Al Capone

Summary

Al Capone
Al Capone in 1930.jpg
Al Capone en 1930
Información personal
Nombre de nacimiento Alphonse Gabriel Capone Ver y modificar los datos en Wikidata
Apodo Scarface, Snorky, Al Brown y Albert Costa Ver y modificar los datos en Wikidata
Otros nombres Al Capone
Nacimiento 17 de enero de 1899
Bandera de Estados Unidos Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos
Fallecimiento 25 de enero de 1947
(48 años)
Bandera de Estados Unidos Palm Island, Miami, Florida, Estados Unidos
Causa de la muerte Bronconeumonía Ver y modificar los datos en Wikidata
Sepultura Cementerio Mount Carmel, Illinois
Residencia Eastern State Penitentiary
Nacionalidad Estadounidense
Religión Catolicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Características físicas
Altura 1,79 m Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Teresina y Gabriele Capone
Cónyuge Mae Josephine Coughlin
Hijos Albert Francis (1918-2004)
Información profesional
Ocupación Gánster, empresario
Seudónimo Al Capone
Información criminal
Cargo(s) criminal(es) evasión fiscal Ver y modificar los datos en Wikidata
Firma Al Capone Signature.svg

Alphonse Gabriel Capone (Brooklyn, Nueva York; 17 de enero de 1899Miami, Florida; 25 de enero de 1947), más conocido como Al Capone o Al Scarface Capone (traducido al español como Al Cara Cortada Capone), apodo que recibió debido a la cicatriz que tenía en su rostro, provocada por un corte de navaja, fue un famoso gánster estadounidense de los años 20 y 30, aunque su tarjeta de visita decía que era un vendedor de antigüedades.[1]​ Capone comenzó su carrera de delincuente en Brooklyn antes de trasladarse a Chicago y convertirse en la figura del crimen más importante de la ciudad. Hacia finales de los años 20, Al Capone ya estaba en la lista de los "más buscados" del FBI. Su caída se produjo en los años 30, cuando fue encarcelado por el Gobierno Federal de los Estados Unidos por evasión de impuestos, siendo sentenciado por 11 años y enviado a la prisión de Alcatraz. Murió en 1947 por neumonía en Miami Beach, Florida.

Biografía

Brooklyn

Capone nació en Brooklyn, Nueva York. Era hijo de inmigrantes italianos provenientes de Angri, un pueblo de la Provincia de Salerno, al sudoeste de Italia, en el antiguo reino de Nápoles.[2][3]​ Su padre, Gabriele Capone, era un humilde abacero que luego fue barbero y su madre, Teresina Raiola, era una costurera, hija de Angelo Raiola.[2]​ Ambos procrearon nueve hijos.

Los Capone emigraron desde Italia a Nueva York en el año 1893, y se trasladaron a una casa situada en la calle Navy Street, en el número 95.[4]​ Esta calle estaba situada en la Navy Yard, una sección de las calles del sur de Brooklyn. Gabriele Capone trabajaba en una barbería cercana, en el 29 de Park Avenue.[4]

Al Capone abandonaría los estudios de quinto grado en la escuela a la edad de catorce años al ser castigado por sus repetidas ausencias y golpear a una profesora,[5]​ para después irse a trabajar a diferentes lugares: de dependiente en una confitería, de mozo para todo en una bolera y finalmente de auxiliar en un taller de encuadernación. Cerca había un billar, donde Capone jugaba con su padre; no se le daba mal: el futuro gángster llegó a ser el campeón del barrio.[6]​ En esa época Capone conoció al gánster calabrés Johnny Torrio, diecisiete años mayor que él y formado en bandas de Manhattan. Era este un hombre de talante reflexivo, que prefería la diplomacia y la alianza a la violencia, aunque no dudaba en usarla implacablemente si no había otro remedio; el joven Capone aprendió de él hasta el punto de que Torrio llegó a convertirse en su mentor y él en su mano derecha.[7]Johnny Torrio introdujo al joven Capone en diferentes bandas juveniles de ladrones como "The Junior Forty Thieves", "Five Points Junior" o los famosos "Five Points Gang", la banda juvenil más peligrosa de aquellos tiempos, cuyo principal negocio era dar palizas por encargo; el asesinato costaba cien dólares.[8]​ Aquí comenzó la carrera criminal de Capone y aprendió a manejar los puños y la pistola.

