Iralanavegación Iralabúsqueda ReinojázaroLahipótesisjázaraesunahipótesiscientíficaquepostulaquelosmodernosjudíosasquenazinosondescendientesdelosantigu..">

Hipótesis jázara

Hipótesis jázara

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Reino jázaro

La hipótesis jázara es una hipótesis científica que postula que los modernos judíos asquenazi no son descendientes de los antiguos hebros, sino que descenderían de los jázaros, un pueblo turco centroasiático que se convirtió al judaísmo y dominó parte del Cáucaso en el pasado.[1][2][3]​ La hipótesis se originó en el siglo XIX pero se mantuvo oscura hasta que fue revitalizada y popularizada por el libro La treceava tribu de Arthur Koestler en 1976. La hipótesis sigue siendo ampliamente debatida actualmente. Estudios genéticos realizados en poblaciones judías han sido utilizados para confirmar y negar la hipótesis.[4][5][6]

Aunque científica en esencia y por tanto debatida imparcialmente dentro de círculos académicos, la hipótesis jázara ha sido utilizada por grupos como la Identidad Cristiana (organización neonazi, antisemita y supremacista blanca) y el angloisraelismo tardío para alegar que la raza blanca es el genuino pueblo elegido no así los judíos modernos, algo que nunca fue postulado por los proponentes de la hipótesis quienes consideraban a sefarditas, misrajis y otras ramas del judaísmo como descendientes de los hebreos. También ha sido utilizada como un argumento por el antisionismo para disputar el ligamen histórico de los judíos sobre la región de Palestina.

Historia

Ernest Renan, 1860.

Se le suele atribuir al rabino ucraniano Isaac Baer Levinsohn el haber sido el primero en postularla.[7]​ En 1808 Gustav von Ewers la propuso de nuevo cuando se debatió el origen ruso entre si éste se atribuía a los conquistadores Varegos o a eslavos nativos.[8][9][10]​ Sería luego sostenida por el historiador ruso Nikolái Karamzín y por el orientalista alemán Karl Friedrich Neumann. En 1869 el orientalista ruso Abraham Harkavy propondría un vínculo entre los judíos de Europa Oriental y los jázaros,[11]​ mientras el jajam caraíta Abraham Firkovich argumentó que su rama del caraísmo descendía de los turcos. Sin embargo, sería el francés Ernest Renan quien sería usualmente atribuido como padre de la hipótesis jázara al postularla en una conferencia parisina el 27 de enero de 1883:

La conversión del reino de los jázaros tuvo considerable importancia respecto al origen de los judíos de los países entre el Danubio y el sur de Rusia. Estas regiones abarcan grandes masas de poblaciones judías que tienen de toda probabilidad poca o nada que sea antropológicamente judíos en ellos.[12]

Curiosamente la tesis de Renan fue acogida inicialmente por algunos judíos como Isidore Loeb,[13]​ el jajam caraíta turco Seraja Szapszal, y otros como una forma de combatir el antisemitismo,[14][15]​ argumentando que los judíos eran, por tanto, europeos y no podían verse como una “raza extranjera”, sino como simples europeos de una religión diferente a la cristiana o musulmana. Debe recordarse que antes del surgimiento del antisemitismo racial que llegó a su apogeo en la Alemania nazi la mayor parte del antisemitismo se basada en preceptos religiosos. Con el surgimiento de los distintos nacionalismos europeos en el siglo XIX que llevó a la constitución de distintas naciones-estado (a menudo basadas en criterios lingüísticos o culturales) como la Unificación de Alemania y la Unificación de Italia, así como el desmembramiento del Imperio austro-húngaro en distintas nacionalidades, nace también el sionismo con la búsqueda de un estado-nación judío. Los primeros sionistas no eran religiosos (de hecho, los judíos religiosos rechazaban el sionismo al considerarlo blasfemo, idea que todavía permanece dentro de una minoría de judíos ultraortodoxos), el mismo Theodor Herzl, padre del sionismo, era ateo. El sionismo originalmente buscaba la creación de una identidad nacional judía secular no muy diferente a los movimientos nacionalistas de serbios, húngaros, checos, etc.

