Iralanavegación Iralabúsqueda LaEmbriaguezdeNoé(EbbrezzadiNoè)CiudaddelVaticano[editardatosenWikidata]LaEmbriaguezdeNoéesun..">

La Embriaguez de Noé (Miguel Ángel)

La Embriaguez de Noé (Miguel Ángel)

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La Embriaguez de Noé
(Ebbrezza di Noè)
Autor Miguel Ángel, 1509
Técnica Fresco
Estilo Renacimiento
Tamaño 170 cm × 260 cm
Localización Capilla Sixtina, Ciudad del Vaticano Ciudad del Vaticano

La Embriaguez de Noé es uno de los frescos de la serie del Génesis de la Bóveda de la Capilla Sixtina que pintó Miguel Ángel. La escena representa el episodio en el que Cam, Sem y Jafet encuentran a su padre Noé desnudo y ebrio.

Noé se dedicó a cultivar la tierra, y plantó una viña.

Un día, bebió vino y se embriagó, quedándose desnudo dentro de su carpa.

Cam, el padre de Canaán, vio a su padre desnudo y fue a contárselo a sus hermanos, que estaban afuera.

Entonces Sem y Jafet tomaron un manto, se lo echaron sobre los hombros, y caminando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre. Como miraban en dirección opuesta, no lo vieron desnudo.

Cuando Noé despertó de su borrachera y se enteró de lo que su hijo menor le había hecho,

declaró: «¡Maldito sea Canaán! Será de sus dos hermanos el más bajo de sus esclavos.»

Y agregó: «¡Bendito sea el Señor, Dios de Sem! ¡Que Canaán sea su esclavo!

¡Que Dios extienda el territorio de Jafet! ¡Que habite Jafet en los campamentos de Sem, y que Canaán sea su esclavo!»

Génesis, 9:20-27[1]

Descripción

Cronológicamente, primero a la izquierda se encuentra Noé trabajando la tierra y sembrando una viña con una pala.

La escena principal se desarrolla en el resto del cuadro. En medio está Noé desnudo. Apenas se está reincorporando y su posición es similar al Adán en el mural vecino de La creación de Adán o al dios fluvial de uno de sus dibujos posteriores.

Sem evita mirar a su padre y lo cubre con un manto azul. Cam y Jafet discuten entre ellos para saber que ha ocurrido con su padre. Miguel Ángel pinta a los tres hijos desnudos también y solo portan unas mantas que traen enrolladas en su cuerpo como pretexto para representar, una vez más, el desnudo masculino.

Estilo

Este fresco es uno de los más sencillos y menos alegóricos de la serie.

En esta obra se ve el tratamiento puramente coloreado del modelado que hace Miguel Ángel. La manta verde sobre la que duerme Noé se encuentra realzada con reflejos de color amarillo donde incide la luz. De esa manera evita mezclar con negro la pintura para indicar sombra o con blanco para indicar lo directamente iluminado.

Simbolismo

Otras representaciones en la historia del arte

La escena ha sido tratada por otros pintores, tanto antes como después de la obra de Miguel Ángel.[2]

También ha sido tratada en escultura o en mosaico.

Referencias

Notas

  1. NVI biblegateway.com
  2. Bernardo Cavallino, ca. 1640. Ficha en el Museo Thyssen.

Enlaces externos




Blogs relacionados

Cargando ...