Poco tiempo después, se convirtió en guardaespaldas del mafioso Frankie Yale y Antonio "Tony el Malo" Torelli, quien encomendaba a Capone tareas como las de extorsionar a los diferentes propietarios de negocios para que le cedieran una parte de sus beneficios.[9][10][11]​ En esa época trabajó como camarero y guardaespaldas en un club nocturno del ya citado gánster siciliano Francesco Ioele o Uale, llamado Frankie "Yale" para evitar su impronunciable apellido. Una noche, Capone se emborrachó en este club e insultó a una de las chicas que trabajaba allí, provocando así una pelea entre él y el hermano de la chica, Frank Gallucio, quien con una navaja marcó tres veces en la cara a Capone. De ahí nació su famoso apodo de "Scarface / Cara cortada", ya que esos navajazos que recibió en la cara le dejaron tres cicatrices considerables en la parte izquierda de la cara, desde la oreja al mentón. Al día siguiente, Capone fue a disculparse con Gallucio (por órdenes de Yale) y entonces dejó de ser guardaespaldas del local, aunque siguió trabajando para Frank "Yale".[12][13][12][14][15]​ Capone, normalmente vengativo e implacable, no lo fue esta vez; incluso contrató a Gallucio como guardaespaldas y se inventó la historia de que sus cicatrices las debía a la explosión de una granada cuando combatía en Francia; de hecho, nunca fue llamado a servir en otras guerras que en las del hampa.[16]

El 30 de diciembre de 1918, Capone se casó con una dependienta, la irlandesa Mae Josephine Coughlin (1897-1986), que había dado a luz a su único hijo el 4 de diciembre, Albert Francis Capone (1918-2004).[17]​ La pareja vivió en Brooklyn durante un año. En 1919 se trasladaron a Amityville, Long Island, para estar cerca de "Rum Row".

Chicago

South Dearborn Street en el portuario Levee de Chicago (1911); a la derecha puede verse parte de la fachada del Everleigh Club.

Al Capone aún trabajaba para Frankie Yale y se cree que había cometido ya al menos dos asesinatos y estaban a punto de acusarlo de un tercero (la víctima estaba en el hospital, pero se repuso) cuando abandonó para siempre Nueva York y se refugió en Chicago en 1919 (según otros, en 1920 o incluso en 1921) reclamado por su mentor Johnny Torrio, quien trabajaba en bastantes ocasiones allí reclamado por James "Big Jim" Colosimo, casado con la madame Victoria Moresco, tía de Torrio, y ambos se incorporaron a su banda.

Colosimo era el rey del vicio de Chicago en aquellos tiempos. Poseía entre diversos negocios el famosísimo café Colosimo, y los mejores y peores burdeles de los mil que había en la ciudad en el barrio rojo de Chicago, llamado The Levee; de particular lujo había sido, por ejemplo, el mítico Everleigh club (tenido por el mejor de los Estados Unidos, pero desmantelado en 1912), y no le iban a la zaga el Victoria y el Saratoga; solo su esposa, antigua madame, regía un centenar y había bautizado con su nombre el "Victoria".[18]​ Pero como las meretrices tenían una carrera muy corta (apenas cinco años antes de contraer enfermedades venéreas) Colosimo se dedicaba también a la trata de blancas con su socio Maurice van Bever, y atraía engañadas a la ciudad a chicas pueblerinas del Midwest / Medio Oeste de entre trece y diecisiete años para abastecer las bajas de sus burdeles.