En 1909 Hugo von Kutschera propuso en un libro que los jázaros representaban el núcleo fundacional de los judíos asquenazíes, mientras que la hipótesis fue introducida a América en 1911 por el etiólogo judío Maurice Fishberg y su libro The Jews: A Study of Race and Environment.[16]​ En 1919 la retomaría Yitzhak Schipper, judío polaco y sionista, además sería mencionada por figuras intelectuales como Sigmund Freud y el escritor H.G. Wells quien diría en 1921 que “la mayor parte de la judería nunca estuvo en Judea”. El historiador ucraniano-israelí Abraham N. Polak quien luego sería profesor en la Universidad de Tel Aviv apoyó la hipótesis jázara en 1943.[17]

En la Alemania nazi los escritos del teórico racista Hans F. K. Günther negaban que los judíos asquenazí fueran exclusivamente jázaros, asegurando que eran una mezcla de distintas razas incluyendo europeos, negros y semitas, de la cual los jázaros eran sólo una más.[18]​ Sin embargo, el reclamo caraíta de ser descendientes de conversos jázaros sí salvó a los caraítas del exterminio nazi pues las autoridades alemanas aceptaron (o cuando menos suspendieron el exterminio mientras se investigaba más) el reclamo de que los caraítas crimeos eran racialmente europeos y sólo judíos de religión.[19][20]

En el período de la posguerra la hipótesis se mantuvo defendida por el prestigioso historiador judío Salo Wittmayer Baron en su libro Social and Religious History of the Jews de 1957,[21]​ quien destacaba la importancia que tuvieron los jázaros en la construcción de la identidad judía en Europa Oriental.[22]​ También la sostuvieron eruditos judíos como Léon Poliakov, Ben-Zion Dinur y, por supuesto, el más conocido Arthur Koestler quien en 1976 publica La treceava tribu. Koestler revitalizaría la hipótesis que, hasta entonces, había caído casi en el olvido y había sido mayormente descartada en círculo académicos por falta de evidencia. Koestler, quien era judío, también consideraba que la hipótesis jázara mitigaría el antisemitismo.[23]

Arthur Koestler, 1969.

La hipótesis ha sido defendida por figuras como el historiador Shlomo Sand, el lingüista Paul Wexler y el genetista israelí Eran Elhaik, pero negada por otros. Por ejemplo el historiador judío Shaul Stampfer considerada que la "conversión masiva" de los jázaros es un mito y nunca sucedió, y que sólo la élite gobernante se convirtió al judaísmo. Elhaik asegura haber encontrado evidencia genética que confirma la hipótesis en su estudio de 2012 que sólo 3% de los genes descubiertos en poblaciones asquenazíes pueden ligarse al Medio Oriente siendo mayormente europeos.[24]​ Aunque el estudio de Elhaik fue contestado por distintos especialistas criticando su metodología y hallazgos.[25][26][27]

En el antisionismo

Durante la discusión sobre la partición de Palestina la hipótesis fue invocada por políticos británicos como John Hope Simpson y Edward Spears, árabes como Faris al-Joury, Jamal al-Huseiny y Albert Hourani y el estadounidense Benjamin Freedman para oponerse a la fundación de Israel.[28][29]​ Es aún utilizado por algunos círculos antisionistas aunque ha caído en desuso en el mundo árabe.[30]

En el antisemitismo

La hipótesis jázara fue entusiastamente acogiada por antisemitas como Ezra Pound, el líder del Ku Klux Klan Hiram Wesley Evans, Burton J. Hendrick, el supremacista blanco Lothrop Stoddard, David Duke y Douglas Reed, y se convirtió también en una piedra angular de la teología de la Identidad Cristiana.[31][32][33][34]​ El macartista John Beaty publicaría en 1953 The Iron Curtain over America alegando que los judíos jázaros eran responsables de todas las guerras que había padecido Estados Unidos.[35]​ El jazarismo fue también utilizado por autores antisemitas en la URSS como Boris Rybakov, Mijaíl Artamónov y Lev Gumilyov.[36]​ Sería también utilizado por algunos grupos como la secta destructiva japonesa Aum Shinrikyo la cual reclama para el pueblo japonés el ser descendiente de las tribus perdidas de Israel.[37][38][39]

