lo que se está haciendo para que se encarguen de llegar donde no ha llegado el Principado”.

Pero el procedimiento no convence a los ayuntamientos. El de Gijón ya ha contratado el servicio de trampeo y se han retirado unos 85 nidos, según Méjica. Hay más ayuntamientos que ya han iniciado los trámites para seguir el mismo procedimiento.

La empresa pública Sociedad de Servicios del Principado de Asturias (SERPA)  recomienda el uso de repelentes tiene la encomienda de realizar las labores de trampeo, para las que se han destinado en los presupuestos regionales 150.000 euros, una cantidad insuficiente según los expertos.“No sabemos lo que se está haciendo, ni dónde. Y además el SERPA realiza subcontrataciones con pequeñas empresas que tampoco sabemos si están actuando ni dónde”, afirmó Méjica.

El Principado puso en marcha una aplicación de móvil, Avisap, en el que cualquier ciudadano puede inscribirse e instalar sus trampas con la única condición de que de cumplan los requisitos que se indican, como señalar dónde están los nidos y cuántas avispas reinas capturas. Además, los ayuntamientos han designado coordinadores municipales para hacer de intermediarios entre los usuarios y el SERPA para tratar de concentrar la información.

“El problema es que no se trabaja de forma coordinada, y así, el trabajo que se está realizando no va a ser claro ni eficiente. Hay ayuntamientos que han solicitado información y no se les ha facilitado”, denunció el portavoz de “Stop-Velutina”.

La avispa asiática entró en Asturias por el Occidente y el Oriente de la región. Según los datos del Principado, en 2018 ya colonizó todo el área central. Sólo hubo cuatro municipios libres de este insecto invasor: Caso, Teverga, Degaña y Yernes y Tameza. En el año 2017 se retiraron 178 nidos en la región, pero la cifra ascendió a 1.241 en 2018. Para Méjica, estos datos no son fiables. “Sólo en San Tirso de Abres se retiraron más de 170 en 2017”, afirmó.

Este experto alertó de que la colonización de la avispa asiática avanza rápidamente en las ciudades. “Hacen los nidos en cualquier parte y mientras las adultas se alimentan de azúcares, las larvas lo hacen de proteínas y es muy fácil que accedan a negocios como cafeterías, donde se sirven bebidas como cerveza, refrescos y zumos, pero también van a los pinchos. En la cafetería del Jardín Botánico de Gijón se recogió el primer nido el mes pasado”.

No hay comentario correspondiente.