Torrio aprovechó sus dotes de gerente para poner en orden los negocios de Colosimo; supervisaba los burdeles y gestionaba personalmente el cohecho y el soborno de los contactos políticos y policiales que servían de cobertura a sus negocios ilícitos en Chicago. Animado, su tío incluso extendió el negocio al pago de protección. Pero se divorció de madame Victoria, tía de Torrio, para casarse en 1920 con una ambiciosa cantante, Dale Winter, y eso empezó a indisponer a Torrio contra Colosimo, por más que todos los negocios de este ya casi estaban enteramente controlados por Torrio; todo fue a peor cuando entró en vigor la Ley seca (1920), un nuevo negocio que prometía fabulosos ingresos por medio del contrabando y venta de alcohol ilegal. Colosimo consideraba peligroso y comprometedor ese negocio para los que ya tenía (vender alcohol era delito federal) y se negó a entrar en él; esta falta de visión comercial terminó de exasperar a Torrio. De repente, su jefe Colosimo fue asesinado por un desconocido a la puerta de su famoso café; los indicios reunidos por John Kobler y la creencia general de entonces indican que el asesino fue Frankie Yale, venido ex profeso desde Nueva York para cumplir un contrato de ejecución a cambio de diez mil dólares encargado por el ya no sobrino de la víctima, John Torrio.[19]​ El arzobispo George Mundelein se negó a que el gran proxeneta fuera enterrado en tierra sagrada. Años más tarde, en 1928, Capone ordenaría la ejecución de su antiguo jefe Frankie Yale por desavenencias económicas.

En cualquier caso, Torrio asumió la jefatura del gang de Colosimo, instaló su cuartel general en el burdel Four Deuces y confió a Capone la dirección ejecutiva de la organización de la banda a lo largo de los años veinte, explotando principalmente la prostitución, el juego ilegal y el tráfico de alcohol canadiense.[20]

Pero, tal y como había temido Colosimo, el aroma del alcohol había terminado por envenenar la convivencia entre los grupos criminales de Chicago con sangrientas disputas territoriales, dirimidas con frecuencia por medio de modernas metralletas Thompson o el estallido disuasorio de bombas en los locales rivales. Y, en medio de estas sangrientas disensiones por hacerse con el control absoluto de la distribución y venta de licor en Chicago, en especial contra las bandas del norte de la ciudad, John Torrio sobrevivió milagrosamente el 24 de enero de 1925 a un ametrallamiento en represalia por el de Dean O'Banion; lo emprendieron Hymie Weiss, Vincent Drucci y Bugs Moran; aparte de las heridas de bala, fue apaleado y quedó al borde de la muerte; sin embargo, la pistola de Moran se encasquilló cuando iba a darle el tiro de gracia.

Habiendo aprendido la lección, y tras pasar un año en la cárcel recuperándose, Torrio decidió retirarse a Italia para evitar males mayores y transfirió todo el poder a Capone; vuelto años después a causa de la persecución de Mussolini, tampoco quiso involucrarse demasiado aunque organizó un pequeño caporegime implicado en delitos no violentos. Esta perspicacia y su habilidad en llegar a viejo adinerado le hizo ser respetadísimo en los círculos más altos del crimen organizado; ya solo era requerido como asesor de la Comisión; los mismos altos cargos policiales lo juzgaban el criminal más inteligente del país.

Así pues, Capone asumió definitivamente el mando de la banda criminal más poderosa de Chicago, que contaba en sus filas a entre setecientos y mil maleantes, matones y pistoleros, más aquellos a los que podía recurrir como aliados contratados eventuales.[21]​ Aunque probablemente nunca fue iniciado en la Cosa Nostra, a causa de su origen napolitano, trabajó como asociado en la Mafia siciliana y se adueñó del hampa de Chicago formando un grupo criminal de orígenes mixtos, marcando una tendencia que se iría haciendo general, tras eliminar a todos sus rivales en una serie de guerras cuyo detonante fue el asesinato de Dean Charles O’Banion. Hacia 1926 Capone ejercía el control del crimen en la ciudad, derrotó a la banda de Myles O'Donnell y pudo controlar a todas las bandas excepto dos, la de Joe Aiello y la de Bugs Moran. Ante esta situación, Capone tomó medidas y en menos de un mes sus hombres mataron a todos los miembros de la banda de Joe Aiello.

Asimismo, los enfrentamientos entre las bandas culminaron con el acribillamiento en un garaje, por parte de gangsters disfrazados de policías, de los cinco jefes de la banda de Bugs Moran, el día de San Valentín de 1929.[20]​ Parte de esa banda había participado en el atentado contra Torrio, y, a partir de esta revancha, el dominio sobre Chicago de Al Capone fue prácticamente absoluto. Aunque los detalles de la Matanza de San Valentín aún se discuten, y nadie fue procesado por el crimen, los asesinatos son atribuidos a Capone y sus hombres, especialmente a Jack 'Machine Gun' McGurn, de quien se piensa podría haber realizado los disparos. Al planear la masacre, Capone intentaba eliminar a su rival, el irlandés Bugs Moran, pero éste llegó tarde a la cita y escapó, aunque gravemente herido. La matanza dejó un gran impacto en la memoria popular del país, así como la leyenda de su implacable venganza contra tres traidores, John Scalise, Albert Anselmi y Joseph Giunta, a los que aplastó cabeza y cuerpo con un bate de béisbol tras convidarlos a una cena en su cuartel general de Hawthorne Inn, en Cícero. Por lo visto, habían conspirado con Joe Aiello para asesinar a Capone. Sus cuerpos fueron descubiertos en un camino solitario de Hammond (Indiana) el 8 de mayo de 1929.[22]