Referencias

  1. Peter Golden; Haggai Ben-Shammai; András Roná-Tas, eds. (2007). The World of the Khazars: New Perspectives. Selected Papers from the Jerusalem 1999 International Khazar Colloquium. BRILL. ISBN 9789047421450. 
  2. Boris Zhivkov (2015). Khazaria in the Ninth and Tenth Centuries. BRILL. ISBN 9789004294486. 
  3. Seth J. Frantzman. «Terra Incognita: The return of the Khazar myth». The Jerusalem Post | JPost.com. Consultado el 2 May 2016. 
  4. Atzmon G, Hao L, Pe'er I, Velez C, Pearlman A, Palamara PF, Morrow B, Friedman E, Oddoux C, Burns E, Ostrer H (June 2010). «Abraham's children in the genome era: major Jewish diaspora populations comprise distinct genetic clusters with shared Middle Eastern Ancestry». American Journal of Human Genetics 86 (6): 850-9. PMC 3032072. PMID 20560205. doi:10.1016/j.ajhg.2010.04.015. 
  5. Xue J, Lencz T, Darvasi A, Pe'er I, Carmi S (April 2017). «The time and place of European admixture in Ashkenazi Jewish history». PLoS Genetics 13 (4): e1006644. PMC 5380316. PMID 28376121. doi:10.1371/journal.pgen.1006644. 
  6. Elhaik E (2013). «The missing link of Jewish European ancestry: contrasting the Rhineland and the Khazarian hypotheses». Genome Biology and Evolution 5 (1): 61-74. PMC 3595026. PMID 23241444. doi:10.1093/gbe/evs119. 
  7. Lawrence J. Epstein, Converts to Judaism: Stories from Biblical Times to Today, Rowman & Littlefield, 2015 p.72
  8. Alexander Vucinich, Science in Russian Culture: A History to 1860, Stanford University Press, vol.1 1963 p.213.
  9. Birgit Scholz, Von der Chronistik zur modernen Geschichtswissenschaft: die Warägerfrage in der russischen, deutschen und schwedischen Historiographie, Otto Harrassowitz Verlag, 2000 pp.13-14.
  10. Vilhelm Thomsen|Vilhelm Ludvig Peter Thomsen, The Relations Between Ancient Russia and Scandinavia, and the Origin of the Russian State: Three Lectures Delivered at the Taylor Institution. Oxford, in May, 1876, Cambridge University Press, reprint 2010 p.16.
  11. Rossman, 2002, p. 98: Abraham Harkavy, O iazike evreev, zhivshikh v drevnee vremia na Rusi i o slavianskikh slovakh, vstrechaiuschikhsia u evreiskikh pisatelei, St. Petersburg.
  12. Barkun, Michael (1997). Religion and the Racist Right: The Origins of the Christian Identity Movement. UNC Press. ISBN 978-0-8078-4638-4. Consultado el 26 de julio de 2013. 
  13. Isidore Loeb ‘Reflections on the Jews,’ in Mitchell Bryan Hart (ed.) Jews and Race: Writings on Identity and Difference, 1880-1940, UPNE, 2011 pp.12-20 p.17. Cf. Isidore Loeb, Réflexions sur les Juifs,' Revue des Études Juives, 27 (1893) pp.1-31). This was published posthumously.
  14. Mikhail Kizilov, The Karaites of Galicia: An Ethnoreligious Minority Among the Ashkenazim, the Turks, and the Slavs, 1772-1945, BRILL, 2009 pp.266,269-271,277ff.282, 335.
  15. Riccardo Calimani, Storia degli ebrei italiani, vol.3, Mondadori 2015 p.583.
  16. Goldstein, Eric L. (2006). The Price of Whiteness: Jews, Race, and American Identity. Princeton University Press. Consultado el 26 de julio de 2013. 
  17. Shnirelman, Victor A (2007). «The Story of a Euphemism:The Khazars in Russian Nationalist Literature». En Golden, Peter B.; Ben-Shammai, Haggai; Róna-Tas, András, eds. The World of the Khazars:New Perspectives. Handbuch der Orientalistik: Handbook of Uralic studies 17. BRILL. pp. 353-372. ISBN 978-90-04-16042-2. 
  18. Alan E. Steinweis (2006). Studying the Jew: Scholarly Antisemitism in Nazi Germany. Harvard University Press. 
  19. Steven Bayme Understanding Jewish History: Texts and Commentaries, KTAV Publishers 1997 p.148.
  20. Raul Hilberg, The Destruction of the European Jews, (1961) New Viewpoints 1973 p.241.