El imperio criminal de Capone, cuyas finanzas llevaba Jake Guzik, constaba de cervecerías, destilerías, tabernas clandestinas, almacenes, flotas de barcos y camiones, night clubs, casas de juego, hipódromos y canódromos, burdeles, labor unions y asociaciones comerciales e industriales. Desde una habitación del hotel Lexington, absolutamente controlado por su organización, Capone lo supervisaba todo en medio de un lujo desmedido. Vestía siempre de seda italiana en colores claros, y sus sábanas también eran de seda[23]

Asimismo, Capone creó el "Sindicato del Crimen" con sus ayudantes Frank Nitti, Louis Campagna, Guido Cicerone, Guzik y Fischetti, Vicente, Enzo y Guido Fretes, entre muchos otros, incluidos todos sus hermanos salvo el mayor, Jim Capone, más o menos honesto y que trabajó incluso de alguacil con nombre falso. Al se convirtió en el "Rey del hampa" de Chicago y, pese a que su poder no fue mucho más allá de la ciudad (y en particular del municipio de Cicero, donde su influjo era aún más que absoluto), su nombre generaba en todos los bajos fondos del país un sumo temor y respeto.

Después de deshacerse de sus rivales y de lograr tener en nómina al alcalde, al jefe de la policía y al sesenta por cierto de sus efectivos, Capone siguió enriqueciéndose gracias al tráfico ilegal de bebidas alcohólicas ocasionado por la Ley Seca, y a través de su vasta red clandestina de salas de juego. Se calcula que en 1927 la fortuna de Capone ascendía a cien millones de dólares.[20]​ Y ninguna de esas propiedades estaba a su nombre, por lo que no hizo declaración de la renta. Eso precipitaría su caída.

La caída

Aunque Capone siempre hacía sus negocios con nombres de tapadera y no había registros que lo relacionaran con sus ganancias, las nuevas leyes promulgadas en 1927 permitieron al gobierno federal perseguir a Capone por evasión de impuestos, su mejor opción para encarcelarlo al fin. Fue perseguido por el agente de la "Agencia de Prohibición" Eliot Ness y sus agentes incorruptibles "Los Intocables" y por el agente de la Unidad de Inteligencia del IRS Frank J. Wilson, que fue capaz de encontrar recibos que relacionaban a Capone con ingresos por juego ilegal y testaferrato, así como la correspondiente evasión de impuestos. Asimismo, un traidor en la banda de Capone, el abogado Edward J. O'Hare, que le servía de asesor en los negocios, actuó como agente encubierto, ayudó a descifrar la contabilidad de Capone y averiguó que el jurado que había de dictar la sentencia sobre Capone había sido sobornado, por lo que el juez del proceso Wilkerson ordenó reemplazarlo por otro en mitad del juicio; sin embargo, Al Capone logró vengarse a la larga: hizo que asesinaran a O'Hare en 1939.

Celda privilegiada de Al Capone en la penitenciaria del Estado del Este, donde pasó 10 meses en 1929–1930 por posesión de un arma encubierta.[24]

El proceso y acusación ocurrieron en 1931. Al Capone fue declarado culpable, el 17 de octubre, en cinco de los 23 cargos y sentenciado a 11 años en una prisión federal. En un principio fue enviado a una prisión de Atlanta en 1932. Sin embargo, el gánster aún era capaz de controlar la mayoría de sus negocios desde este centro, y se ordenó su traslado a la prisión de la isla de Alcatraz en agosto de 1934. Aquí, Capone era vigilado estrictamente y tenía prohibido cualquier contacto con el exterior. Al revocarse la ley seca y con su líder bajo confinamiento, el imperio de Capone pronto comenzó a debilitarse.

El final

A mediados de los años 1930, estando en Alcatraz, era uno de los reclusos más famosos de la cárcel y se entretenía tocando el banjo. Capone, ya maduro, comenzó a mostrar signos de demencia, probablemente a causa de una sífilis sin tratar que contrajo al tener relaciones con prostitutas durante su adolescencia. Pasó gran parte de sus últimos años de reclusión en el hospital de la prisión y finalmente fue liberado el 16 de noviembre de 1939.

Estaba arruinado, físicamente débil y con la mente deteriorada. Se retiró a su propiedad de Palm Island, en Miami Beach, Florida, donde se recluyó del mundo exterior. El 21 de enero de 1947, sufrió un derrame cerebral, y murió cuatro días después de neumonía. Lo encontraron muerto en la bañera. Fue enterrado en el cementerio Mount Olivet y trasladado al cementerio Mount Carmel al oeste de Chicago, junto a los restos de su padre y de su hermano.

Interpretaciones en cine y televisión

Cine

Televisión

  • Neville Brand interpreta a Al Capone en la serie de televisión estadounidense Los intocables, transmitida entre 1959 y 1963 por la cadena ABC.
  • William Forsythe interpreta a Al Capone en la serie de televisión estadounidense Los intocables, transmitida entre 1993 y 1994 por la cadena Paramount Television.
  • Stephen Graham interpreta a Al Capone en la serie de televisión Boardwalk Empire, transmitida entre 2010 y 2014 por la cadena HBO.
  • Isaac Keoughan interpreta a Al Capone en la serie de televisión DC's Legends of Tomorrow en 2018, transmitida desde 2016 por la cadena The CW Television Network.
  • Cameron Gharaee interpreta a Al Capone en el episodio "Public Enemy No. 1" (temporada 1; episodio 15) de la serie de televisión Timeless, transmitida desde 2016 por la cadena NBC.
  • En la animación japonesa One Piece aparece un personaje en referencia a Al Capone llamado Capone Bege.

Véase también

Referencias

  1. Iorizzo, Luciano J. Al Capone: a biography. Westport, Connecticut: Greenwood Press, 2003. ISBN 0-313-32317-8
  2. a b Kobler, John (1971). "Los Capone". Da Capo Press. pp. 23. ISBN 0-306-80499-9. 
  3. Bove, Francesco (7 de septiembre de 2015). «Al Capone: il gangster di origine angrese che terrorizzò gli USA». salernotoday.it (en italiano). Consultado el 11 de febrero de 2018. 
  4. a b Schoenberg, Robert L. (1992). Mr. Capone. New York, New York: William Morrow and Company. pp. 18-19. ISBN 0-688-12838-6. 
  5. Cf. John Kobler, Capone. Barcelona: Plaza y Janés, 1972, 31.
  6. Kobler, 27.
  7. Kobler, 26.
  8. Cf. J. Kobbler, p. 38.
  9. Kobler, 31.
  10. Kobler, 35.
  11. «The Five Families». MacMillan. Consultado el 22 de junio de 2008. 
  12. a b Kobler, 36.
  13. Bardsley, Marilyn. «Scarface». Al Capone. Crime Library. Archivado desde el original el 11 de abril de 2008. Consultado el 29 de marzo de 2008. 
  14. Kobler, 15.
  15. Mobsters and Gangsters from Al Capone to Tony Soprano, Life (2002)
  16. Cf. Kobler, 43.
  17. «Albert Francis "Sonny" Capone». 
  18. Kobler, 50 y ss.
  19. Cf. John Kobler, op., cit., p. 90 y ss.
  20. a b c Biografías y Vidas. «Al Capone». Consultado el 10 de julio de 2004. 
  21. El cálculo es de Kobler, p. 14
  22. Kobler, p. 18
  23. Kobler, p. 15
  24. Dentro de la Mente Criminal Archivado el 19 de octubre de 2006 en la Wayback Machine..

Enlaces externos

  • Ficha en la NNDB (en inglés)


Predecesor:
Johnny Torrio
Jefe del Outfit de Chicago
1925-1932
Sucesor:
Frank Nitti
  • Wd Datos: Q80048
  • Commonscat Multimedia: Al Capone
  • Wikiquote Citas célebres: Al Capone