  21. Liberles, Robert (1995). Salo Wittmayer Baron:Architect of Jewish History Robert Liberles. New York University Press. ISBN 978-0-814-75088-9. Consultado el 11 de noviembre de 2013. 
  22. Liberles, Robert (1995). Salo Wittmayer Baron:Architect of Jewish History Robert Liberles. New York University Press. ISBN 978-0-814-75088-9. Consultado el 11 de noviembre de 2013. 
  23. Michael Scammell (2009). Koestler: The Literary and Political Odyssey of a Twentieth-Century Skeptic. Random House Publishing Group. p. 546. : "Every prayer and ritual observance proclaims membership of an ancient race, which automatically separates the Jew from the racial and historic past of the people in whose midst he lives. It sets the Jew apart and invites his being set apart. It automatically creates physical and cultural ghettoes."
  24. Elhaik E (2013). «The missing link of Jewish European ancestry: contrasting the Rhineland and the Khazarian hypotheses». Genome Biology and Evolution 5 (1): 61-74. PMC 3595026. PMID 23241444. doi:10.1093/gbe/evs119. 
  25. Aptroot M (July 2016). «Yiddish Language and Ashkenazic Jews: A Perspective from Culture, Language, and Literature». Genome Biology and Evolution 8 (6): 1948-9. PMC 4943202. PMID 27289098. doi:10.1093/gbe/evw131. 
  26. Alexander Beider (2017). «Ashkenazi Jews Are Not Khazars. Here’s The Proof». forward. Consultado el 1 de enero de 2019. 
  27. Flegontov P, Kassian A, Thomas MG, Fedchenko V, Changmai P, Starostin G (August 2016). «Pitfalls of the Geographic Population Structure (GPS) Approach Applied to Human Genetic History: A Case Study of Ashkenazi Jews». Genome Biology and Evolution 8 (7): 2259-65. PMC 4987117. PMID 27389685. doi:10.1093/gbe/evw162. 
  28. Rory Miller (2013). Divided Against Zion: Anti-Zionist Opposition to the Creation of a Jewish State in Palestine, 1945-1948. Routledge. 
  29. John Quigley, Palestine and Israel: A Challenge to Justice, Duke University Press, 1990 p.71
  30. Bernard Lewis (1999). Semites and Anti-Semites: An Inquiry Into Conflict and Prejudice. W. W. Norton & Company. 
  31. Goldstein, Eric L. (2006). The Price of Whiteness: Jews, Race, and American Identity. Princeton University Press. Consultado el 26 de julio de 2013. 
  32. Singerman, Robert (2004). «Contemporary Racist and Judeophobic Ideology Discovers the Khazars, or, Who Really Are the Jews?». Rosaline and Myer Feinstein Lecture Series 2004. Archivado desde el original el 5 de marzo de 2014. Consultado el 10 de noviembre de 2019.  |access-date= y |fechaacceso= redundantes (ayuda)
  33. Gardell, Matthias (2002). «Black and White Unite in Fight?». En Kaplan, Jeffrey; Lööw, Heléne, eds. The Cultic Milieu: Oppositional Subcultures in an Age of Globalization. Rowman Altamira. pp. 152-192. ISBN 978-0-759-10204-0. Consultado el 13 de enero de 2014. 
  34. Freedman, Benjamin (1954). Facts Are Facts: The Truth about the Khazars. Princeton University Press. ISBN 978-0-945-00180-5. Consultado el 10 de abril de 2014. 
  35. Boller, Paul F. (2013) [1992]. Memoirs of an Obscure Professor: And Other Essays. TCU Press. ISBN 978-0-875-65557-4. Consultado el 26 de julio de 2013. 
  36. Lowell Tillett (1969). The great friendship: Soviet historians on the non-Russian nationalities. University of North Carolina Press. 
  37. Zoe Knox (2004). Russian Society and the Orthodox Church: Religion in Russia After Communism. Routledge. p. 88. 
  38. Frank Dikötter, ed. (1997). The Construction of Racial Identities in China and Japan: Historical and Contemporary Perspectives. University of Hawaii Press. p. 196. 
  39. Richard Landes; Steven T. Katz, eds. (2012). The Paranoid Apocalypse: A Hundred-Year Retrospective on The Protocols of the Elders of Zion. NYU Press. pp. 163-165. 


Blogs relacionados

Cargando ...